Fuera en algún lugar

Me mira, sí, no deja de mirarme… ¿por qué me mira? ¿Por qué no deja de mirarme? Pensaba un tanto curioso Ismael, sin darse cuenta de que él también había clavado, desde el mismo momento en que bajó por aquella escalera mecánica, su mirada en ese par de ojos negros.
Todos los días, ocho de la mañana, hora punta, coincidía con aquella morena. Siempre en el mismo vagón: el segundo, puerta central.
De forma inconsciente acudía como hipnotizado a la llamada del contoneo de sus caderas al caminar por el andén y al vaivén de su pelo, persiguiendo el revoltoso aroma que desprendía su cuerpo y parándose casualmente a su lado.
Probablemente nunca ella antes le había prestado atención y el hecho de que hoy él se sintiese observado le inquietaba y excitaba enormemente.
La línea 5, como era habitual al menos un par de veces por semana, volvía a sufrir retrasos. La gente se acumulaba nerviosa en el anden, mirando el reloj cada cuatro segundos, paseando con pasos cortos , mientras de fondo se escuchaba una especie de zumbido incómodo y alguna frase de contrariedad.
Los minutos parecían tener noventa segundos y el luminoso donde normalmente se marcaba el tiempo de espera entre metro y metro aparecía en negro, un negro tan negro como el humor de los usuarios, que reflejaban en su cara la desesperación, impotencia y el cansancio matutino.
Ajeno a todo lo que le rodeaba, excepto a aquella mirada, Ismael seguía imbuido en su mundo, intentando disimuladamente escudriñar en la mente de aquella mujer ¿por qué no dejaba de mirarle? El juego había sido divertido estos meses atrás, cuando el había sido el único que observaba y quien causaba esa sensación a medias entre lo inquietante e incomodo. Verse en la posición contraria le resultaba extrañamente desagradable, pero no tenia pensado ceder ante aquella mirada, sino sostenerla cuanto fuera necesario apostando que ella seria quien en aquel desafío de miradas perdiese.
El pitido agudo de un tren le sacó de sus pensamientos, observando que en el luminoso se podía leer: “Próximo tren va a efectuar entrada en la estación”.
La gente se apelotonaba para poder entrar como piojos en costura en alguno de aquellos vagones, claustrofóbicos, sin aire, y sin espacio suficiente para todo el personal que, como figuritas de tetris, trataban de acoplarse.
Arrastrado por la marea humana, Ismael entró en el vagón. Cara a cara, cuerpo a cuerpo, frente a el, aplastados por la masa, estaban aquellos ojos que seguían mirándole. La respiración se le aceleró al sentir el perfume y el aliento de aquella mujer tan próximo. Ambos manteniéndose la mirada sin mediar palabra, intercambiando el pesado ritmo de su respiración, iban siguiendo con su cuerpo el movimiento del tren en las vías, sintiendo el calor que uno y otro se transmitían en la fricción, sin darse cuenta como en cada parada el vagón se iba despejando mientras ellos seguían allí, pegados el uno al otro, atraídos hacia sí por una extraña fuerza.
Tren dirección Casa de Campo .Próxima estación: Empalme.
Regalándole el suave roce de sus labios ella se giró acercándose rápidamente a la puerta de salida ya abierta. El se sintió desnudo al ver como aquel cuerpo que durante veinte minutos le había arropado se había apartado, dejando a la vista de los improvisados espectadores que ocupaban el vagón su erección, sin darle tiempo a reaccionar y salir detrás de ella. Desde la ventana de la puerta observando como se retiraba despacio y con paso firme, fuerte y seguro a pesar de los altos tacones, pudo ver, mientras lentamente el tren avanzaba, como si de un mensaje del destino se tratara, en la espalda de la cazadora de aquella mujer serigrafiada la figura de una hermosa gata de grandes ojos negros y una frase: he must be out there… somewhere.
Podría que fuera el y que ella le hubiese encontrado…Al día siguiente a las ocho de la mañana volvería a la estación, a aquel andén, y a aquel vagón: el segundo, puerta central.

9 comentarios to “Fuera en algún lugar”

  1. Etiquetarlo en sexo es por algo, o sea que aunque parezca a simple vista que no, sí viene a cuento, y además es algo que ya en algun momento he comentado en el grupo. Sí. Es una de mis fantasias eróticas. Los 20 minutos de tórrida escena los dejo a la imaginación de aquel que lea, yo ya tengo mis 20 minutos en mi imaginación, y mañana, ainss, mañana, volveré a estar en la estación ocho en punto de la mañana.

    Lametones a todos.

  2. Pues genial como siempre Anna, tienes una habilidad maravillosa para la descripción y para reflejar los ambientes, algo que a mi me falta. ¡Me encantó!.

    Besos

  3. ke pasada , sentía el cuerpo de ella pegado , el calorcito, la respiración, ..esos ojos!

  4. Muy bueno Anna.

    Me encanta la atmósfera que creas y como sacas una historia de la cotidianeidad.

    Es fantástico. Los personajes son creíbles, el ritmo es el adecuado y el final está rematado.

    Salud

  5. Me encanto, me encanta como describis cada detalle.
    Te felicito!

  6. Carla, sabes lo que a mi me encanta? Saber que alguien me ha leido y que le ha gustado. Gracias por haberme dedicado tu tiempo.

  7. Bueno y tengo que decir que aqui la música no la he puesto yo, que me la han cambiado..pero, la dejo, no suena mal..me parece bien…pero realmente era el always somewhere de nightwish..por si os da por oirla…

    Lametones con sabor a como se puede estar tan cansada!

  8. Pero qué poderío, yo quiero ser esa belleza de ojos negros…… historia de tren incluída.
    Deberías añadir una 2ª parte.
    Lametones

  9. Nikki, segundas partes en mi caso nunca fueron buenas, seguro que si la hago le quito el empalme y la proxima estación seria paseo de los melancolicos…asi que mira, mejor que se quede ahí, y vosotros soñad que paso la mañana siguiente …o a la otra..
    Nikitta, por cierto, muchas gracias por todo el tiempo que me has dedicado hoy.

    Un lametón guapetona, sigue en pie Toledo, y si no te obligaré a enseñarme tu isla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: