EL ENCARGO

 

El encargo le había parecido divertido, algo diferente que le haría salir de su rutina de los últimos meses, las fiestas de cumpleaños y las despedidas de soltera estaban bien para sacarse un sueldecillo en época de crisis, pero no había estudiado arte dramático para hacer el payaso eternamente.

El domingo anterior se había cruzado con su vecino de arriba, un tío simpático y bromista al que le gustaba organizar fiestas en casa.

-¿Tú eres actor no?, queremos darle un susto a un amigo el día de los muertos, te pagaremos bien.

El acuerdo era sencillo, esperaría escondido en el baño y los demás se encargarían de que el amigo en cuestión entrara al principio de la fiesta.

-Dale un susto de muerte, se lo merece..

Fue su mejor actuación, lástima que nadie sabía que su único espectador sufría del corazón.

Anuncios

8 comentarios to “EL ENCARGO”

  1. Si la verdad es que el hombre prospera. Desde luego buen actor si tenía que ser jejeje.

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: