Cuento de Navidad

Ahmed se paseaba a lo largo del muro de hormigón que aislaba su casa del resto del mundo. Paseaba jugando con sus amigos tirándose piedras y restos de uniformes israelíes que habían quedado tras la última incursión armada. Ahmed tenía hambre, y tenía frío, pero no por ello perdía su sonrisa infantil que sólo un niño de 7 años puede darte. Su madre siempre le decía que, pasara lo que pasara, hablara con quien hablara, jamás perdiera la sonrisa. Luego un misil destrozó su casa y a su madre con ella. Pero él no perdió la sonrisa, su madre se lo había hecho prometer.

Ese año el invierno había sido más frío que de costumbre, y Ahmed buscaba entre los escombros trozos de vigas de madera y restos de muebles para poder calentar el agujero donde había improvisado su casa. Allí compartía alojamiento con otros niños que se encontraban en su misma situación. Por las mañanas, al salir el sol, se desperezaba y corría por la calle hacia el horno de pan donde una amable señora le daba todos los días una hogaza para comer. Supongo que no se podía resistir a aquella sonrisa que le miraba desde la ventana… Después, se volvía a los escombros a buscar cobre, plomo, objetos que pudiera vender a los bazares y sacar unos cuantos shekels. De vez en cuando algún turista occidental le daba unas monedas o algo de comer. Pero sin duda, el día que más le gustaba era el de la venida de las ONG’s. Ese día sí que comía bien, y si tenía suerte, hasta le daban algo de ropa limpia, que no nueva… Pero últimamente los occidentales que venían cada semana ya no se pasaban por allí. Creyó escuchar a unos vecinos decir que los israelíes habían cerrado la frontera, y que no dejaban entrar ni salir a nadie, y que como esto siguiera así, acabarían pronto con sus suministros, pero como era una conversación muy aburrida, no prestó demasiada atención. ¿Quién prestaría atención a unos viejos hablando de mal humor cuando por delante de ti pasaba una columna de hormigas?

Las cosas se pusieron peor desde entonces. La amable panadera que le daba de comer ya no pudo hacerlo, se había quedado sin harina y no podía hacer pan, y ya nadie quería las cosas que encontraba entre los escombros. Comenzó a sentir hambre, mucha hambre. Su débil cuerpecillo ya no podía tirar de él como antes, y poco a poco se fue recluyendo en su agujero.

Un día, escuchó un gran revuelo en la calle. ¡Eran los occidentales, que habían vuelto! ¡Por fin, comida! Como pudo, reunió las pocas fuerzas que le quedaban y salió a la calle buscando desesperado a aquellos hombres blancos que venían a salvarle. Al llegar, vio a muchos niños alrededor de los occidentales, y como un alma en pena se dirigió a ellos, con la mano extendida y la palma hacia arriba, con su eterna sonrisa en los labios y una chispa de ilusión en los ojos. Entonces, el hombre blanco le depositó algo en la mano. “Merry Christmas, boy”, le dijo. Ahmed se miró la mano y vio que le habían regalado un camión de juguete. Atónito, inerme, seguía mirando el camión sin saber muy bien qué significaban las palabras que acababa de oír. Entonces, miró al hombre, que lo miraba con cara de espectación. Ahmed sonrió y dijo “shukran”, se dio la vuelta y desapareció. Al volver a su agujero se acurrucó en un rincón. Mientras se desvanecía para siempre, por primera vez en su vida desapareció la sonrisa de su cara. Entonces, pensó “¿habría podido cambiar el camión por comida?”…

19 comentarios to “Cuento de Navidad”

  1. !ah! la navidad nos inspira a todos en WordPress, no? 😉

    Conmovedor. Me gustó mucho la historia, el contenido de tus palabras supo tocarme las fibras del corazón.

    Un saludo.

  2. Me viene a la cabeza la amanida frase de que el sentido común es el menos común de los sentidos.

    Feliz Navidad para todos, en especial para Ses Illes!!!

    Bon Nadal

  3. Me encanta que hayas sacado una realidad dura para unas fechas como estas, que parece que el mundo fuera disney world y nosotros, sus habitantes, teletubbies. La miseria y la degradación no se toman días libres… ni la estupidez humana.
    jo,jo,jouuuuu… feliz navidad…

  4. No solo en Navidad deberiamos tener presentes ciertas cosas, aunque para aquellos que nunca lo piensan, no está mal recordarselas aunque solo sea una vez al año.
    Triste cuento, pero real como la vida misma. Que triste que desde nuestro consumismo no seamos capaces de recordar cuales son las necesidades básicas y que en ocasiones hasta nos haga olvidar incluso los valores esenciales.

    Lo dicho, que lo paseis bien y que cada uno disfrute estos dias como mejor le parezca y con quien más le apetezca.

  5. Cada vez que lo leo se me ponen los pelos de punta.
    Terrible historia que se repite una y otra vez.

  6. Os vais a reír, pero a mí me pasa lo mismo que a la Elo. Hoy me lo he releído, y se me ha puesto el vello de punta, joer…

    Bueno, en cualquier caso, ¡Feliz Navidad a todos, todas y todes!

  7. Pues ya somos tres los que tenemos los pelos como escarpias. Una dura realidad, la otra cara de la moneda. Mientras unos contemplamos luces de colorines, nos quedamos bobos y pasamos horas y horas de tienda en tienda y muchos de nuestros niños lloran porque el coche que han pedido no era de su color favorito. En el otro lado del mundo hay niños que mueren de hambre, enfermedades absurdas y completamente curables y de frio. Eso si no les mata antes una bomba o un tiroteo.

    Gracias Rhay por emocionarme y por hacer que se me saltásen las lágrimas por un verdadero motivo.

    Así de justo y equitativo es el mundo donde vivimos

    Besos

  8. ooooh!
    que triste final!
    me ha gustado mucho , estaba yo pensando en hacer uno sobre palestina, será que se ma había olvidado ésto que nos tenías guardado…

    Shukran Rhay, me ha encantado!

  9. Este relato debería dar la vuelta al mundo. Me has dejado sin palabras y, efectivamente, con el vello de punta. Gracias.

  10. Rhay me ha gustado mucho, me uno a los que se les puso el pelo de punta.

    Yo no celebro la navidad, total no sé si existió Jesús y si que es una fecha para recordarnos el solsticio, una tonteria de celebración.

    Esta sociedad está envuelta en el consumismo, estos dias se derrocha el dinero, al mismo tiempo las dificultades por las que pasa el tercer mundo no se nos muestra, se hacen invisibles.

    Para lavar la conciencia muchos optan por regalar juguetes que ya no se usan para dar a esos niños…no pensamos que ellos lo que quieren es salir de la miseria.

    Un cuento digno para hacernos recapacitar.

  11. Gracias Ayla, me encanta verte por aquí, sabía que el cuento de Rhay iba a gustarte, retrata una realidad diaria que parece que ya no nos afecte a la mayoría.

  12. Rhay, ese cuento lo tendría que leer todo el mundo para que la humanidad reflexionara un poco.
    Felicidades, artistazo.

  13. Rhay…..eso no es un “cuento”… eso es la vida real.

    Para los que tenéis conciencia…
    ahí va un dato más escalofriante, si cabe…:

    ¿sabési lo que cuesta un soldado de EE.UU. al año…?
    Un soldado ( 1 ) cuesta 1 millon de dólares al año….
    Un soldado español (1) cuesta al año medio millon de euros.

    Y ahora decidme si no es para meterles fuego en el c…….

    De mala hostia que estoy toda la mañana…..

    Lo siento, pero no deseo ninguna Feliz Navidad a nadie…..

  14. ¡Qué triste!…¡Y qué real!
    Mientras unos derrochamos y nos quejamos por todo, otros ansían lo mínimo para sobrevivir…¡Así hemos creado, para nuestra propia vergüenza, este mundo!

    Enhorabuena, Rhay, por tu precioso relato.
    Mil besos.

  15. BUENOSDÍAS, ahí está el tema. El título está puesto con toda la intención del mundo, porque sé que lo que cuento pasa a diario, no sólo en el lugar donde yo lo sitúo, sino en muchas partes del planeta.

    Es evidente que todos los días hay niños que se tienen que levantar antes del alba para ir a trabajar al campo o a la mina, todos los días hay niños que son reclutados para las guerrillas, todos los días hay miles de niños que se mueren de hambre a pocos km de los muy bien preparados campamentos militares extranjeros, todos los días hay miles de niños y sobre todo niñas que se tienen que prostituir, no sólo para poder comer ellos, sino para mantener a sus familias, y suma y sigue.

    De ahí que cada vez que veo en la televisión un anuncio del tipo “regala el bolígrafo solidario” o “un niño, un juguete” se me abran las carnes hasta la médula y me pregunte si el mundo en el que vivimos está bien de la azotea, o por el contrario tiene serios problemas mentales…

    Saludos.

  16. Rhay si te contara……..

    Un campamento de refugiados…..recibe toneladas de….leche en polvo…… ( puedes pensar..¡¡ bien..¡¡)… pero de donde c… sacan el agua…¡¡¡ es que los politicos son unos g…………s

    Lo siento de verdad, pero habría que hacer una hoguera con todos ellos… pero eso y es para escribir “otro cuento”.

    ahora sí…..

    Os deseo a todos un año nuevo con tiempo, ganas y dinero para ser solidarios… pero con la cabeza…¡¡

    Besos…

  17. Igualmente.

    A ver si el año que viene tenemos un poco más de sentido común y gastamos el dinero en lo que hace falta de verdad, y no en gilipolleces.

    Es increíble pensar que con el presupuesto de defensa de seis meses de los EE.UU. se acabaría con el hambre en el Mundo para siempre…

    Saludos.

  18. Que voy a decir que no se haya dicho ya.Rhay, ya sabes que soy fan tuya.Eres genial tio.Muaks.

  19. Rhay, el relato es estupendo, triste pero real.

    Somos unos hij… de pu… que sólo pensamos en nosotros mismos, como no lo vemos no nos acordamos de los millones de personas que pasan hambre, pobreza, guerras…

    Y lo peor de todo es que para 4 que intentan ayudar de verdad, sirve de poco, los gobiernos se quedan con parte de las ayudas que se envían para negociar.

    Resumiendo: tu relato es muy muy bonito y ojalá llegue lejos y haga recapacitar a muchos, como a nosotros nos ha llegado al corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: