Archive for the Relatos Breves Category

Abracadabra (por LaLetiLú)

Posted in Colaboraciones, Especial crisis, Especial Lamedores, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Martes, 8 \08\UTC abril \08\UTC 2014 by Administrador

Estoy harto de mirar mi correo electrónico. Lleno de Spam y de alguna oferta de trabajo inútil. Estudié una carrera como dijeron mis padres para labrarme un porvenir… y ahora no se ni dónde ir ni lo que está por ir o por venir.

Hoy me he levantado a las seis de la tarde. Subsisto con lo que el INEM me gratifica por estar sin trabajo. No tengo futuro ni planes. Solo una botella de Jack daniels. Diaria. El caos de mi casa. Entre platos sucios, chustas de porros y vasos vacíos con olor a cualquier alcohol. Todo depende del día del mes, pasando del Jackie al Don Simón.

Un par de paquetes de pechuga de pavo a punto de caducar y muchas conservas.

Tengo ganas de vomitar o de vomitarme. A veces me doy asco, muchas veces, demasiadas veces, últimamente siempre, abandonado en mi desidia. Lucha, me digo. Para qué, me pregunto. No manejo yo mi futuro, da igual mi preparación y mi esfuerzo. Me niego a ver el telediario. Todo mentira. País en crecimiento mientras yo sigo en paro. Afortunadamente solo. Lo único real, el tiempo. Hace frío. No puedo pagar la calefacción, y mi casa está helada.

Hoy fui a una entrevista de trabajo… irrisoria. Me preguntaron desde mi color favorito  hasta las veces que mantenía relaciones sexuales a la semana. El paro no me da ni para novia pero les dije que tres veces a la semana, supongo que eso les hará creer en mi estabilidad emocional.

Al volver a casa, en el metro, entró un mago, abrió su mesa en medio del Juegos_Magiavagón y nos hizo tres trucos. Uno con un libro sin escribir que luego tenía ilustraciones, otro con una cuerda que pasaba de ser una a ser dos y luego tres para volver a ser una, y el ultimo con un pañuelo y un billete de veinte euros… quién los pillase… Tengo el magia borras creo que igual mañana me pongo las pilas y en una semana me olvido de que estudie magisterio y me hago mago. No, no por hacerme de oro, a él tampoco nadie le dio ni unos céntimos, pero sí para que mi vida no sea levantarme a las seis de la tarde entre canutos y alcohol y al menos, ver gente y. en este mundo en el que todo cuesta, con un simple Abracadabra me regalen una sonrisa.

VIVE DEPRISA (por Julian Muñoz)

Posted in Colaboraciones, Especial crisis, Especial Lamedores, Poesía, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Jueves, 3 \03\UTC abril \03\UTC 2014 by Administrador

Me puede la vida y sus bocados,

esos que no son tuyos ni mios

y que duelen en las sombras.

Las sonrisas falsas de por la mañana

y los buenos días que nadie contesta.

La maquina del café que no funciona

y que para que la mañana amargue más

nos deja los lunes sin azucar

y los martes sin leche, ni buena ni mala.

No soporto las prisas.

La vida siempre pasa rápido.

Demasiado, quizá.

Demasiado.

Corro al metro y lo pierdo por un segundo.

Tiempo. Todo es cuestión de tiempo.

El tiempo pasa deprisa como la vida y el metro.

La gente no mira. Corre.metro-madrid

Siempre va corriendo.

Como yo.

Sin tiempo.

Sin vida.

Sin metro.

Los espacios no se respetan.

He visto el final de Dexter en la tablet del de al lado.

Spoiler.

Una fuerte tormenta.

Como la que se desata en mi interior a diario.

En el metro.

En la calle.

En la vida.

En el ascensor me han contado el telediario

y he visto el derby , sin verlo,

en la biblioteca mientras leia a Shakespeare.

Ser o no ser, he ahí la cuestión.

Juan y Pedro son, y están en la biblioteca. Comentan los penaltys.

A mi no me gusta el futbol.

Solo me gustan las venas rojas en el cuello de los forofos chillando al arbritro.

¡Tongo, tongo!

Está comprado.

Está vendido.

La vida es un tongo.

Estamos vendidos.

Compraventa e intercambio.

Pero nada cambia, todo sigue con su prisa.

Con su tempo.

Fluyendo a borbotones.

Vomitando nervios.

Pausa.

Silencio.

Sólo por un segundo.

Se supone que la vida es para disfrutar y te la pasas

gritando, chillando, corriendo y sin azucar los lunes.

Sin vivirla en primera persona, sin a penas conocernos.

No hay tiempo para la vida,

siempre perdemos un metro.

Por un segundo.

Siempre.

Vive deprisa.

No hay tiempo.

Y si me apuras, deprisa,

nos quedamos sin momentos ni recuerdos

y hasta sin café los lunes para despertar los sueños.

 

Contando lunas nuevas (por Estrella)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Jueves, 27 \27\UTC marzo \27\UTC 2014 by Administrador

No me basta con mirarte tras las cortinas a través de la ventana, vecina, quiero tocarte cada día por la mañana. Sobre todo por la mañana, a primera hora, cuando estás sin maquillaje, cuando aún nadie te ha puesto la mano encima. Ser el primero en acariciar tu cara, tu pecho, tu cuello, tu pelo, esa melena dorada. Sin maquillaje, sin lacas ni cardados. Sin pestañas postizas ni labios perfilados. Tengo mi cuarto lleno de tus retratos. Todos los que he encontrado a través de internet. Es lo bueno que tiene que seas famosa.  Encuentro cientos de fotos de ti. Disfrazada de natural .Pero siempre con otros. Nunca conmigo.CAM03961 Sé dónde tienes hasta el lunar más pequeño por tus posados en Interviú. Pero no, no me gusta  exhibirlos en un marco en mi dormitorio. Me gusta imaginármelos de noche. Tus lunares como lunas nuevas. Me he comprado un telescopio para verlos desde mi ventana, mientras te quitas la ropa para meterte en la cama. Mientras te pones las medias para bajar corriendo por las escaleras con los zapatos en las manos para no caerte rodando. En la prisa del día, en la calma de la noche. Mirar tus lunares. Treinta y dos. Tienes treinta dos lunares. Seguro que tú nunca te los has contado. Seguro que yo nunca te podré decir te amo ni te podré contar que en mi habitación guardo una foto de cada lunar. Seguro que cualquier día te iras del tercero B del bloque de enfrente y yo tendré que tirar mi telescopio. Seguro que entonces pondré nombre a cada luna nueva de tu cuerpo y me crearé un universo paralelo en el que seguir soñándote. Hasta entonces…sí, por favor, bájate de nuevo las medias, me gusta el lunar en tu ingle. A ese, cuando te vayas,  le llamaré Estrella en tu honor. Pequeño. Oculto. Insinuante . Distante. Como tú tras las cortinas.

A la mañana siguiente (por Bea)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Martes, 25 \25\UTC marzo \25\UTC 2014 by Administrador

Las cosas ocurren como tienen que ocurrir. De repente. Así fue como nos conocimos en aquel bar aquella noche. Supongo que sería el alcohol lo que me hizo ver en ti una mirada maravillosa y una sonrisa embaucadora. No sé ni cómo pude echarle tanta cara. Al segundo sorbo del quinto Martini me planté a tu lado y empecé a seducirte. Para ser sincera, no me lo puedo aún creer, porque pienso que fui excesivamente ridícula y extravagante. Con aquella diadema con cuernecitos acabados en forma de corazón fosforescente. Sin embargo, fue fácil. No pusiste demasiada resistencia, cosa que me extrañó. No sé por qué, pero esperaba calabazas, sería porque ya habían dado las doce en el reloj. Sin embargo, bailábamos, cantábamos, bebíamos y nos besábamo y te convertiste en mi principe azul. Que dolor de cabeza. A la mañana siguiente, cuando me levanté tenía una resaca horrible, casi se movía aún el suelo en la snail-mating_thumbhabitación. Dios mio! Y tú estabas en la cama. En mi cama. Y conmigo. No recuerdo mucho de esa noche. Bueno, mas bien no recuerdo nada de esa noche. Ni falta que hace. Rebobinando pienso que tengo que follar muy bien, porque no te has separado de mi en los últimos quince años. Aunque ahora no me sorprendo igual que aquella resaca de San Valentín, cuando te veo cada mañana en mi cama y afortunadamente el suelo de la habitación ha dejado de moverse, dejando esa actividad a la cama que se mueve , a nuestro ritmo, con independencia del suelo, casi volando. Tengo que decir a tu favor que besas muy bien, tu lengua es espectacular y que tu mirada sigue siendo maravillosa y tu sonrisa igual de embaucadora con el paso del tiempo y sin alcohol. Mágicamente no te has convertido en sapo . Menos mal que en mi cabeza aquel día rondaba que sólo sería una noche, anda que si llego a pensar en matrimonio, tal y como están los tiempos, seguro que nos hubiésemos divorciado ya, como la mayoría de nuestros amigos…que lastima, no han sabido volar. Somos afortunados consiguiendo que cada día nazca en nuestros corazones esa chispa que nos vendió un anuncio de coca-cola y que hace temblar el cuerpo y que comienza en unas burbujas entre el corazón y la garganta para terminar con una desequilibrante explosión en el cerebro, con sólo acariciarnos cada mañana y darnos un beso en la boca de buenos días, aunque no nos dé tiempo luego a desayunar , se nos olviden los donuts y la cartera, y tengamos que salir de casa corriendo como dos chiquillos. Tú abrochándome deprisa la blusa .Yo abrochándote apresurada el cinturón. Los dos, en el ascensor. Ir a trabajar y volver a la rutina y sentir el placer de romperla de nuevo a la mañana siguiente.En el baño, en la cocina, en el ascensor. Cualquier día. Todos los días, sean o no San Valentín.

Un roto “pá un descosío” ( por Nightfall)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Jornada de Puertas Abiertas, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , on Martes, 18 \18\UTC marzo \18\UTC 2014 by Administrador

Siempre hay un roto para un descosido. Lo decía mi abuela y tenía que tener razón. A las abuelas nunca le falta, ni al refranero popular español. Al salir del ascensor, mientras ya en la puerta de mi casa buscaba las llaves en el bolsillo del pantalón, cayeron por mi pierna a través de un agujero que habían hecho del roce. No tengo demasiado dinero ultimamente, la crisis es lo que tiene. Si quieres salir, no te da para comprarte muchos pantalones nuevos. Es cierto que ya salgo poco., muy poco.  Me he aficionado a ligar a través del ordenador. Abro mi portátil, y se me abre una ventana de oportunidades. Windows y el i-explorer. Es como la jungla, así que me imagino como cazador en la selva acechando. Las redes sociales hacen fácil mi trabajo. Como en una teleraña siempre hay alguna mosquita que cae. No hace falta tener un arma demasiado grande y agresiva. Aunque sea pequeña y sutil es funcional.

La puerta de al lado se abrió, y una pelirroja hizo el ademán de agacharse a por mis llaves a la vez que yo me había agachado a recogerlas.

Gracias. Le dije. “ Ojos de zorrita” pensé.snail-mating_thumb

Ya han alquilado el piso, por lo que veo.

Eso parece, me dijo entre una leve carcajada.

Conocía su cara, su sonrisa, sus ojos grises de día de truenos y su mirada seductora.

Hay gente que no se cuida. Entra en el mundo cibernetico desnuda. Sin pensar que su padre, su madre, su vecino, su jefe, puede ser también usuario. La noche anterior había estado follando con ella por internet. Su avatar era su foto. Por eso la conocia. Y por el tatuaje en forma de corazón de fuego que tenía en el pecho izquierdo. No dudo en enseñarme sus tetas por la cam. Frescas. Jugosas. Ella no me reconoció. Yo me cuido. Tengo una foto de Di Caprio, que siempre es sexy, como avatar, y suelo contar el cuento de que la webcam no me funciona bien, que me deja ver, pero no se que pasa que no se conecta para enseñar. La llene de saliva en nuestra cita virtual y la vi y oí jadear.

-Bueno, pues ya era hora de tener algún vecino nuevo. Aquí todos son los de siempre y no son muy simpáticos. Mañana sábado si quieres te invito a un café.

-No sé si estaré en casa. contestó pudorosa bajando la mirada.

Estaba. Claro que estaba.

Cuando llame a la puerta me abriócon sus ojos de zorrita y su melena roja . No supo decirme que no.

Desde entonces me espera en casa. La he puesto en una silla al lado de la ventana del salón, como homenaje al sitio donde nos encontramos por primera vez. El gris de sus ojos se ha cristalizado. A veces gime. A veces llora. Yo creo que es porque piensa que paso demasiado tiempo en el ordenador y que no le hago caso y cree que ando ligando con otras. Pero es lo que tiene la convivencia, topicos.

Sin embargo, creo que nos complementamos bien.

Yo le había cosido la boca y al descosérsela para sentir  su boca junto a mi boca  en su último aliento, durante los espasmos y  el forcejeo, ella me rompió la clavícula. A mi aún me duele. Ella ni gime ni llora.

Siempre hay un roto “pa” un descosío. Ya lo decía mi abuela.

Nuestro final ( por Julián Muñoz)

Posted in Colaboraciones, fotoretorelato Lamedor, Literatura, Los relatos más relamidos, Poesía, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Jueves, 13 \13\UTC marzo \13\UTC 2014 by Administrador

Mi corazón es sólo de ida.

No hay vuelta ni marcha atrás.

No hay lagrimas que lo traspasen,

está hecho de cristal .

Pero no, no le resbala

lo que puedas sentir o pensar.

Se rompe cuando tu lloras

y sufre cuando te vas.snail-mating_thumb

Mi corazón es de ida

y tu te quieres marchar.

Mi corazón tiene alas

es libre para soñar.

Alas que siempre pensé

que te darían libertad.

Mi corazón tiene alas

No te quiere encadenar.

Ahora te veo, estas triste

y con ganas de llorar.

Ya no se ni lo que esperas

Ni lo que te puedo dar.

Puede que suene egoista,

soy realista y nada más,

mis alas no son tus alas,

no has nacido para volar.

Se que me quieres, amiga,

pero detesto tus huidas

y tu indiferencia más.

Ni doy lo que tú me pides

Ni quiero lo que me das.

Y  como sin darnos cuenta

llegó  inevitable el final.

Dispuesto ( por Julián Muñoz)

Posted in Colaboraciones, Poesía, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Martes, 11 \11\UTC marzo \11\UTC 2014 by Administrador

Hoy vengo dispuesto a deshacerte

y comprimirte en un punto y seguido.

Desgarrarte, entre comillas,

y que cada trozo de ti

inunde el libro de mi vida.

Lleno de admiraciones.

Todas para ti.

Lleno de interrogantes.snail-mating_thumb

Todos para mi.

Sin parentesis.

Sin puntos y a parte.

En estado de coma

con cada roce de tu piel,

con cada caricia,

con cada beso.

Escribiendo versos

asonantes

sencillamente

para enamorarte.

Conseguir ser dos puntos

paralelos, equidistantes,

caminando juntos,

cada uno en nuestro espacio.

Dispuestos a quebrar el vacío

de unos puntos suspensivos

faltos de imaginación,

que quieren decir y no dicen

y se anclan en el olvido.

Hoy amor, vengo dispuesto escribirte.

Una clase de Lengua ( por Joana)

Posted in Colaboraciones, Literatura, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , on Jueves, 6 \06\UTC marzo \06\UTC 2014 by Administrador

Era tiempo de exámenes, a Alex y a mí nos habían castigado en la biblioteca por no entregar el trabajo de Lengua y llegar tarde a clase. Eramos dos trastos de trece años. Engañar a papá y mamá resultaba fácil, y mucho más cuando sus padres y los míos trabajaban juntos y se habían divorciado. Los dos planeábamos las trastadas juntos y podíamos inventarnos mil excusas para hacer lo que nos daba la gana. Mi papá ahora salía con su mama, y su papa con la mía. Eramos casi hermanos. A veces hasta snail-mating_thumbdormíamos juntos los fines de semana. Fue en la biblioteca aquel día cuando nos dimos el primer beso. Con dientes y lengua. No nos salió muy bien y decidimos seguir practicando por las noches, cuando nos dejaban dormir juntos, pero nos pillaron. Nuestros papás y nuestras mamás montaron un escándalo y volvieron a divorciarse, su papa de mi mama y su mama de mi papá.

A mi me hicieron hacer la maleta y nos cambiamos de vecindario con la misma rapidez que papá y mamá ( los míos) de trabajo.

Papá dejo de vivir en casa y yo ahora tengo dos casas y voy vengo, pero por las noches no dejo de pensar en los besos de Alex.

****************************************************

- “Disculpe…¿ Eugenia?”

- “¿Alex?”

-”Pero chica, estás igual, no te ha cambiado la cara, ¡tú mejor que cualquier vino bueno!”

- “A ti tampoco, sigues teniendo cara de niño travieso”.

-”Bueno, ¿qué es de tu vida?”

Ambos se pusieron al día, en lo que les pareció un momento, de los veinte años que habían estado separados. Todo sencillo. Una vida vulgar. Un matrimonio,  tal y como marcan los cánones, un trabajo de esos que llaman fijo y un par de chiquillos.

El trayecto en el AVE no duraba más de una hora, así que cuando se quisieron dar cuenta, estaban llegando los dos a destino.

- “¿Te acuerdas de nuestro primer trabajo de lengua?”

- “La lengua sirve para jugar con ella…jajjajajjaa, ¡ pues claro que me acuerdo!

Los dos se miraron a la boca y una irresistible atracción juntó irremediablemente sus labios, sus lenguas y sus dientes.

- “No estamos hechos para besarnos, está claro” Dijo frunciendo los labios

- “Me temo que no..jajjajaa. Pero siempre serás mi primer amor imposible”.

- “Y tú el mio”.

Eugenia y Alex se abrazaron fuertemente y se besaron en la mejilla. Ese beso fue más impactante que el tan soñado y deseado con lengua  y sin dientes tantos años después. Con frío en el cuerpo y unos segundos de silencio en el aire que parecieron eternos, Eugenia rompió el hielo:

- “Quizá nos volvamos a ver”.

- “Nunca te olvidaré”.

Eugenia levantó una mano y corrió hacia un taxi.

-”¡Llego tarde! Soy profesora de lenguas romances en la universidad y tengo una conferencia!”- dijo haciéndo una mueca y enseñándole la lengua.

A Alex se le abrió una sonrisa y se le encogió el corazón.

Las noches y yo

Posted in Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relato libre Omsi, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , on Martes, 4 \04\UTC marzo \04\UTC 2014 by Omsi

Cuando estás despierto puedes refrenar, más o menos, la imaginación. Pero los sueños no hay manera de controlarlos. “Haruki Murakami”

Hay noches en las que daría lo que fuera por recorrer los caminos, escapar del mundo en el que vivo, gritar fuertemente para sacar los demonios que llevo dentro, refugiarme en algún bosque, respirar el aire puro y fresco; dormir ahí, cubierta por la luz de luna y el manto estelar.

Otras ocasiones, cuando el anochecer toca mi puerta, me encantaría sólo recostarme en la cama esperando la llegada de Morfeo, que me tome entre sus brazos para caer rendida ante él. Cruelmente, el insomnio me arrebata al “señor sueño” y mi mente comienza a maquilar historias infundadas, cuentos irreales y, vienen a mí tristes recuerdos, promesas inconclusas y momentos que deberían estar resguardados bajo llave dentro de mi roto corazón.

La mayoría de tiempo, regularmente al caer la oscuridad, se me antoja tenerte aquí, probar tus labios y embriagarme con tu saliva; desbordarme entera, no cubrirme; descubrirme para tí y mostrarte lo que soy, lo que sería capaz de hacer en cada espacio de tu piel y decir “Desde hace tiempo te estoy esperando” y desaparecer de la faz de la tierra cuando comenzaras a hacerme el amor.

Y hay excepciones, como la noche de hoy, en las que quisiera tener algo más que una pluma, una lágrima y un trozo de papel.

DSC_1509

COSA DE DOS

Posted in Especial San Valentín, Literatura, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relato Libre Lindastar, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , on Jueves, 27 \27\UTC febrero \27\UTC 2014 by lindasta07

snail-mating_thumb

La naturaleza -en teoría siempre sabia- le había jugado una mala pasada  incluso antes de que sus aún pequeños y rasgados ojos viesen la luz. Aquello, simplemente, había sido un error.

Nada era como debía de haber sido, o al menos así lo creía, y se propuso cambiar el rumbo de su existencia algún día…Sí, algún día lo haría.

No se sentía bien dentro de aquel extraño e incómodo envoltorio. ¿Por qué todos se empeñaban en verlo atractivo y perfecto? Se preguntaba sin obtener una respuesta convincente.

Sabía lo que quería: Deseaba ser feliz, encontrarse. Para conseguirlo debía actuar, con cautela tal vez, pero actuar.  Se pondría manos a la obra para enmendar aquel desatino que le atormentaba y que tanto malestar le producía; lo tenía claro.

Fueron demasiados los años de lucha interna, de dudas puntuales, de miedos, pero también de reafirmación. Tras un proceso duro y arriesgado, amén de largo, llegó el momento…Y lo hizo.

***********************

El resultado fue tan satisfactorio que hoy, echando la vista atrás, sabe que fue la decisión más acertada, a pesar de que muchos jamás hayan entendido la necesidad de ese cambio radical.

Por fin se sentía bien en su piel, se reconocía.

***********************

No buscaba a su otro yo aunque intuía que caminaría por ahí, quién sabe si a miles de kilómetros o tan solo unos pasos más allá. Sabía lo importante: que existía. Debía ser paciente, era cuestión de esperar a que el destino se lo presentara, eso era todo. Cuando una señal luminosa alumbrase su ser, alertándole de que había aparecido esa persona, estaría preparado para abrir las puertas de par en par a esa mitad que, sentía, siempre le faltó.

Apareció antes de lo previsto, por sorpresa. El la recibió como merecía: Besando su cuerpo y entregando su alma.

Era única, realmente hermosa, mucho más de lo que tiempo atrás fue él, cuando aún era ella. Se encontraba bien a su lado, entre otras consideraciones, porque aquella mujer siempre le vio a él, sólo a él.

Su historia comenzó como una amistad que se convertiría, día tras día, en  vital e imprescindible. No faltaron las confidencias a media luz,  las charlas sin fin,  la complicidad,  las miradas furtivas, las manos debajo del mantel y, sobre todo, esa imperiosa necesidad… Necesidad de ser valientes, dar un paso más, de vivir sin prejuicios, de disfrutarse mutuamente, aunque pocos apostasen por ese amor al que demasiados consideraban “extraño”.

Sin pensarlo demasiado, al menos aparentemente, decidieron vivir su historia con naturalidad, porque, a fin de cuentas, es cosa de dos.

*************************

Han pasado varios años -muchos o pocos, según se mire- y, a pesar de todo y de todos, cada día continúan observando el atardecer desde la orilla del mar cogidos de la mano,   jurándose amor eterno porque saben que lo suyo será para siempre.

Él le ama a ella. Ella le ama a él…Al único.

Ni el viento ni el tiempo (por Julian Muñoz)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Especial San Valentín, Literatura, Poesía, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Domingo, 23 \23\UTC febrero \23\UTC 2014 by Administrador

Oler tu perfume,

respirar tu aliento,

soñarte despierto

y escribir tu nombre

en el viento…

Siempre en el viento.

Que lo susurre alto y claro,

como yo lo siento.

Acariciarte en sueños

morder tu cuerpo,                                 snail-mating_thumb

beber de tus labios,

rozarte la piel,

mirar a tu rostro

y dibujarte a lo lejos…

Siempre a lo lejos.

Imaginarte.

Sólo imaginarte.

Pero sin cuerpo,

Sin labios,

Sin piel,

Sin rostro ni nombre.

No quiero que el tiempo te borre,

No, que no te borre el tiempo.

Deja que te susurre el viento.

Un café por una sonrisa (LaLeTiLú)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Especial San Valentín, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Jueves, 20 \20\UTC febrero \20\UTC 2014 by Administrador

Ni los días, ni las tardes, ni las noches son lo mismo desde aquel catorce de febrero. Hasta esa fecha era tan fácil soñar, como fácil fue enamorarse de una sonrisa y una mirada eterna. No hicieron falta las palabras.

Tú, sentado en aquella mesa redonda, junto a la inmensa cristalera, viendo el mundo pasar.

Despacio, sin prisas, lentamente.  Igual que el movimiento de la cucharilla dando vueltas en tu taza de café mareando el azúcar durante segundos que parecían siglos.

Tu libro, siempre cerrado y un cochambroso bloc de notas, siempre abierto. No sé lo que anotarias. Pero siempre imagine que dibujabas corazones y mi nombre en cursivas mayúsculas :ANA.

Cada día eras puntual. No faltabas a nuestra cita. Una cita a sordas, ciegas y mudas. snail-mating_thumbCreo que jamás habías reparado en mi. En esa muchacha vulgar que tomaba un zumo de piña en la barra observándote.

El catorce de febrero me puse como fecha tope para romper el silencio. Compré un bloc de notas pequeño y dibuje un corazón  grande con mi nombre, tal y como yo imaginaba que tú lo dibujabas y lo dejé sobre tu mesa en el bar..era cuestión de segundos que llegaras, y esperaba como reacción tu eterna sonrisa y que me buscases con la mirada.

Las nueve. La campanilla de la puerta abriéndose sonó. Mi corazón sonó.Tú, tú, tú,  y ya estabas ahí.

Eché la mirada para atrás y en la mesa una pareja de ancianos llamaban al camarero, indicándole que alguien se había dejado ahí “eso”. ¿Eso?

Tú no apareciste, ni ese día, ni al siguiente, ni al otro…y hace ya un mes.

Si tuviese tu teléfono te llamaría y te cambiaría un café por tu sonrisa.

Tendré que cambiar de bar.

A mi vejez: Decidí (por Julián Muñoz)

Posted in Colaboraciones, Especial San Valentín, Poesía, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Martes, 18 \18\UTC febrero \18\UTC 2014 by Administrador

Decidí amarte porque sí.snail-mating_thumb

Debería haber razón

para algo incomprensible

donde no manda razón.

Y solo me convencí, y

decidí amarte por qué sí.

Por tu sonrisa traidora,

tu mira incandescente

y tus gestos indecentes.

Y fue simplemente así.

Decidí amarte por qué sí.

Porque eras todo un reto,

y me gusta lo indiscreto,

algo que es innato en ti.

Fue sencillo de asumir.

Decidí amarte por qué sí.

Porque a mi me gusta el juego

porque tiemblo entre tus dedos

porque no hay más que decir.

¿Quieres más explicación?.

Decidí amarte por qué sí,

porque estaba deseando,

por fin, tras setenta años,

celebrar San Valentín,

y besarte y desnudarte,

simplemente porque sí.

QUIERO (por Julián Muñoz)

Posted in Colaboraciones, Literatura, Poesía, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Domingo, 16 \16\UTC febrero \16\UTC 2014 by Administrador

No quiero desesperar,snail-mating_thumb

ni escribirte una canción.

No quiero verte marchar

ni que seas mi inspiración.

No quiero que cada día

grite la monotonía.

No quiero que cada noche

se nos llene de reproches.

Y no quiero verte triste,

(NO).

Por eso dejé de amarte,

y sólo empecé a quererte,

(SI),

para no desengañarte.

Deseo.

¡Oh, mi deseo!

(TÚ)

Deseo que cada día

conquistes mi corazón.

Que tengas necesidad,

(SIEMPRE),

de amarme por convicción.

Que nunca esté todo hecho.

Que seas capaz de olvidar que

cualquier tiempo pasado,

nos digan lo que nos digan,

podría haber sido aun mejor.

Quiero que San Valentín

acompañe cada día,

(TODO)

nuestras dos almas perdidas.

Que Cupido no sea ciego

y apunte con desenfreno

hacia nuestro corazón

con flechas llenas de fuego,

cubriéndonos de pasión.

Que cuando diga te quiero,

Tú ya sepas que es “te amo”,

(INFINiTO, AMOR)

y que si no te lo digo,

no es porque no lo he sentido,

solo pretendo evitar

que ese niño traidor,

desgarre tu corazón,

y que no me rompa el mio,

con flechas envenenadas

lanzadas por la ventana

sin vergüenza ni pudor

para que quien nos rodea

llenos también de ceguera

lean por mentira amor.

Quiero ,

te quiero,

mi amor,

que sin fechas y sin flechas

nos amemos TU y YO.

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.147 seguidores