COMIENZA EL JUEGO

SU ÚLTIMA REVERENCIA IX : Comienza el juego.

Por Silas McCain


 

Que paradojas tiene la vida, hoy que estoy disfrutando más que nunca. Ni el dinero, ni el éxito profesional me han dado jamás tanto placer. Como han picado todos el anzuelo, como han caído en mi trampa. Siempre se me dieron bien las escenas dramáticas, esto de hacerme pasar por más enfermo de lo que estoy ha sido una buena argucia. Con que solicitud, los muy cretinos, me iban pasando el puñal que uso de abrecartas, con que caras de hipócritas me miraban, a la vez que preguntaban si me sentía mejor. Cuando todos están deseando que me muera y heredar todo lo que tengo.

Hoy por fin se saldrán con la suya, pero no como ellos esperan. Hoy es la noche de mi muerte, una muerte premeditada, algo en lo que llevo pensando desde hace años. Todo empezará o terminará según se mire. Mi viejo y leal mayordomo espera mi llamada para administrarme un potente veneno, que ni el mejor equipo forense será capaz de detectar, ya que no quedará ni un resto en mi sangre. Y no es porque mi pobre James sepa lo que va a hacer. No, no se merecería vivir con ese cargo de conciencia. No, James pensará que me está administrando el somnífero como cada noche. De todas las personas que me rodean él es el único que me ha tenido aprecio.

Será una muerte indolora, solo me tendré que recostar en la cabecera de mi cama y esperar a que me entre el sopor liberador. Luego vendrá la segunda parte de la obra tan bien escenificada. Un asesino a sueldo entrará por el balcón de mi habitación, no tendrá ningún obstáculo, es la noche libre de la servidumbre y mi querida familia ya estará en la fiesta anual de la fábrica. Este criminal va a ganar mucho dinero por apuñalar a un muerto. Un dinero limpio y fácil. Nada le puede apuntar como sospechoso, no dejará huellas ni tendrá que forzar nada. Una vez cumplida su misión pondrá tierra de por medio y vivirá como un rey el resto de su vida. ¿Quién puede creer que una fortuna como la mía se ha hecho sólo a base de trabajo y suerte? Uno tiene que tener sus contactos y muchas veces estos tienen que pasar no sólo por las altas esferas.

Y así yo habré cumplido mi sueño. Vengarme de los cuatro buitres que me rodean y cargar la culpa sobre ellos. Sé que cerrarán el caso por falta de pruebas, que ninguno pagará por un asesinato que no han cometido… Pero tendrán un castigo peor, vivirán toda su vida con la duda de quien fue el que me asesinó. Desconfiarán los unos de los otros y vivirán con miedo, porque tal y como le dejo escrito a mi “querido” abogado una de mis voluntades será que no pondrán vender la mansión. Los cinco tendrán que vivir allí todos juntos por el resto de sus días. El que no cumpla esta condición quedará desheredado. No puedo evitar la satisfacción que me produce pensar que esos cuatro egoístas no podrán disfrutar de mi dinero en plenitud ya que otra de mis cláusulas dice claramente que si alguno de mis herederos muriese, su parte de la herencia será repartida entre el resto. Me puedo imaginar la clase de vida que llevarán estos bastardos pensando que habitan bajo el mismo techo de un asesino, y que cualquiera puede seguir mis pasos. Dicen que el que mata una vez puede matar dos veces y más si es por avaricia y esta panda de egoístas que sólo se mueven al compás del tintineo de las monedas, son unos cobardes que vivirán con miedo el resto de sus vidas, desconfiando los unos de los otros.

Y para redondear, aún me froto las manos al pensar en la carpeta que me llegó hace unos meses, me costó mucho trabajo encontrar algo en contra de, mi hasta ahora eficiente abogado Steve Mulligan, pero hasta la persona más íntegra de cara a la sociedad tiene una doble moral y algo que esconder y yo encontré esa piedra en su camino. Lo siento, amigo, serás quizá el que tenga peor parte porque dentro de unos meses los periódicos publicarán tu verdadera inclinación sexual y dejarás de ser el más prestigioso abogado de la City. Me quedé con las ganas de saber el nombre de tu verdadero amor, seguro que lo conozco pero no dispongo de más tiempo, lo siento por él pero es un daño colateral.

¡¡Jódete maldito cabrón!! Esa será mi revancha por haberte revolcado con la arpía de mi esposa durante todos estos años.

Qué dulce es la venganza aunque a veces nos salga un poco cara. Comienza el juego.

 

JUEGO:  ADIVINA A QUIEN PERTENECE ESTE RELATO

ENTREGAS DE “SU ÚLTIMA REVERENCIA”:

– Su última Reverencia: Prólogo. Homenaje a Conan Doyle.

– Tragedia en la mansión McCain.

Que os den a todos.

En el abismo de la amargura.

La estupidez humana es infinita.

Soy artista (Y borracha).

Perdida en la niebla.

Elemental, mi querido James.

–  Debería haber cambiado las cortinas.

Comienza el juego.

Epílogo.

Especial “Su última Reverencia” texto completo descargable en pdf.

Anuncios

12 comentarios to “COMIENZA EL JUEGO”

  1. […] Trackback: COMIENZA EL JUEGO « Los relatos más relamidos […]

  2. […] Trackback: COMIENZA EL JUEGO « Los relatos más relamidos […]

  3. […] Trackback: COMIENZA EL JUEGO « Los relatos más relamidos […]

  4. […] Anterior ELEMENTAL, MI QUERIDO JAMES Siguiente COMIENZA EL JUEGO […]

  5. […] Trackback: COMIENZA EL JUEGO « Los relatos más relamidos […]

  6. […] Trackback: COMIENZA EL JUEGO « Los relatos más relamidos […]

  7. […] Trackback: COMIENZA EL JUEGO « Los relatos más relamidos […]

  8. Bueno, comienza el juego , …
    muy buen giro ,…me lo estáis poniendo difícil, pero éste se lo adjudico a Gusa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: