Estupor

¡Vete a tomar por culo! ¡Fuera de esta casa!

Se oyó un crash, un bang y, acto seguido, un slam.

State of coma

****

Llovía. El aguacero le había sorprendido en medio del bosque. Había estado dando vueltas sin dirección alguna durante horas. En cualquier otra circunstancia le hubiera bastado con hacer caso a su infalible sentido de la orientación para encontrar el camino de vuelta a casa, pero, claro, tampoco tenía una casa ya a la que volver.
Se pasó la mano por la cara, intentando despejar su campo de visión, y le llamó la atención la sangre que se disolvía sobre su palma, mezclada con la lluvia. La herida de su frente seguía manando hileras de sangre que corrían a lo largo de su cara, tiñendo de rojo las gotas que se formaban en su barbilla, y que ahora recogía en su mano. Ni siquiera le dolía.
Dentro de la confusión que era su mente, el instinto de supervivencia se abrió pasó, buscando con la mirada un lugar para cobijarse de la lluvia. A través de la cortina de agua sus ojos se toparon con la figura de lo parecía un viejo olivo.
Se hizo un ovillo, apoyado contra el tronco del árbol. Sus ramas le proporcionaron una mínima protección contra la tormenta y el viento. Tenía frío. Había perdido bastante sangre y una extraña debilidad comenzaba a hacer mella en su maltrecho cuerpo. Al cerrar los ojos las imágenes volvieron en tropel, amontonándose.
El cadencioso ruido de miles de gotas cayendo sobre el bosque le condujo a un estado de sopor y pronto, agotado, se quedó dormido.

***********

El calor del sol sobre su rostro le hizo despertar. Su herida ya no sangraba e incomprensiblemente se sintió con fuerzas más que suficientes para seguir su camino. El cielo parecía más azul que nunca y los olores más acentuados, como si no hubiese fumado jamás en su vida, volvía a olerlos como cuando niño.Le apeteció un pitillo, pero al llevarse la mano al bolsillo, sorprendentemente, no tenía tabaco.
-¡Mejor! Pensó, y siguió caminando sin rumbo, maravillado cada vez más por lo bello de aquel paraje que , aunque le resultaba familiar, no recordaba haberlo sentido anteriormente tan hermoso.

Un dulce olor a pan recién hecho, como el que hacía su abuela, le llevo casi hipnotizado hacia un pequeño pueblo, de poca gente, menos casas y ningún bar para comprar tabaco, aunque lo de fumar parecía que ya se le había pasado, pero, a pesar de no sentir ni hambre ni sed, aquel olor era tan rico…En una pequeña plaza con una fuente de tres chorros sin agua que aún  dejaban escuchar la risa gorgoteante de las secas gotas al caer, las niñas jugaban a Churro mientras los niños jugaban al pasillo cantando: “Han puesto una librería, con los libros muy baratos, con los libros muy baratos”.Pasó por medio del pasacalles cantando con los niños:” Con un letrero que dice, aquí se vende barato, aquí se vende barato” mientras meneaba al son la cadera.
Y siguió su camino paseando por los mejores recuerdos de su infancia, cuando jugaba en verano en la plaza del pueblo a churro, haciéndose el gallito con sus amigos delante de las niñas, mientras de reojo miraba a… sí!, a Maria!, aquella de los ojos negros y larga trenza. Que preciosa era, y que desafortunado siempre el grito de la abuela: ¡Vicente!, ¡ve a llevar el pan a la era a tu padre!, justo cuando creía que Maria le iba a lanzar una sonrisa o un beso….Pero el olor a pan recién hecho también era reconfortante, quiza tanto como aquella supuesta sonrisa o soñado beso.

******
Toc, toc, toc.

Perdone, ¿se puede?-Preguntó el policia, entreabriendo la puerta, blanca.
Sí, adelante.
¿Alguna mejoría?
Hasta el momento ninguna– respondió bajando la mirada al suelo y arrugando los labios para contener un suspiro –. Lleva dos años aquí, y ya no sé que sería mejor. Si despierta, sé que irá a la cárcel por homicidio…y en su sueño, le veo todos los dias con esa cara tan plácida….No sé nada de su vida, ni por qué pasó lo que paso, pero..
Bueno..Sin peros, ya sabe que si hay alguna novedad debe avisarnos.
Si, señor.
Entonces , no la entretengo más. Dejo que siga con su tarea.
La enfermera, sentada, cogió el libro de la mesilla, lo abrió, lo puso en sus rodillas y apretando sus manos a las del paciente, continuó leyendo:
Todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan”

Y una sonrisa se dibujó en su boca, cuando, a modo de guiño, volvió a sentir la presión de un dedo, quizá esta vez el corazón, en la palma de su mano..

Anuncios

6 comentarios to “Estupor”

  1. un final preciossisísimo!
    al principio la música me ha parecido un poco bestia, ..pero pal final le ha veido al pelo.

    la sensación de la plaza del pueblo en un dia más azul que nunca y el calor del sol lo he sentido perfectamente, ..me ha gustado muchísimo, ..la conversación de ella con el madero.

    mu chulo Anna, Graciassssssssss!!!!

    bss y bbssss!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: