REST IN PEACE

 

Los parroquianos de la ciudad de los difuntos nos citamos ayer a medianoche junto al ciprés de entrada para hacer calaveradas por el camposanto y pasárnoslo de muerte.

Los que estuvimos de cuerpo presente en la celebración disfrutamos mucho y, como cada año, nos morimos de risa con las ocurrencias de los cuatro vivos de siempre.
Faltó la sonrisa sardónica de Dña. Esperanza- la pobre mujer se ha quedado en los huesos desde que vive aquí y, por lo visto, no tuvo fuerzas suficientes para levantar su propia lápida- y también sentimos en el alma la ausencia de Narciso, quien excusó su presencia porque un brote de alergia a los benditos crisantemos lleva días matándole.

Aunque me retiré a mi ataúd a una hora prudencial, hoy tengo la cabeza que me va a estallar; lo que me retrotrae a años atrás cuando Justa decidió que debía de pasar a mejor vida y, de un certero disparo, me envió al otro barrio.

Estoy cansado así que, antes de que vengan esos alborotadores familiares y conocidos- decoradores con ínfulas de expertos en arte floral -que nos visitan cada primero de noviembre, intentaré descansar…¡Shhhh, silencio, por favor, me muero de sueño!

Anuncios

11 comentarios to “REST IN PEACE”

  1. Cuanta razón tiene Mecano jajajajaja.

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: