Archive for the Relatos Breves Category

Adiós

Posted in Los relatos más relamidos, Poesía, Relato, Relato Libre, Relato libre Omsi, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on Viernes, 27 \27\UTC junio \27\UTC 2014 by Omsi

“La vida no se trata de sobrevivir a una tempestad, se trata de danzar bajo la lluvia” Desconocido

Mujer_bajo_la_lluviaEsto se terminó como el diluvio de verano, no esa que moja los hombros y fascina al caminar bajo la lluvia sintiendo las gotas resbalar sobre la cara. No, de esas tormentas que dejan todo echo un desastre, un desastre natural del corazón.

Dicen que la esperanza es lo último que muere, pero definitivamente, “esto” que tenemos está más que muerto y enterrado.

Encontrarse varada en un mundo de espejismos, quimeras sin razón, no sirve de nada. Me cansé de esperar una señal tuya que, claramente, fuera lo que fuera de “nosotros” terminaría mal.

Así que digo ¡Adiós! a los sueños infundados, ¡hasta nunca! ilusión pasajera. Doy vuelta a la página y comienzo un nuevo capítulo.

No me verás mendigando el cariño que jamás mostraste por mí; me despido de tus palabras sin juicio, de tu suave y embriagante voz, de los apacibles besos de miel, almíbar que se desbordaba por mis labios.

Pierdo castillos entre nubes, el futuro incierto que pude haber tenido contigo. Sin embargo, gano seguridad, lealtad a mí misma, ganas de luchar y seguir manteniendo la fuerza que me mueve en la vida. Seguro encuentro a alguien mejor para mí.

En cambio tú, pierdes amor verdadero. El elíxir de la vida.

¡Adiós!

 

 

FIN DE CURSO

Posted in Colaboraciones, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , on Viernes, 20 \20\UTC junio \20\UTC 2014 by Administrador

Hoy huele diferente, a libro usado y polvo de patio. No hay chandals, ni mochilas. Se oyen las risas de los niños alborotando emocionados, nerviosos con la actuación. Tiene que salir perfecto. Han ido todos los papás y la mamás, los abuelos, las abuelas, y ellos llevan más de una semana ensayando. Se oye también algún sollozo. Juan, tiene siete años, casi ocho. Pasa al segundo ciclo de primaria,  e hizo de Luis, su profesor de inglés, su mejor amigo, pero Luis repite y se queda en primer ciclo.  y a Tomás, su segundo más mejor amigo, le han dicho que también repite.

Suena una voz familiar. Lucía, la profesora de Lengua y Mates les apremia para que se preparen. 2º A y 2º B son los siguientes. De fondo comienza a sonar la canción de Piratas del Caribe. Tropiezos y empujones entre risas detrás del telón del salón de actos.  Tan pequeños. Tan graciosos.  Tan nerviosos. Con su pañuelo en la cabeza y su parche en el ojo. Alzan su espada. Se levanta el telón y comienza su batalla final 2013-2014, el baile.

Aplausos, aplausos y más aplausos. Se ha acabado. Ya no hay nervios. Solo besos y aplausos. Por lo menos descansarán hasta el día de recogida de las notas. Después ya se verá.

Sí, hoy todo huele diferente. Huele agridulce. Huele a adiós. Huele a hola.  Huele a  por fin verano. A vacaciones. A playa y castillos de arena. A nuevos amigos. A nuevos amores. A libro usado, a cancela cerrada y a polvo de patio.

Se hace el silencio.

Mientras, lejos ya del cole, los niños siguen riendo.

De mariposas y amapolas (por LaLeTi Lú)

Posted in Colaboraciones, Especial Mayo, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Miércoles, 11 \11\UTC junio \11\UTC 2014 by Administrador

“Venga vístete de blanco y píntate de color”- le dijo la mariposa a la amapola perezosa que al empezar Mayo no quería abrirse. Venga, venga, en primavera todos nos ponemos bonitos vestidos de colores. Mira, mírame a mí y despierta, despierta y mira mis alas…Azul, rojo, morado ¿a qué son bonitas? Tú también lo eres”

“No, no lo soy. Estoy muy pálida y no me parezco a mis hermanas”.

“No todos vamos a ser iguales! Si as´fuera, menudo rollo, ¿no? Y claro que eres retorelato mayobonita, tu belleza es tu rareza. Unas gotas de rocío, y a despertar, que mira, ha salido el arcoíris y quiero oler tu perfume y jugar entre tus pétalos y hacerte cosquillitas con mis patitas. ¿No quieres ver lo azulito que está el cielo?

Tímida se abrió la amapola blanca estirando poco a poco sus hojas. Miró alrededor y descubrió un campo lleno de amapolas, todas rojas, y mariposas, todas de distintos colores. Por curiosidad, al ver que no era igual que el resto, un montón de mariposas se acercaron a juguetear con ella. La amapola sonrió y se sintió orgullosa. Era bonito ser diferente y le encanto sentir la brisa de las alas en su corola y beber del rocío fresco y ver ,aunque solo fuera por un momento, el arcoíris.

“Es bonito ser una flor y nacer en primavera” – Pensó al atardecer mientras se preparaba para dormir. Arqueo un poco su tallo para que su amiga la mariposa se posase y pudiera dormir con ella. Una cerró sus pétalos, la otra cerró su alas. Ambas soñaron con el sol de la mañana.

Un Mayo sulfúrico (por Inés)

Posted in - Fotos origen de los relatos, Especial Lamedores, Especial Mayo, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Miércoles, 4 \04\UTC junio \04\UTC 2014 by Administrador

Mayo ¡con las ganas que yo tenía! La primavera ya por fin se empieza a respirar, el campo se llena de magníficos colores y fantásticos olores. Como en un anuncio del corte inglés, el cielo azul siempre resplandeciente. Y vivir en Madrid en Mayo, eso ya es el no va más , si el calendario es generoso, todo puentes o acueductos, que si la comunidad, que si San Isidro. Tiempo libre ideal para hacer de “dominguero” y con esa sierra pobre tan bonita que tenemos, a ver quién es el bonito que no cae en la tentación de preparar una tortilla, coger el coche o la Renfe y preparar uno retorelato mayode esos días de fiesta con los colegas de paseíto por la montaña. Caminar, respirar, tumbarte, mirar a las nubes, soplar un diente de león, subirte al risco más alto y otear el horizonte, buscar grillos, corretear, corretear, corretear sin fin, sentirte ¡¡¡libreeeeeeee!!!…Si es que es maravilloso disfrutar de un puente, o eso pensaba yo hasta que aquel día, todo tan soleado, con las flores tan bonitas, el azul resplandeciente del cielo, y la montaña…, ay, la montaña, no va la muy cabrona y decide unilateralmente ponerme la zancadilla y que me caiga rodando sobre ella. Caida ¡¡¡libreeeeeee!!! Mis amigos, muertos de risa, lloran , yo también, pero de desconsuelo. Fin de puente. Urgencias. Puntos. Moretones. Dolor. Y lo peor de todo, tener que aguantar a familiares y amigos que con risa sarcástica me digan:..” si es que ya no tienes veinte años…” Pues no, no tendré veinte años pero si veinte primaverales flores en forma de moratones en mi cuerpo de todos los colores, morados, azulados, verdosos, amarillos”-respondo ácida y sulfúrica. El año que viene paso de deportes de riesgo, me quedo en la terraza de casa oliendo y regando los geranios.

Rosas blancas

Posted in Especial Mayo, Literatura, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relato libre Omsi, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Miércoles, 28 \28\UTC mayo \28\UTC 2014 by Omsi

Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar. Gandhi

 

- ¡Perdóname! – imploraba aquel hombre de triste figura.

Su rostro mostraba arrepentimiento. ¿Quién pensaría que en plena primavera, la lluvia caería esa tarde?

La mujer no contestaba. Cualquier palabra no movía un solo sentimiento hacia él. Se había esfumado interés alguno sobre su persona.

Las lágrimas brotaban del rostro desencajado del individuo al momento que le entregaba un ramo de rosas blancas.

ramo%20de%20rosas%20blancas

Ella no las recibiría, ya no podía.

El corazón destrozado del varón jamás volvería a ser el mismo. Se dio cuenta que la había perdido para siempre.

Cayó de rodillas ante ella, sin fuerza, frente al féretro de su madre.

Una vida de colores (por Bea)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Especial Mayo, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , on Miércoles, 21 \21\UTC mayo \21\UTC 2014 by Administrador

No ha dejado de llover durante toda la mañana. Tengo la maleta preparada para escapar. No se hacia dónde. No quiero mirar atrás. No quiero recordar lo ya andado. No me satisface. Sobre la mesa las rosas secas que fui coleccionando desde mi adolescencia. Algunas eran tuyas. Ya no se cuales ni importa. Están grises, como mi corazón roto por el engaño. Como la mañana que ha oscurecido la lluvia. Necesito pintar mi vida. Gris contigo. Gris sin ti. Seca como las rosas. retorelato mayoLloviendo en mis ojos como en la mañana. Necesito alegría y días de feria. En la nevera tengo manzanilla, fría. Me coloco en el pelo una rosa fresca y en la mesa una copa de vino. Me la bebo de un trago. Quiero olvidar. Voy a llamarme Triana para romper mi rutina. En Sevilla no llueve y cualquier Abril es fiesta. No como en casa. Cojo la maleta. Ya sé dónde voy. Donde no llueve. Donde no hay pena. Donde el corazón me lleve. Lejos. Sin girar la cabeza. Sin ti. Luce la mañana. Brilla el sol y no, no necesito gafas. Quiero deslumbrarme de todos los colores que me robaste hasta que me duelan los ojos de no llorarte.

Rocío de Mayo (por Julian Muñoz)

Posted in Colaboraciones, Especial Mayo, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Miércoles, 7 \07\UTC mayo \07\UTC 2014 by Administrador

Carne de primavera nacida en Mayo con aroma a amapola. No podías ser de otra manera. Pizpireta y alegre. Tu risa un trinar de pajarillos invadiendo cada rincón de la casa, de la vida, de mi vida. Tu piel dulce como una fruta. Fuerte como un árbol. Delicada como el diente de león que se estremece ante el ligero viento que solo hace mecer la hierba. retorelato mayoTu melena roja como el horizonte en cualquier atardecer despejado de lluvia. Tus caderas marcando el paso al compás de las olas que acarician la orilla del mar. De la mano. Cincuenta primaveras ya. Esperando otras cincuenta que seguro nunca podrán ser, ni llegaran. De la mano. Esperando el ocaso, rojo como tu pelo. De la mano. Mientras tu risa no llega pero retumba en mi cabeza, alegre, pizpireta. De la mano. Espero en casa el frío beso de adiós cualquier mañana, cualquier tarde, cualquier noche de un día cualquiera de Mayo. Siempre caprichoso. Fuera, en la calle, puede que entonces llueva tormenta,  como ahora en mis ojos,  resbalando en mi cara,  adhiriéndose a mi corazón mientras suspiro tu nombre: Rocío.No podías llamarte de otra manera.

En la piel del lobo (Bea)

Posted in Colaboraciones, Especial crisis, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Martes, 29 \29\UTC abril \29\UTC 2014 by Administrador

 

Siempre se consideró buena persona. Tener un alto concepto de uno mismo es una tarea fácil o difícil según el propio ego. Su ego era grande, su corazón pequeño, tan pequeño, que aunque quería engrandecerlo tenía dudas sobre su existencia. Por eso se preocupaba de exagerar sobre su buena fe, sus sentimientos, sobre su amor, su amistad y todos los valores que no tuvieran nada que ver con lo material, aunque solo lo material realmente le importaba.De pequeño le jodió tener un hermano…un hermano menor. Compartir. Aunque pretendía amarle, su consciente le decía que le había robado el trono. Amar era su obsesión. Ser amado su frustración. Nunca se sentía lo suficientemente amado. Por eso sus relaciones siempre fracasaron. Decidido a combatir frustraciones y obsesiones, se convenció de estar enamorado.Yolanda era un buen partido. La chica era mona. Seguro que era el deseo oculto de muchos de sus amigos. Tenía trabajo estable, y dos carreras. Qué más podía pedir alguien que a trancas y barrancas había sacado el graduado y que se dedicaba a sus casi treinta a repartir pizzas.Soñador compulsivo nunca tuvo claro su destino. Por la buena posición de Yolanda fue probando todo tipo de motivación para rellenar su vacío. Dio todo tipo de curso que nunca acabo para ver si de esa forma podía alcanzar alguna meta. Pero en el fondo nada le interesaba. Cambiaba de opinión más que de calzoncillos. El inglés fue su primer reto, pero el profesor, según él, le tenía manía.

Lo mismo pasó con el profesor de escritura creativa. Nunca valoraba suficiente su trabajo. Opto por seguir indagando las distintas ramas del arte. No importaba cual. Si consigues la fama, tienes dinero fácil. Supongo que no había visto “Fama” y no recordaba la manida frase de “La fama cuesta”. Pero lo que era el trabajo duro y la constancia no eran sus fuertes.

Según el mismo se auto convencía de que necesitaba una vida llena de experiencias, que no le valía una vida normal. Su vida pasaba a ser normal en el momento en que lo que fuera que le hubiese interesado se convertía en diario o le suponía un esfuerzo más allá de estar sentado en el sofá viendo la tele o durmiendo.

Rompió con Yolanda, y mira que Yolanda tuvo santa paciencia. Pero unos cuernos devastadores pudieron con ella. Su peso no los soportó su cabeza.

Lloraba, lloraba como una niña, diciéndole que la amaba, pero que, no era su culpa, que la culpa era de él, que no sabía que le pasaba.

Le pasaba lo que sí sabía. Como niño caprichoso se cansaba de cualquier juguete, y era hora de romperlo si quería conseguir uno nuevo.

Así que la rompió el corazón.

Y fue dando saltos de un amor a otro, hasta que nuevamente necesitó tomar una decisión. La necesidad obliga. Su casa era un desastre y las tareas del hogar no están hechas para los hombres.

“No soy machista”- decía. “Defiendo a la mujer. Defiendo la igualdad.”

Y lo mismo que se le llenaba la boca y se le ensanchaba el alma con esas frases, le iba engordaba el culo sentado en el sofá viendo el fútbol mientras que cualquiera de sus conquistas intentaba poner orden a algún rincón de su casa o le preparaba la comida. Rascarse los huevos siempre era mejor que freírlos. “Eso que lo hagan ellas”, pensaba en alto sin que le oyeran.

Irene su nuevo amor no era especialmente atractiva y era bastante mayor que él. Pero cumplía sus expectativas. Ella estaba como loca teniendo como pareja a un “jovenzuelo” de 48 años, diez menor que ella, así que lo daba todo por su amor y todo estaba permitido y todo lo comprendía con tal de no perderle.

Él se había aprendido bien la frase para condicionar cualquier discusión “ponte en mi piel”, y con esa frase la injusticia se ceñía sobre la cabeza de Irene, que pensaba lo malpensada que era, lo egoísta que era, que él, claro, era más joven, que tenía que entender que él tenía necesidades que ella a su edad no tenia, que normal que todos los sábados saliera por la noche con los amigos, que normal que entre semana saliera después del trabajo a cenar con sus amigos, que normal que viniese cansado, que normal que ella , que no había salido, fuese sola a la compra, que le preparase la comida, que recogiese la cocina mientras el, que había estado de farra, descansase, mientras que ella debía acicalarse para que antes de que el volviera a salir por ahí el sábado, tuviese ganas de echarle un desganado polvo, como acontecimiento semanal digno de alabanza.

La insatisfacción de Irene fue creciendo. Y a pesar de intentar creerse y repetirse hasta la saciedad aquello de que todo era lo normal, decidió cambiar.

No movió un dedo durante semanas. Si algo tenía que hacer lo hacía por ella y para ella. No entraba en discusión. No contestaba mal. Cada vez que él le reprochaba algo ella simplemente contestaba “ponte en mi piel”.

El príncipe destronado obviamente no aguanto demasiado a Irene y salió de la casa con un orgulloso portazo y un: “pero tú que te has creído, vieja, a ti no te va a mirar nunca nadie, si eres una abuela, vieja y fea”.

Se sumergió en una cerveza y el partido de fútbol en el bar de enfrente mientras le contaba su vida a la nueva camarera. Esta vez, ella veinte años menor que él. “Ponte en mi piel, preciosa”, concluyó tras sus mentiras, poniendo cara de cordero degollado y haciéndose el interesante. Ella se rió a carcajada limpia. “Menos caperucitas, lobo. Tu piel tiene muchos años, mucho pellejo y muchas arrugas, que os creéis todos que por vosotros la edad no pasa, que falta os hace un espejo. ”.” le dijo en tono burlón. “y  tu historia me la cuentan a diario, viejos lobos como tú, aburridos de su vida. A ver cuando os aprendéis otro cuento…Nosotras ya nos olvidamos del príncipe azul hace muchos años, y vosotros seguís como locos en busca de vuestra cenicienta, anda, venga, vete terminando la birra, que yo no soy psicóloga y tengo que chapar el bar que mi novio me está esperando…”

 

El deseo de Julieta

Posted in Especial Lamedores, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relato libre Omsi, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , on Miércoles, 23 \23\UTC abril \23\UTC 2014 by Omsi

pluma “No fue suficiente haberte amado tanto, ni pagar tu amor amargo con la propia vida. No fue suficiente abandonar mis sueños, ni vender el alma para que sintieras, algo por mí…” (No fue suficiente – Paty Cantú)  

 

Le vendí mi alma al diablo, sólo por tenerlo a él. En tiempos de crisis, hasta el alma está en venta. Esquivando todo pronóstico, y ante la gente que no creía en lo nuestro: Romeo, mío fue.

Tenía sus delicados labios, su carne suave, su miel. Me amaba de forma feroz, sus ojos desbordaban deseo y pasión. Tenía mi calor, mi sudor. Conquistó cada poro de mi piel, mi tiempo, mi espacio.

Le vendí mi alma al diablo, sólo por tenerlo a él. Firmé con sangre mi condena, pero el tratado salió al revés. Le entregué mi vida, mi corazón lo tenía entre sus manos; lamentablemente Romeo, lo estropeó. Él no me amaba, simplemente me deseaba y un buen día terminó por destruir mi existencia; me estrujó, me desangró y se fue en busca de otro corazón que romper.

Satanás movió sus cartas y me jugó sucio, hizo un excelente acuerdo. Lo que él no me dijo, es que Romeo no sería mío hasta la muerte, su contrato, tenía fecha de caducidad. Expiró.

Ahora sé que en época de crisis, el amor y el alma no se compran ni se venden. Entiendo que la culpa fue mía y de nadie más.

Hoy me encuentro sola, sin él, mi Romeo. Aquí estoy, deshecha, seca, vacía y con el alma vendida.

Abracadabra (por LaLetiLú)

Posted in Colaboraciones, Especial crisis, Especial Lamedores, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Martes, 8 \08\UTC abril \08\UTC 2014 by Administrador

Estoy harto de mirar mi correo electrónico. Lleno de Spam y de alguna oferta de trabajo inútil. Estudié una carrera como dijeron mis padres para labrarme un porvenir… y ahora no se ni dónde ir ni lo que está por ir o por venir.

Hoy me he levantado a las seis de la tarde. Subsisto con lo que el INEM me gratifica por estar sin trabajo. No tengo futuro ni planes. Solo una botella de Jack daniels. Diaria. El caos de mi casa. Entre platos sucios, chustas de porros y vasos vacíos con olor a cualquier alcohol. Todo depende del día del mes, pasando del Jackie al Don Simón.

Un par de paquetes de pechuga de pavo a punto de caducar y muchas conservas.

Tengo ganas de vomitar o de vomitarme. A veces me doy asco, muchas veces, demasiadas veces, últimamente siempre, abandonado en mi desidia. Lucha, me digo. Para qué, me pregunto. No manejo yo mi futuro, da igual mi preparación y mi esfuerzo. Me niego a ver el telediario. Todo mentira. País en crecimiento mientras yo sigo en paro. Afortunadamente solo. Lo único real, el tiempo. Hace frío. No puedo pagar la calefacción, y mi casa está helada.

Hoy fui a una entrevista de trabajo… irrisoria. Me preguntaron desde mi color favorito  hasta las veces que mantenía relaciones sexuales a la semana. El paro no me da ni para novia pero les dije que tres veces a la semana, supongo que eso les hará creer en mi estabilidad emocional.

Al volver a casa, en el metro, entró un mago, abrió su mesa en medio del Juegos_Magiavagón y nos hizo tres trucos. Uno con un libro sin escribir que luego tenía ilustraciones, otro con una cuerda que pasaba de ser una a ser dos y luego tres para volver a ser una, y el ultimo con un pañuelo y un billete de veinte euros… quién los pillase… Tengo el magia borras creo que igual mañana me pongo las pilas y en una semana me olvido de que estudie magisterio y me hago mago. No, no por hacerme de oro, a él tampoco nadie le dio ni unos céntimos, pero sí para que mi vida no sea levantarme a las seis de la tarde entre canutos y alcohol y al menos, ver gente y. en este mundo en el que todo cuesta, con un simple Abracadabra me regalen una sonrisa.

VIVE DEPRISA (por Julian Muñoz)

Posted in Colaboraciones, Especial crisis, Especial Lamedores, Poesía, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Jueves, 3 \03\UTC abril \03\UTC 2014 by Administrador

Me puede la vida y sus bocados,

esos que no son tuyos ni mios

y que duelen en las sombras.

Las sonrisas falsas de por la mañana

y los buenos días que nadie contesta.

La maquina del café que no funciona

y que para que la mañana amargue más

nos deja los lunes sin azucar

y los martes sin leche, ni buena ni mala.

No soporto las prisas.

La vida siempre pasa rápido.

Demasiado, quizá.

Demasiado.

Corro al metro y lo pierdo por un segundo.

Tiempo. Todo es cuestión de tiempo.

El tiempo pasa deprisa como la vida y el metro.

La gente no mira. Corre.metro-madrid

Siempre va corriendo.

Como yo.

Sin tiempo.

Sin vida.

Sin metro.

Los espacios no se respetan.

He visto el final de Dexter en la tablet del de al lado.

Spoiler.

Una fuerte tormenta.

Como la que se desata en mi interior a diario.

En el metro.

En la calle.

En la vida.

En el ascensor me han contado el telediario

y he visto el derby , sin verlo,

en la biblioteca mientras leia a Shakespeare.

Ser o no ser, he ahí la cuestión.

Juan y Pedro son, y están en la biblioteca. Comentan los penaltys.

A mi no me gusta el futbol.

Solo me gustan las venas rojas en el cuello de los forofos chillando al arbritro.

¡Tongo, tongo!

Está comprado.

Está vendido.

La vida es un tongo.

Estamos vendidos.

Compraventa e intercambio.

Pero nada cambia, todo sigue con su prisa.

Con su tempo.

Fluyendo a borbotones.

Vomitando nervios.

Pausa.

Silencio.

Sólo por un segundo.

Se supone que la vida es para disfrutar y te la pasas

gritando, chillando, corriendo y sin azucar los lunes.

Sin vivirla en primera persona, sin a penas conocernos.

No hay tiempo para la vida,

siempre perdemos un metro.

Por un segundo.

Siempre.

Vive deprisa.

No hay tiempo.

Y si me apuras, deprisa,

nos quedamos sin momentos ni recuerdos

y hasta sin café los lunes para despertar los sueños.

 

Contando lunas nuevas (por Estrella)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Jueves, 27 \27\UTC marzo \27\UTC 2014 by Administrador

No me basta con mirarte tras las cortinas a través de la ventana, vecina, quiero tocarte cada día por la mañana. Sobre todo por la mañana, a primera hora, cuando estás sin maquillaje, cuando aún nadie te ha puesto la mano encima. Ser el primero en acariciar tu cara, tu pecho, tu cuello, tu pelo, esa melena dorada. Sin maquillaje, sin lacas ni cardados. Sin pestañas postizas ni labios perfilados. Tengo mi cuarto lleno de tus retratos. Todos los que he encontrado a través de internet. Es lo bueno que tiene que seas famosa.  Encuentro cientos de fotos de ti. Disfrazada de natural .Pero siempre con otros. Nunca conmigo.CAM03961 Sé dónde tienes hasta el lunar más pequeño por tus posados en Interviú. Pero no, no me gusta  exhibirlos en un marco en mi dormitorio. Me gusta imaginármelos de noche. Tus lunares como lunas nuevas. Me he comprado un telescopio para verlos desde mi ventana, mientras te quitas la ropa para meterte en la cama. Mientras te pones las medias para bajar corriendo por las escaleras con los zapatos en las manos para no caerte rodando. En la prisa del día, en la calma de la noche. Mirar tus lunares. Treinta y dos. Tienes treinta dos lunares. Seguro que tú nunca te los has contado. Seguro que yo nunca te podré decir te amo ni te podré contar que en mi habitación guardo una foto de cada lunar. Seguro que cualquier día te iras del tercero B del bloque de enfrente y yo tendré que tirar mi telescopio. Seguro que entonces pondré nombre a cada luna nueva de tu cuerpo y me crearé un universo paralelo en el que seguir soñándote. Hasta entonces…sí, por favor, bájate de nuevo las medias, me gusta el lunar en tu ingle. A ese, cuando te vayas,  le llamaré Estrella en tu honor. Pequeño. Oculto. Insinuante . Distante. Como tú tras las cortinas.

A la mañana siguiente (por Bea)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Martes, 25 \25\UTC marzo \25\UTC 2014 by Administrador

Las cosas ocurren como tienen que ocurrir. De repente. Así fue como nos conocimos en aquel bar aquella noche. Supongo que sería el alcohol lo que me hizo ver en ti una mirada maravillosa y una sonrisa embaucadora. No sé ni cómo pude echarle tanta cara. Al segundo sorbo del quinto Martini me planté a tu lado y empecé a seducirte. Para ser sincera, no me lo puedo aún creer, porque pienso que fui excesivamente ridícula y extravagante. Con aquella diadema con cuernecitos acabados en forma de corazón fosforescente. Sin embargo, fue fácil. No pusiste demasiada resistencia, cosa que me extrañó. No sé por qué, pero esperaba calabazas, sería porque ya habían dado las doce en el reloj. Sin embargo, bailábamos, cantábamos, bebíamos y nos besábamo y te convertiste en mi principe azul. Que dolor de cabeza. A la mañana siguiente, cuando me levanté tenía una resaca horrible, casi se movía aún el suelo en la snail-mating_thumbhabitación. Dios mio! Y tú estabas en la cama. En mi cama. Y conmigo. No recuerdo mucho de esa noche. Bueno, mas bien no recuerdo nada de esa noche. Ni falta que hace. Rebobinando pienso que tengo que follar muy bien, porque no te has separado de mi en los últimos quince años. Aunque ahora no me sorprendo igual que aquella resaca de San Valentín, cuando te veo cada mañana en mi cama y afortunadamente el suelo de la habitación ha dejado de moverse, dejando esa actividad a la cama que se mueve , a nuestro ritmo, con independencia del suelo, casi volando. Tengo que decir a tu favor que besas muy bien, tu lengua es espectacular y que tu mirada sigue siendo maravillosa y tu sonrisa igual de embaucadora con el paso del tiempo y sin alcohol. Mágicamente no te has convertido en sapo . Menos mal que en mi cabeza aquel día rondaba que sólo sería una noche, anda que si llego a pensar en matrimonio, tal y como están los tiempos, seguro que nos hubiésemos divorciado ya, como la mayoría de nuestros amigos…que lastima, no han sabido volar. Somos afortunados consiguiendo que cada día nazca en nuestros corazones esa chispa que nos vendió un anuncio de coca-cola y que hace temblar el cuerpo y que comienza en unas burbujas entre el corazón y la garganta para terminar con una desequilibrante explosión en el cerebro, con sólo acariciarnos cada mañana y darnos un beso en la boca de buenos días, aunque no nos dé tiempo luego a desayunar , se nos olviden los donuts y la cartera, y tengamos que salir de casa corriendo como dos chiquillos. Tú abrochándome deprisa la blusa .Yo abrochándote apresurada el cinturón. Los dos, en el ascensor. Ir a trabajar y volver a la rutina y sentir el placer de romperla de nuevo a la mañana siguiente.En el baño, en la cocina, en el ascensor. Cualquier día. Todos los días, sean o no San Valentín.

Un roto “pá un descosío” ( por Nightfall)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Jornada de Puertas Abiertas, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , on Martes, 18 \18\UTC marzo \18\UTC 2014 by Administrador

Siempre hay un roto para un descosido. Lo decía mi abuela y tenía que tener razón. A las abuelas nunca le falta, ni al refranero popular español. Al salir del ascensor, mientras ya en la puerta de mi casa buscaba las llaves en el bolsillo del pantalón, cayeron por mi pierna a través de un agujero que habían hecho del roce. No tengo demasiado dinero ultimamente, la crisis es lo que tiene. Si quieres salir, no te da para comprarte muchos pantalones nuevos. Es cierto que ya salgo poco., muy poco.  Me he aficionado a ligar a través del ordenador. Abro mi portátil, y se me abre una ventana de oportunidades. Windows y el i-explorer. Es como la jungla, así que me imagino como cazador en la selva acechando. Las redes sociales hacen fácil mi trabajo. Como en una teleraña siempre hay alguna mosquita que cae. No hace falta tener un arma demasiado grande y agresiva. Aunque sea pequeña y sutil es funcional.

La puerta de al lado se abrió, y una pelirroja hizo el ademán de agacharse a por mis llaves a la vez que yo me había agachado a recogerlas.

Gracias. Le dije. “ Ojos de zorrita” pensé.snail-mating_thumb

Ya han alquilado el piso, por lo que veo.

Eso parece, me dijo entre una leve carcajada.

Conocía su cara, su sonrisa, sus ojos grises de día de truenos y su mirada seductora.

Hay gente que no se cuida. Entra en el mundo cibernetico desnuda. Sin pensar que su padre, su madre, su vecino, su jefe, puede ser también usuario. La noche anterior había estado follando con ella por internet. Su avatar era su foto. Por eso la conocia. Y por el tatuaje en forma de corazón de fuego que tenía en el pecho izquierdo. No dudo en enseñarme sus tetas por la cam. Frescas. Jugosas. Ella no me reconoció. Yo me cuido. Tengo una foto de Di Caprio, que siempre es sexy, como avatar, y suelo contar el cuento de que la webcam no me funciona bien, que me deja ver, pero no se que pasa que no se conecta para enseñar. La llene de saliva en nuestra cita virtual y la vi y oí jadear.

-Bueno, pues ya era hora de tener algún vecino nuevo. Aquí todos son los de siempre y no son muy simpáticos. Mañana sábado si quieres te invito a un café.

-No sé si estaré en casa. contestó pudorosa bajando la mirada.

Estaba. Claro que estaba.

Cuando llame a la puerta me abriócon sus ojos de zorrita y su melena roja . No supo decirme que no.

Desde entonces me espera en casa. La he puesto en una silla al lado de la ventana del salón, como homenaje al sitio donde nos encontramos por primera vez. El gris de sus ojos se ha cristalizado. A veces gime. A veces llora. Yo creo que es porque piensa que paso demasiado tiempo en el ordenador y que no le hago caso y cree que ando ligando con otras. Pero es lo que tiene la convivencia, topicos.

Sin embargo, creo que nos complementamos bien.

Yo le había cosido la boca y al descosérsela para sentir  su boca junto a mi boca  en su último aliento, durante los espasmos y  el forcejeo, ella me rompió la clavícula. A mi aún me duele. Ella ni gime ni llora.

Siempre hay un roto “pa” un descosío. Ya lo decía mi abuela.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.169 seguidores