MÁS CHUTES NO

Se levantó con el cuerpo compungido, como cada mañana. Había dormido poco, como siempre. Hoy volvería a ser un día monótono. Salió de la chavola y estiró los brazos. Desde que metieron a su mujer en la cárcel, la casa estaba peor que nuca. Suciedad y mugre por todas partes. Se lavó un poco la cara en una palangana dónde aún quedaban restos de agua del día anterior. Se subió al SEAT 132 que había robado hacía un par de días, o tres, ya no lo recordaba.

Salio derrapando del poblado. Los Chunghuitos de fondo. Las ventanillas bajadas. Un cigarro en una mano, la otra lleva el compás contra el volante, forrado, de piel de vaca. El acelerador a fondo hasta llegar al bar de los Hermanos Luque. Enciende otro cigarro. Hola, le dirige a la parroquia. ¿Habéis visto al Chino? No, le contesta el camarero. Aún no ha venio. Pos me voy a cagar en su puta mare. Le dije a las ocho en punto aquí y ya son las nueve. ¿Qué mierda sa creio? Li voi a meté una patá en el culo que se va a enterá. Ponme una coñá Migué. Tito, mira que es mu de mañana pa ir pimpando tan pronto. Otro que se creer mi mujé. ¿No te dicho una coña? Tú pá que estás pa darme la brasa o pá servirme una coñá. ¿Y esta cuando me la piensas pagá? Eso ya veremo, ponme una coñá y no seas pesao Migué.

– ¡Hombre! Chino, no te dije que a las ocho aquí. Llevo una hora esperándote.

– Me sobao, pero no me seas julandrón, Tito. Que t’acabo de gipiar con mis acais cuando has entrao. ¿Qué pasa? ¿qué tas levantao de Kie? ¿Nos vamo?

– Perate que me tomo la coña. Tómate algo.

– No quiero ná, amonó.

– Joer, que prisas chacho. ¿Has pillao el bardeo?

– Sí, pesao. Amonó.

******************************************

– Conduzco yo.

– ¿Tas tonto? Este buga me lo he pillao yo, lo conduzco yo.

– ¿A quien le has chorizao?

– A un pringao. En las casas altas. Y el peluco,  guapo, mira.

– Ostía ¿eso es coloraro?

– Sí. ¿A que mola? Le metí la pipa por la ventanilla.

– Ostía Tito, ¿tú eres idiota o qué? Van a venir por ti. La pasma ya te conoce.

– Que era un pringao.

– Sí, un pringao, un pringao, en cuanto le saquen tu foto vienen a por ti fijo. Me cago en to lo que se menea. Tito, ¿tú tás mal del perolo? Para, yo no voy.

– Te vas a rajar ahora? Una mierda.

– Que nos pillan fijo. Esta semana me quedo en mi keli y no salgo. Que pares te dicho.

– Primo, ¿ahora me dejas tirao? Que a mi no me fía el Moro. ¿De ande quieres que saque yo el caballo?

– Que yo no vuelvo pa la trena.

– Mira, amonos pá Vallecas, le pegamos un palo a un estanco y esta tarde estamos aquí, te lo juro.

– ¿A Vallecas? Tú tás flipao, si son má de sai horás.

– Esta tarde tamos aquí, te lo juro por mis niños.

– Písale, písale.

Más chutes no
ni cucharas impregnadas de heroína
no más jóvenes llorando noche y día
solamente oír tu nombre causa ruina.

 

expoquinquis_1

Ir a Exposición CCCB

 

Anuncios

5 comentarios to “MÁS CHUTES NO”

  1. jajaja!! me ha encantando el dialogo.
    hay que tener mussho arte pa escribí asin de bien !!
    En serio, escribir como hablan es muy dificil, y casi se escucha el acento cuando lo lees.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: