Santa Maria de Gioconda de da Vinci

Hace unos años con  el famoso libro del  código de da Vinci  de Dan Brown, había por todas partes libros e imágenes de da Vinci, especialmente del cuadro de la Gioconda.

Yo no iba hacer menos y también me subí a la moda de la mona lisa.

Conseguí una lamina de buena calidad del famoso retrato y lo encajé en un marco de estilo renacentista que le venia perfecto. Y allá que lo coloqué en el escaparate. Justo en el centro, allí donde cualquiera que pasase por el calle podía verlo.

Y acerté. Pronto empezaron a llegar interesados por él.

Un amigo me dijo una vez que cada cosa de una tienda por rara que sea tenía un dueño, como cada uno tenemos una media naranja en alguna parte.

A la vez que sonaron las campanillas de la puerta entró una señora de mediana edad, de mediana elegancia y de grandes alhajas.

— ¡buenos días! – le dije con la sonrisa habitual.

–¡Buenos dias! – me respondió muy seria — Quisiera saber el precio del cuadro de la virgen que tiene en el escaparate.

–¡¿perdón?! ¡¿virgen?! – y me señaló con un gesto a la Mona lisa.

¡¡El daño que ha hecho la logse, pero la losa de la religión también!

En un santiamén me explicó que acababa de cambiar su dormitorio por uno de estilo antiguo de maderas de caoba, y que precisamente  aquella virgen, tan famosa, le vendría estupenda para la cabecera de su  cama. Además debía de ser muy milagrosa por que últimamente hablaban de ella en todas partes.

¡¡Santo cielo bendito!! Pensé. ¡Esta mujer debía de ser una gran cocinera! Había hecho un revuelto del código da Vinci, de las apariciones marianas y de la misa del domingo, removido con un cucharón de madera de caoba.

Mientras me contaba todo esto, yo pensaba si debía de explicarle que aquella imagen no era de ninguna virgen, sino todo lo contrario Que solo era una pintura famosa que siempre ha estado rodeada de misterios y teorías.

Decidida a llevarse el cuadro, lo saqué del escaparate, con cuidado. Mientras ella buscaba en su bolso el monedero, fui a buscar una bolsa lo suficientemente grande para guardárselo , dudando todavía , si debía decirle a la mujer que el cuadro era bonito, pero no era una virgen, Pero al volver al mostrador, miré instintivamente el almanaque Entonces me di cuenta que era viernes de carnaval ¡¡Carnaval!! ¡En carnaval todo vale! ¡¡En carnaval todo puede ser verdad o mentira!!

— Verá señora, en realidad no es ninguna virgen— y me miró disgustada mientras yo  le guardaba el cuadro en la bolsa. – En realidad es una santa, Santa María de la Gioconda de da Vinci, Una santa que desde que la pintaron por allá hace muchos siglos, no ha cesado de dar que hablar por sus grandes misterios– No me atreví a decir milagros–Tanto, que últimamente el Vaticano la va a colgar también el la cabecera del Santo Padre. En cuanto usted la ponga en la cabecera de su dormitorio no deje de mirarla cada noche durante unos segundos con fervor y devoción, ya verá como una veces le sonreirá y otras no.–

La mujer se fue toda satisfecha y yo me embolsé un buen dinero… Pero  me quedó un gran peso de conciencia ¡acababa de beatificar a la mona lisa! ¡Si el vaticano se enteraba de esto, la excomunión era lo menos que me podía pasar! Eran capaces de instaurar la Santa Inquisición solo para mi ¡Pero! ¡Si es que el cliente siempre tiene razón… y el comercial las suyas! ¡Además estábamos en carnaval! ¡Yo solo había disfrazado a la Gioconda de santa!

7 comentarios to “Santa Maria de Gioconda de da Vinci”

  1. Yukaaaaa,¡ buenos días de sábado carnaval! Muy buen relato, “con donaire e ingenio” como diría el “Viejo Profesor ” . Lo vamos a conseguir…. nuestro Primer Especial Carnaval.

  2. ¡En Carnaval todo vale!…¡Menuda pilla! je,je,je.
    Muy divertido, niña.
    Muackssss.

  3. Mágnifico relato Yuka, me encanta esta nueva santa jajaja. Que si mujer, que en carnaval todo vale, hasta disfrazar a La Giocconda.

    Besazos

  4. Muy bueno y muy divertido, Yuka; felicidades!

  5. ¡Jajajajaja! ¡Lo que me he reído!

    Felicidades, guapa.

  6. Santa Gioconda de Da Vinci. Bien por San Vinci, este noble santo. La homilía para hoy la relata el padre Vicente di pazzi concorbatto, nuncio de pomodoro vaticanetti.
    Santa Gioconda de Da Vinci, se le atribuyen innumerables milagros, uno de estos fue el de convertir el vino en agua, aunque para la decepción de la Santa, ya lo habían venido haciendo cosecheros y vinateros de todas las épocas.
    Santa Gioconda de Da Vinci, siempre reía y nunca te apartaba la vista de tu cara, ¿Porqué?, el caso es que era bizca hija de vizcondes de toda la vida y una mujer rara, lo de convertir el vino en agua, fue lo que le dio más descrédito. ¿A quién se le ocurre hacer una cosa que ya estaba inventada?, eso no es un milagro, es una chapuza y una fantasmada.
    El Santo Vinci, no sabía lo que hacía cuando presentó la beatificación de la Gioconda, al parecer venía de la boda de su tío primo Don Giorgi-ano de Ano. rigoletto en la retaguerdia, estaba algo pitofillo por la boda en la que se sirvío un vino peleón que tenía un extraño sabor, pero ja ja, vaya como se subía a la melona, el pobre San Vinci, alias “Leonardo” por su aspecto salvaje, nunca se peinaba ni se aseaba, además desprendía un edor fuerte y ediondo, es decir el pobre apestaba.
    Claro, nombrar Santa a la Gioconda por convertir el vino en agua, no era lógico y mucho menos un milagro, mas bien era una putada.
    Así que el vatocanini y su nuncio nuevo: Su eminencia Leonardo di Paprio y el cardenal chuletti di pierna de corderinni han reconocido a Santa Gioconda ser una santa fraudulenta además de bizca y un poco sonada pues, ¿a santo de que se rie tanto?, además, ¿tanto mirar?, vayamos donde vayamos, siempre mira, es una mirona pérfida y la desbeatificamos en nombre del Santo Padre Benedetto de xuletti de panne sucatto amb pomodoro i oli d’oliva arbequina de les Borges Blanques.

  7. Lo que me he reído yo con la buena mujer de la tienda, desde luego, si la clienta quiere una Santa, ¿no tiene el cliente la razón siempre? pues toooma Santa jejeje.

    Ferran, lo tuyo no tiene nombre hijito, ya hablaremos tu y yo de beatificaciones ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: