B.

schulz
Me abroché la gabardina inglesa y embutí los guantes en mis manos, tan afiladas. Tomé sombrero y cigarette y me dispuse a salir a la noche helada de la ciudad periférica y subpoblada. Poca ciudad. Bajo presupuesto.
Caminé encogido, buscándome los pies por temor a deslizarme a los abajos, a la subciudad proletaria. Abundantes oquedades en el cemento traidor.
Vi a lo lejos luces desconocidas. Por el lado de allá no hay almas, pensé. Tomé la pluma del fondo del bolsillo de la gabardina inglesa con una de mis manos, tan afiladas. El bolsillo de la derecha; la mano derecha. Dejé la zurda para el bofetón oportuno o para arrojar nieve. Una ingenuidad. La nieve era dispersa, ocasional, y además fina.
Oí una conversación. Tres figuras alargadas me observaban desde lo alto de un muro que no debería estar allí.
Noté la trayectoria de un objeto pequeño, difusamente.
Las figuras susurraron. Yo apreté la mano sobre la pluma dispuesto, no sabía cómo, a tajar a tientas.
Un segundo objeto rozó mi rodilla. Me sentí débil. La gravedad me ganó. El espanto, la incoherencia, el tacto frío y húmedo del suelo. Fue todo uno.
Lo que vi no era bueno. Vi el símbolo. Asumí que habían terminado mis días.
Ignoro cuánto tiempo transcurrió hasta que recobré la consciencia.
No sé cómo, la oscuridad me calmó. Noté con sorpresa que no estaba atado. Sentí que desde algún ángulo del recinto alguien me estudiaba.
No intenté moverme. Esperé la reacción del otro. Desdeñé las palabras. Juzgué que el mutismo y la inmovilidad me favorecían. Palpé con torpe discreción el bolsillo derecho de la gabardina. No me extrañó el contacto del arma improvisada en los fondos.
Entonces tía Gertrud encendió la luz del salón; y me convencí de
que no volvería a paladear su Frescobaldi de 1897.

Anuncios

5 comentarios to “B.”

  1. Increible final…

    Claro, si te bebes un Frescobaldi de 1971…. que no sé en que punto de fermentación se encontrará!!!

    Me encanta como combininas conceptos.

    Un abrazo

  2. Me dejas a cuadros escoceses, xammar, te lo juro, ojiplática y con la boca en un perfecto arco circular, ohhhhhh
    Eres un escritor estupendo, me ha gustado mucho el ritmo que le da al texto el uso de frases cortas. Me ha descolocado el final, yo ya iba adelantándome a los acontecimientos y montandome mi propia película alternativa. No he atinado ni de lejos!!!!

    Es un corto brutal, prodígate más!!!!
    Saludos

  3. Hola Xammar! que alegria leerte! Bueno creo que voy por la mil cuatrocientas tres veces…y aun lo estoy flipando, asi que no se si para mantener los ojos de Candycandy ponerme una copa en vez de comer y seguir releyendote…

    Lo dicho, que a ver si te dejas ver mas los ojazos!

  4. Xammar, me has descolocado con un final inesperado.

    Me encanta tu forma de escribir.

    ¡¡Genial!!.

    Muacs y continúa deleitándonos.

  5. Sin palabras, me dejas sin palabras, ¡¡INCREIBLE!!. Me encanta el final es rompedor jajaja.

    Por cierto yo ya espero ansiosa la publicación de algunos de tus poemas, a ver si no te haces tanto de rogar.

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: