Truco o Trato

Para mi es un GRAN HONOR y sobretodo un reto el abrir el Maratón del 1ero de noviembre. Sin más ni más, doy comienzo.

Que los disfruten.

La hora establecida por los padres de Michelle y Patricia había llegado. Después de mucho caminar, y a punto de terminar su recorrido en noche de brujas, Michelle vislumbró la ventana iluminada de aquella casa, que muchos daban por abandonada.

– Paty! Mira allá, nos falta esa casa.
– Pues es que no hay nadie, que raro, la luz está prendida.
– Corre, seguro están dando dulces.
– Pero tenernos que regresar, ya son las 8:00 pm y no quiero que mis padres se enojen.
– La última y regresamos, lo prometo. ¿Cuánto nos podremos tardar? ¿5 minutos? Anda, vamos.

Con los ojos en blanco Paty asintió. Presurosas, atravesaron la calle y llegaron agitadas al pórtico de la mansión, pero contentas de obtener su último dulce del día.

Toc toc…

Retumbó el eco de los golpes en la puerta de la desolada vivienda. Las chicas volvieron a tocar y gritaron:

¡Truco o trato!

– Aquí no hay nadie Mich. Vámonos.
– Espera Paty! Vimos la luz encendida, debe haber alguien aquí.
– Lo sé, pero no hay nadie desde hace años… es muy raro que el día de hoy esté prendida.
– ¿Por qué eres tan desconfiada Pat? Bueno ya… tocaré una vez más y si no abren nos vamos, ¿está bien?
– Vale – dijo Patricia ya cansada.

Toc toc.

– ¿Quiéeeeeen?
– ¡¡Truco o trato!! – Vociferaron las niñas un poco más entusiasmadas (ya ves Pat, te dije que si había alguien)

El chirriar de la puerta estremeció a las nenas, obligándolas a dar un paso atrás.

– Ahhh si… por supuesto! Noche de brujas. – La imagen cadavérica de la dama vestida de negro dejó pálida a Patricia, pero Michelle ni se inmutó – Lo siento nenas, no tengo dulces, pero les puedo ofrecer un trato a cambio.
– ¿Cuál trato? – chilló Patricia. ¡Preferimos dulces! Vámonos Mich – susurró.
– Ustedes dijeron “Truco o trato” y no me gustaría que se fueran con las manos vacías. – Siseó la fúnebre dama.
– Cállate Pat, yo haré el trato, tu no entiendes nada del juego. Muy bien ¿de qué se trata señora?
– Verán niñas, la propuesta es que a cambio de los dulces que quieren, pero no tengo, les ofrezco la casa de muñecas de mi hija, ya que ella ya no vive…

La dueña de la casa hizo una pausa, se aclaró la garganta y prosiguió:

– Ya que ella ya no vive aquí; no la volverá a utilizar; ustedes la podrían aprovechar muy bien y les durará más que unos cuantos dulces. ¿Qué opinan? Solo tienen que ayudarme a cargarla, ya que no puedo sola. Está subiendo las escaleras en la primera puerta a mano derecha.

Las inseparables amigas se miraron a los ojos y sin pensarlo dos veces hicieron una señal de asentimiento.

– ¡¡¡Trato hecho!!! – dijeron al unísono.
– Adelante lindas… pasen por ella.

Las pequeñas entraron corriendo en la casa tomadas de la mano; el crujir de la puerta volvió a sonar y se cerró totalmente.

La luz que iluminaba frágilmente la casa se apagó y quedó nuevamente sumergida en la oscuridad, para no volver a encenderse hasta la siguiente noche de brujas.

Anuncios

22 comentarios to “Truco o Trato”

  1. Bonito relato Omsi.

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: