María, madre de Dios.

Yo no esperaba todo esto cuando le expliqué a mi madre que aquel ángel había venido a verme y que me había dicho que Dios me elegía como madre de su hijo. No me creyeron, pasaron días y días discutiendo y mirándome con cara de querer estrangularme. Entiendo su disgusto, su preocupación por mi y el honor manchado, “la niña está loca, ¿como vamos a casarla con José sin decirle que está loca?” decía mi padre, mi madre en cambio se pasaba el día callada observándome.
Cuando por fin ella comprobó que mi estado había cambiado, la cosa en casa se transformó, de repente, todo eran mimos, llamaron a José y entre sonrisas y halagos me obligaron a contarle entre lágrimas mi historia del ángel y el hijo de Dios. Que vergüenza pasé, a aquel hombre lo había visto una vez y escondida tras la cortina de la sala el día que vino a casa para concretar el matrimonio.
Y ahora aquí estoy, en un establo, entre gente a la que no conozco, gente que no para de hablar, de traer regalos para el niño, con una enorme estrella encima que no deja descansar, mi marido José con esa cara de ilusión y regocijo que no se si tomar como aprobación o como burla.
Pero lo que mas nerviosa me pone es el ángel, ¿qué hace aquí? ¿viene a admirar “su obra”?
Mi marido aún no lo ha visto bien, desde donde él está, la luz de la estrella le deslumbra, pero como a uno de los dos le de por moverse medio metro de donde está, se dará cuenta, seguro que se da cuenta, con mirarlo una sola vez se ve el parecido, esa piel blanca, ese pelo rubio, esos ojos claros.
He de disimular, seguir como si no le hubiese visto allí colgado, si yo no le miro, tal vez nadie se de cuenta de nada.
Pero si, alguien se ha fijado, ese señor tan raro del rincón, no le veo bien, está en la penumbra, pero tiene algo raro, es como si se hubiese caído en el cubo de los tintoreros, todo rojo y no se si será efecto de la luz, pero juraría que tiene cuernos y ¡hasta rabo! Creo que el cansancio me hace ver y oír cosas extrañas, de sus ojitos burlones sale como un destello, ríe sin parar y me está poniendo nerviosa.
Ay, y ahora llegan tres personajes con ropajes extraños, con séquito y hablando unas lenguas extrañas, traen tesoros para el niño, ay Dios, ay Dios mio, yo no se como va a acabar esto, pero mucho me temo que nada bien, no entiendo nada, quiero irme a mi casa, que nos dejen en paz, yo solo quiero criar a mi niño como cualquier madre. Pero no, José está convencido de que el niño es el hijo de Dios, cualquiera le dice que no, que el padre es el Gabriel, me matan entre todos.
En fin, lo mejor es hacer caso a mi madre, “tu calla y dejate llevar, tu hijo es el hijo de Dios, tu marido es un hombre bueno y honrado y recuerda hija mía, la otra salida es la muerte por lapidación”.

Anuncios

13 comentarios to “María, madre de Dios.”

  1. Sí, sí, loca… Loca de atar estaba la pobre…

    ¡jajaja!

    ¡Felicidades, Gutta!

  2. VIRGEN Y SIN PECADO CONCEBIDA!HOSTIAS!

  3. si, si Tiri, sobre todo hostias jajaja
    pero a la pobre, menudo papelón le tocó

  4. jaja, con el angelito aguantando el papelito!!

    si ya lo decia mi abuela : niña que ha que aparentar decencia

  5. Estaba claro, la Virgen y el Arcángel… ahí hay tema, jajajaaaa.
    Muy bueno Gutta!!

  6. Allá quien lo vió allá quien lo contó!;))))

  7. Jo………… que jartá de reir me he dado…¡¡¡¡

    buenisimo…..de verdad……

    Real como la vida misma……¡¡¡¡¡

    Gracias guapa por alegrar estos dias…..que falta hace…¡¡¡

    “estoy embarazada….”
    “¿quien es el padre..?????”
    “el espiritu santo….”…

    ( a ver si “cuela”…….) jajajaja…

    besoooooos

  8. xoxeteeeeeeeeeeeeeeeeee, jajaja, me alegro que te guste BD, ya se que tu no eres de vírgenes ni de santos pero no sabía como ibas a tomar a mi virgencita guapa.
    Gracias por comentar y darme ánimos.

  9. Jajaja, una explicación bastante lógica.

    Debía de ser una excusa muy común en la antiguedad, hay varios dioses anteriores a Jesús que también nacieron de vírgenes:Attis de la virgen Nana, Buda de la virgen Maya, Hércules de Alcmena, Horus de Isis más viuda que virgen, etc.

    Me pregunto si no existiria en secreto en esa época la inseminación in vitro, jeje.

    Tanto hacernos creer en el milagro de la inmaculada concepción y resulta que ya lo habían inventado antes.

  10. Je,je,je…Me encanta, Gutta.

    Si cuela, cuela…

    Vaya sufrimiento y qué tensión tendría la pobre Virgen, haciendo de controladora de movimientos, para que la estrella y su “marío” no se movieran y saliesen a relucir los parecidos razonables de la criaturita, ¿no?…je,je

    Besazo.

  11. Pues yo creo que coló y muy bien, joer es que no tiene comparación eso de morir por lapidación tiene que ser “mu malo” jajajaja.

    ¡Me ha encantado Gutta!

    Besos

  12. Es genial!!!simplemente genial!te felicito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: