Versos Elementales II

II

Purpúrea sombra que el sol ilumina
desde las alturas del camposanto,
proyectas cristalinos despertares
de conciencias y llantos vespertinos.

Eres tú, dulce sombra de la duda
presente de la muerte al nacimiento,
autora de la pícara ironía,
cuna atávica del pensar humano.

Si no fuera por ti, anhelo delirante,
crisol entre verdades y mentiras,
objeto de bajísimo deseo,

sería el hombre cuerpo inanimado
sumido en la corriente erosionante
de aquel que espera en su rincón la muerte.

Anuncios

4 comentarios to “Versos Elementales II”

  1. Muy bueno, Rhay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: