Archivos para Destino

Mercancía peligrosa (por Sirvenza)

Posted in Colaboraciones, Literatura, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , on Martes, 25 \25\UTC junio \25\UTC 2013 by Administrador

Oscurece, mmmmmmmm, respiro hondo. Voy despojándome de mis vestiduras con cada paso. El casco, la malla, la coraza. Me adentro en la arena, me espera el mar. Despacio, noto la sal en mis heridas, me sumerjo en el agua.IMG-20130625-WA0006 No deseo salir de las profundidades pero mis pulmones tienen un límite que ni yo puedo superar. Nado un rato en dirección a la luna que se pierde en el horizonte, mis músculos fallan. He de regresar a la orilla. Tumbado observo las estrellas. He de ponerme de nuevo la armadura. La camiseta llena de arena, mis tejanos malolientes y mi gorra negra. Miro de reojo por última vez el mar, me llama, me engatusa con el ruido de las olas pero he de continuar hacia la carretera. Una moneda al aire me indica la dirección a seguir. Vuelvo al norte, creía haberlo perdido. Diviso unas luces de neón, algún club de compañía. Eso significa que puedo conseguir un vehículo y un poco de calor.

 

Me apetece conducir un camión, qué coño, estoy contento. Las rameras me engatusan, juegan conmigo pero las ignoro. Lo primero es conseguir un trago. Dos cervezas más y ya tengo dos chicas lamiendo la sal de mi piel. Por segunda vez esta noche me despojo de mi armadura. No distingo bien si son hermosas o no, tan solo me importa aplacar mi deseo. Las monto varias veces hasta vaciarme. Apesto, salgo a tomar aire. Un cigarro, regreso al burdel. El dueño del camión solo quiere beber hasta el amanecer, también ignora a las chicas. Simplemente aplaca su sed de otra forma. Pero tendrá que mear y entonces yo tendré sus llaves. Por fin se tambalea hacia el lavabo, empujo a la morena que tengo pegada. Le pido educadamente las llaves, tras su no, le rajo el cuello. Lo saco del prostíbulo por la ventana del baño. Un último trago y subo a una habitación con la morena, me gusta. Sigo apestando. Le pago con la tarjeta del camionero, si hay crédito no hay preguntas. Por fin fuera vuelvo a respirar.

Arranco el puto vehículo, la moneda decide a la izquierda. Odio la gente que se queja en la radio de madrugada, esos locutores histéricos por la cafeína y canciones desempolvadas que no se aguantan ni a estas horas.

Mmmm, control!! Ni siquiera sé que transporto conmigo aunque lo peor es que desconozco mi destino. Entrego mi hoja de ruta al agente, mientras el segundo comprueba mi documentación. Supongo que hasta hoy mi expediente estaba limpio pero tengo la necesidad de que apeste como yo. Los chalecos antibalas no protegen la yugul

ar, el primero cae en mis brazos y cuando su compañero se da cuenta ya tiene una bala en la frente. Vamos a jugar un poco, notifico por radio la baja de los agentes. He de verificar mi mercancía antes de partir. Abro el compartimento del remolque. Son niños, mujeres, una veintena de personas. Salen como pueden y se pierden en la noche. Entro en la sala de horrores, hay un par de cadáveres. No me quito la coraza porque ha estallado en pedazos como una copa de vidrio, una mujer llora con su hijo muerto en sus brazos. Le doy mi pistola y salgo. El disparo retumba en mis oídos. Recojo la hoja de ruta del coche de policía .Grabo su destino en mi mente. Sigo en la dirección indicada en el coche patrulla, sigo apestando.

IMG-20130624-WA0001

Las primeras luces del alba asoman tras la colina que se pierde en el horizonte, de momento he tenido suerte y no me he cruzado con ninguna manada de chupasangres del desierto. Aunque supongo que a partir de ahora empezaré a esquivar los desfiles de zombies descerebrados que vuelven a sus madrigueras.

 

Necesito otro baño de sal y ropa, me estoy quedando dormido.

 

 

Like a Rolling Stone ( por Amalia Ballester)

Posted in Colaboraciones, Especial Lamedores, Relato Libre with tags , , , , , , , , , , , , , , on Miércoles, 15 \15\UTC mayo \15\UTC 2013 by Administrador

Estaba ardiendo,¡ cómo quemaba! ¡Por favor ayúdame!
Se había quedado dormida y de pronto el fuego. El refugio del cajero no fue seguro esta vez.Pero ella los había echado de allí. Eran tres crios malcriados, cría cuervos y te sacarán los ojos. Pensaba que se habían marchado.
LIKE A ROLLING STONE! Cómo le gustaba esa canción. Ella que lo había tenido todo. Un buen trabajo, un buen amante, una familia.Era la historia de su vida. Todo,dinero,comodidad pero terminaría así. Como ese canto rodado que cantaba Dylan , aunque, a ella, le gustaba más la versión de los Rolling . ¡Ah! Ese Keith Richards!! ¡Ese tipo la volvia loca! LIKE A ROLLING STONE!
¿La armónica sonaba en sus oídos, o eran sus propios gritos pidiendo ayuda?
El principio de la caída, el gran desprendimiento, fue cuando le dijo que no la quería, que todo había acabado. ¡Cobarde! pensó, no fué capaz de decirle que sólo había sido un calentón. Pero ella pensó que era el amor de su vida. Ni su hija ni su marido le importaban, solo él….
LIKE A ROLLING STONE!No eran los acordes de la armónica,eran las sirenas de la policía y la ambulancia. Los gritos de los vecinos y la cámara del cajero alertó a la policía que llegó en minutos. Peró ella ya era un bonzo. Era tarde….
like a rolling stoneEn su juventud cuando comenzó el desgaste recordó. Le habían roto el corazón pero no de esa manera. Intentó ahogar su dolor bebiendo, pero pronto perdió su trabajo, después a su familia. La niña se la quedó su marido, era lo mejor. Si no podía cuidarse así misma ¿cómo cuidaría de una niña?¡¡Imposible!!
Se había ido,ese canto rodado que decía la canción.¿Qué cómo se sentía?Pues al principio el alcohol le ayudó a mitigar el dolor,a ese monstruo que la devoraba. Lo único que su efecto pasó pronto y luego lo hacia por costumbre. De esa forma el descenso fue vertiginoso.Su familia, trabajo, todo se fue al traste. Se quedó en la calle,empezó a unirse a grupos de personas que como ella lo habían perdido todo.
LIKE A ROLLING STONE!
Se juntaban para hablar y beber. Las cervezas del supermercado más cercano a la plaza donde se reunía. Al menos no estaba sola.Sí,ella que lo había tenido todo se había convertido en lo que sonaba en sus oidos…..
LIKE A ROLLING STONE!!

98.700 mensajes para enamorarte ( y una carta para…)

Posted in Especial Lamedores, Especial San Valentín, Literatura, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre Lindastar, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , on Miércoles, 20 \20\UTC febrero \20\UTC 2013 by lindasta07

Clavel (3)

-Pasaba por aquí, he visto tu luz, y he decidido entrar… ¿Puedo decirte algo? Me encantas.

Y así empezó todo.

**********************************************************************

Era un día más de un año cualquiera. Ni siquiera recuerdo la fecha. Sé que tú tampoco.

Quiero pensar que ninguno de los dos buscábamos nada y que, sin más, nos encontramos. ¿Demasiado lejos? Tal vez. ¿Demasiado tarde? Probablemente también, aunque eso sea lo de menos.

“Lo nuestro es para siempre”- ¡Cómo me gusta escuchártelo decir, querido!- Cinco palabras que se repiten a menudo entre los miles de mensajes que hemos intercambiado, después de aquella bonita casualidad, que a ambos nos da la vida y nos hace sentir distintos.

Recuerdo que respiré esperanza cuando nos cruzamos en el camino; el mío lleno de piedras, el tuyo sombrío. Te acercaste con cautela y pronto percibí cómo me olfateabas, cómo me bebías, cómo me fumabas, y hasta cómo me soñabas. Poco a poco, como se cocinan los más exquisitos guisos, nos fuimos conociendo hasta enredarnos en esta aventura tan insensata y atrevida que sólo tú y yo conocemos. Tremendo secreto que jamás revelaremos.

Aunque hoy tenga el cuerpo tullido y malherido, sólo me duele el alma porque presiento que, desde el otro lado, me arrastran para conducirme al vacío. Sé que tendré que irme pronto, antes de lo previsto, pero quiero que sepas que seguiré pensándote cada día y que, aún allá, estaré siempre contigo y continuaremos jugando a ilusionarnos, con o sin motivo. No contábamos con esta mala jugada del destino pero, no importa, seguiremos unidos.

¿Para terminar esta carta puedo decirte algo? Me encantas, querido.

“Enamorarse es sentirse encantado por algo, y algo sólo puede encantar si es o parece ser perfección”.
Ortega y Gasset, José

Una tarde de verano

Posted in Literatura, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relato libre Omsi, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Viernes, 28 \28\UTC octubre \28\UTC 2011 by Omsi

Aquella tarde de verano le conoció completamente, sin caretas, sin temores, entregado en cuerpo y alma; pero esa misma tarde le perdió. Una tarde bastó para robarle los besos y caricias que a nadie dio. Una tarde solamente para arrancar lágrimas desgarradoras y lastimosas a una mujer enamorada.

Ese 14 de julio, David se llevó consigo el corazón de Irene.

–    Quédate más. – Suplicaba ella, aferrándose al último suspiro del encuentro furtivo.
–    No puedo, sabes que me esperan en casa. – respondía David.
–    Por favor…
–    Lo siento.

Desconsolada, dio media vuelta y sin mirar atrás, regresó a su hogar, donde su marido la esperaba.

David nunca supo que despojaba a Irene de un pedazo de su latente núcleo. Irene de antemano sabía, que la vida de su eterno amor se encontraba en otra parte, pero no le importó. Ella, al igual que su amante, tenía lazos que no podía romper por un momento de placer. Ese atardecer bastó para volverla loca.

Ese día le conoció sin tapujos, pero solo un rato bastó para perderlo. Dos vidas separadas se acoplaban clandestinamente por única ocasión, solo una tarde de verano los unió.

—————————————————————————————————

Tiempo después.

Irene, camina con paso firme por las calles del centro de Guanajuato, tomada del brazo de Luis, su esposo. Contemplan a la multitud que los acompaña, en el Festival Cervantino de la Ciudad. Una mirada llama su atención. El corazón palpita y lo siente explotar. –David – sonríe y se aleja de su paso. Irene se sujeta mucho más del brazo de su marido y le sonríe. Nada pasó, fue solo una visión. ¿o no?

Dos vidas mezcladas y separadas en una tarde de verano.

La vendimia (By Lady Cocoon)

Posted in Especial Lamedores, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Lunes, 24 \24\UTC octubre \24\UTC 2011 by Administrador

Ana y Toni hace más de 10 años que son novios cuando el mejor amigo de él le propone irse a Francia a vendimiar durante un mes por 1500 pesetas, no lo piensa ni un segundo, sabe que será duro, pero acepta. Sólo tiene que preocuparse del billete de tren y de explicarle a su chica que prefiere irse un mes a currar que pasarlo con ella de vacaciones, sabe que en vez de animarlo a vivir la experiencia será todo lo contrario, celos y desconfianza, como siempre.

En apenas una semana, Ana y la novia de su amigo los acompañan a la estación, la despedida es fría, pero bastan apenas diez minutos para que los amigos ya estén disfrutando como adolescentes de la experiencia.

Llegan a su destino y para sorpresa de ambos, al tener carrera universitaria y saber francés, les proponen hacer tareas administrativas, de puta madre – piensan- van a pasar un mes encargándose de recibir llamadas, preparar documentación y poco más. Al segundo día Toni coincide en el café con una chica francesa, a partir de ese día, él hace todo lo posible por coincidir con ella, en los descansos, en la fotocopiadora….Cualquier momento que pasa con ella es especial. Toni no necesita más que tropezar con sus pequeños ojos por encima de la pantalla de su ordenador, toparse con esa mirada que le llega al alma. Se acerca a su mesa, buscando un roce casual de sus manos, que le pueda dejar su aroma, que más tarde se llevará a los labios y besará. Quedan después del trabajo cada día y pasan horas hablando, hablan y hablan, se ríen, se abrazan…
Pero los días pasan muy rápido, la última semana duermen juntos. Sólo se abrazan. Nada más. Saben que pronto se van a separar y no quieren complicar las cosas. En este caso, como en casi todos, la razón gana al corazón, ninguno de los dos quiere fastidiar a sus respectivas parejas….Sueñan con la otra vida, y le dan gracias al que sea, por haberles dado la oportunidad de conocerse y quererse, eso sí, también piden que si de verdad existe “la otra vida”, se les permita empezarla juntos.
Llega el día en que han de volver, se despiden con un largo y apasionado beso, él sube en el tren con su amigo y empieza a llorar en silencio, y a seguir soñando con esa otra vida de la que se acaba de despedir. De repente suena su móvil y cierra los ojos más fuerte porque no quiere dejar de soñar mientras espera que la persona que está llamando se canse y cuelgue. Pero no es así.  Aprieta el botón verde, para escuchar una voz que le pregunta….cariño, ¿a qué hora llegas mañana? Tengo muchas ganas de verte….

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.180 seguidores