Pánico sacramental (Por Barrut)

El 13 de abril de 2009 salgo de la cárcel de Soto del Real, me decepciona bastante la salida de la carcel, no esperaba una recepción multitudinaria, pero qué menos que una despedida emotiva de aquel vigilante con el que compartiste algo más que la mirilla de una escopeta. Sin embargo me encuentro solo en medio de una carretera arenosa, con el ruido sonoro y metálico de la puerta al cerrarse que aun tiembla en mis timpanos y un perro rascándose la oreja mirándome con indiferencia.

Afortunadamente mi primo ha tenido a bien dejarme el coche aparcado enfrente, cojo las llaves de la mochila con mis cuatro pertenencias y entro en el coche. Quito la barra del seguro. Tengo sensaciones extrañas, no sentía el olor a coche hacía años, asi que por un momento apoyo las manos en el volante y dejo que las sensaciones me invadan. Nunca habia pensado que el lamentable hedor del pino verde llegaría a serme familiar.

Arranco el coche y no miro atrás, avanzo unos kilometros y de pronto me encuentro algo que me obliga a pararme. En pleno atardecer una mujer está parada en el arcen de la carretera, su sombra se proyecta alargada en la carretera, me mira sonriendo y jugando con su pequeño bolso, tiene una actitud basante provocativa por lo que deduzco que se trata de una prostituta. Cinco años despues, el momento que tanto había esperado se haría realidad, aunque fuera pagando.

La negociación no es muy dura, ella necesita el dinero, está anocheciendo y un cliente tan pronto le saldrá a cuenta. Insiste en que vayamos bajo un arbol que hay en una llanura, pero yo prefiero un lugar más tranquilo y nos alejamos de la zona. Por el camino estoy completamente excitado por lo que va a ocurrir, pero mantengo la compostura porque quiero disfrutar del momento. Tras atravesar un desierto, a mi juicio más grande que el del Gobi, aparco en un saliente de la carretera escondido tras unos matorrales y cubierto por un par de arboles.

Llevo a la chica atrás, empezamos a desnudarnos, no me deja besarla en la boca, me quita los pantalones con su pie y yo me quito la camisa con las manos, cuando de pronto, un destello me sobresalta, en plena oscuridad una niña vestida de comunión se acerca lentamente al coche, va arrastrando sus pies, los bajos del vestido estan raídos y sucios y su apariencia es espectral.

La puta empieza a darme prisa al ver mi pasividad, pero dada la situación no puedo hacer otra cosa. No esperaba que el dia de mi desahogo despues de cinco años un fantasma apareciera para joderme el momento. Pero la niña espectral está ahi, y ahora su mirada perdida me mira fijamente desde el exterior de la ventana.

Decido luchar contra mis miedos, cojo la barra de seguridad, salgo del coche por la puerta opuesta a la niña, doy la vuelta dando zancadas y le grito – sal de aqui!!! Fuera de mi vista!!!!-. Ella levanta la cabeza y alarga su mano para tocarme. La puta se ha dado cuenta de la situación y grita presa de un ataque de histeria mientras intenta vanamente vestirse.

-he perdido a mis padres- susurra la niña.
-Si si…ya lo se…moriste en esta curva y no se que…-Se abalanza sobre mi pero antes decido apartarla de un empujón, cae sobre el suelo y enfurismado descargo toda mi ira de un certero golpe en la cabeza con la barra. Entro en el coche y arranco derrapando alejándome de la escena. La puta no para de gritar, me giro para decirle que se calle y al volverme me doy cuenta que me he salido de la carretera y me dirijo de lleno a un tronco robusto, doy un volantazo pero no puedo evitar chocar contra él, el impacto lateral es brutal. La puta ya no grita. Me giro para ver como está y veo su cuerpo mezclado en un amasijo de hierros. Todavía aturdido salgo a tientas del coche y escucho la sirena de un coche de polícia. Afortunadamente alguien ha dado el aviso. No puedo sostenerme en pie y caigo desmayado.

Al dia siguiente me levanto en un hospital, un agente de policía está sentado junto a mi, me incorporo un poco y me mira con desden.

-Ayer por la tarde hubo un accidente en la carretera- dice con una voz ronca
-Lo se- digo palpando una venda en mi cabeza
– Murieron dos personas- añade
-Agente, solo iba con una prostituta en el coche, perdí el control y me estrellé-
-Porque perdió el control?, los análisis indican que no iba borracho-
-No me creerá agente-
– Inténtelo-
-Vimos a un fantasma, un espectro como si fuera una niña vestida de comunión se nos apareció en mitad de la noche, y presos del pánico huímos despavoridos-
-ya veo-

El agente se levanta de la silla, se gira para mirar a traves de la ventana, y con las manos cruzadas tras su espalda, sigue hablando mientras mira al infinito.

-Como le decía, ayer por la tarde hubo un accidente. Murieron dos personas, venian de celebrar la comunión de su hija-.

Anuncios

5 comentarios to “Pánico sacramental (Por Barrut)”

  1. Aun tengo los pelos de puntaaaa, acaba de salir de la carcel y ya vuelve x cargarse a una niñita vestida de comunion……. sigue con el relato Barrut, no me dejes con la intriga hombre, te prometo un extra de lametones calenturientos.

    Besucos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: