Versos Elementales III

III

Plúmbea soledad de amaneceres rotos
esculpida por años de desidia,
mar infranqueable de tormento
cebado por la intransigencia humana.

Años, diez, convertidos en condena
por la mano descarnada del silencio
que desgarra la piel golpe tras golpe
transformándose en el cómplice perfecto.

Vida, amor, quemados en la hoguera
por los puños de las manos asesinas
que pretenden arrancar de las entrañas

un llanto de agonía dolorosa,
un grito inmenso que libere el cuerpo
de esa cárcel que llamaste matrimonio.

Anuncios

13 comentarios to “Versos Elementales III”

  1. la mano descarnada del silencio

    nos apreta los dientes

    y probamos nuestro

    veneno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: