Recuerdos

EL AMOR VERDADERO NO TIENE FINAL FELIZ, PORQUE SIMPLEMENTE NO TIENE FINAL. (Anónimo)

Sentado en la arena, aquel hombre contemplaba el horizonte, recordaba cómo conoció a su esposa María, no hacía demasiado tiempo, en esa misma playa.

– Marcos, te presento a María— le dijo su mejor amiga.

Marcos estrechó su mano tan suave y cálida. Un chispazo de electricidad recorrió el brazo de ambos.

– ¿Sentiste eso?- preguntó María.
– ¡Sí! – Los dos rieron.

Y así la pasaron hasta que la oscuridad cayó sobre sus hombros. Desde ese momento supo que no la dejaría partir. Le vino a la memoria cuando le pidió ser su novia, a pesar de que minutos atrás María había derramado el helado en su playera.

Revivió cuando la hizo suya por primera vez – sonrió–.También recordó su primer viaje a California para presentarle a sus padres y cuán nerviosa estaba por caerle bien a “los suegros”. Después de aquella experiencia no tardaron ni un mes en casarse. ¿Quién diría que en menos de seis meses estaría casado? Era tan feliz que no lo podía creer.

La película de las vivencias y el amor por ella cambiaba el semblante de aquel hombre enamorado.

Las olas del mar chocaban contra las rocas y podía sentir cómo las gotas de agua salada alcanzaban a tocar sus pies desnudos.

También se acordó de su primera discusión y cómo le dolió aquella bofetada.

Más tarde llegó la sorpresa del embarazo. Marcos estaba que no cabía de felicidad. Su familia completa por fin. Pero la triste noticia llegó a finales de otoño.

– Señor, el embarazo es de muy alto riesgo y temo que no sobrevivirán…

Buscó desesperadamente multitud de opciones pero ninguna le garantizaba el éxito, hasta que llegó el día del parto. En su mente se repetían las palabras de María:

– Pase lo que pase, siempre voy a estar a tu lado.

Tres años habían pasado después de la muerte de María y aún sentía el toque en su brazo… aún conservaba intacto el amor por la mujer que le dio el mejor regalo de toda su vida.

– Papi, ¿ya nos mamos?
– Si Mary, vámonos.

Se levantó y se sacudió la arena de los pantalones. Con delicadeza tomó la mano de la pequeña María y caminaron juntos padre e hija hasta perderse con el atardecer.

Anuncios

7 comentarios to “Recuerdos”

  1. Hola Omsi. Transmites mucho amor y mucha paz tus palabras… Qué bonito!! Enhorabuena!!

  2. Salu2 Omsi! Y como siempre, has estado fabulosa eh!

    Un abrazo y un beso!

  3. U_U
    simplemente hermoso, el amor va más alla del tiempo y la época, creo fielmente q quienes te aman te siguen amando aunq ya no esten en esta vida terrenal
    te quiero preciosa

  4. Llamame egoistre pero si fuera mi primer hijo eligiria esa opcion, si ya tuviera otro, eligiria que me salvaran a mi…. nadie mejor que yo para cuidar a mi primer crio.

  5. Omsi; me gustó mucho el relato. Los hijos siempre llevamos a los padres adentro (nos guste o no) y si somos hijos de dos personas que se quisieron, eso se siente.

    Besos.

  6. Omsi, sabes como tocar la fibra…

    bbs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: