NUESTRA ULTIMA CITA

Abriéndose paso entre esa multitud de conocidos y desconocidos que, año tras año, ocupan el salón de la casa por tan señaladas fechas, Remedios “La Marchenera” consigue llegar hasta su balcón de forja, vestido temporalmente de terciopelo púrpura. Una vez instalada en primera fila, de ése su púlpito particular, se siente la mujer más dichosa del mundo esperando el ansiado momento de estar frente a Ella.

La de Marchena, con los sentimientos irremediablemente a flor de piel -como debe de ser-, procura aplacar los nervios y, cerrando sus ojos, busca recogimiento y concentración en medio del bullicio. Al escuchar, todavía en la lejanía, el sonido de las cornetas y el redoble de los tambores siente cómo un nudo oprime su garganta y cree imposible retener la emoción que le embarga en esos instantes previos al encuentro. Yo ruego porque sea capaz de conseguirlo ya que de su contención depende la continuidad de mi acuosa existencia. No deseo abandonar a Remedios en esos instantes de íntimo desgarro aunque honestamente, presiento que mi final se acerca a medida que Ella avanza ante el clamor y el calor de todas las personas que, admirándola con infinita devoción, la piropean sin cesar. Tengo los minutos contados. Lo sé.

-¡¡Guapa, guapa, guapaaaaaa!!- Se escucha jalear con insistencia a los ocupantes de la abarrotada calle.

El Paso se detiene, como ocurre cada año, frente a nuestro balcón. Ella -la más guapa-, perfectamente engalanada con una capa grana ricamente bordada en hilo de oro, se deja rodear por el cariño y el fervor de anónimos admiradores y por las más de mil flores blancas y los cientos de farolillos que la embellecen, si cabe, aún más. Realmente ninguna otra puede hacerle sombra. Ninguna.

De repente…Shhhhh…Se hace un silencio absoluto en el exterior. Parece como si la calle se hubiese quedado de pronto vacía. Solas ellas dos, frente a frente… Yo de mudo testigo.

Ahora todas las miradas se dirigen hacia una Remedios que siente como le flaquean sus enfermas piernas al tener al objeto de su devoción tan cerca. Temiendo perder la voz en ese emotivo momento, respira hondo y se arranca cantando a la Santísima con mayor sentimiento que ningún otro año. Tal vez, porque sabe que, si nada ni nadie lo remedia, esta será su última saeta.

Mi forzado viaje comienza antes que el de ella y, siendo cabeza de expedición, resbalo suavemente por la mejilla de Remedios “La Marchenera” trazando un húmedo recorrido que me conduce quién sabe si hacia alguna parte… Uhmmm, debería de tener fe para no temer a lo desconocido…¡Seré boba!- Pienso en el último instante, justo antes de precipitarme al vacío.

9 comentarios to “NUESTRA ULTIMA CITA”

  1. precioso linda!
    y como se dice por aqui en estos dias:
    ¡¡Al cielo con ella, valiente (s) !!

  2. Preciosa historia Linda. Emoción contenida que explota cada primavera.

    Besos

  3. muy bonito relato Linda!!

  4. joooque relato más bonito….te quedo genial como tu…besosss

  5. Lágrimas como gotas de lluvia que se pierden en la tormenta. Fantástico relato. Tres historias en una. Y la de la lagrima que deja un reguero húmedo, como las de la Macarena, en la mejilla de la Remedios. Enhorabuena

  6. Estoy con Ignasi…tres historias en una y manífico relato, ya te lo dije.
    Babaaaass, amiga.

  7. Cada vez mejor Linda, babaaaaaaaas!

  8. Muy buena entrada, con desenlaces apropiados para esta época sentimentaloide. Te superas Linda, besosss.

  9. Lametones llenos de agradecimientos para todos vosotros. Es un placer que os guste lo que humildemente escribo. Slurpssssssssssssssss, lamedores.
    Mención especial para: Maria Isabel, Ana Maria, Ignasi, y Patxi. Gracias, valientes. Espero que me sigáis leyendo y que no dejéis de comentar los textos.
    Besos y saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: