Apetito

21-Diciembre-2012

– ¿Por qué a mí?

El devastador terremoto que sufrimos ayer me ha dejado en la nada. Se llevó a mi familia, mi casa, mi gato, vecinos… todo destruido. Los mayas tenían razón. Siempre la tuvieron. ¿Para qué quiero la vida si me he de morir mañana? Nunca me imaginé sin la pierna derecha. Ahora cualquier tabla forma parte de mi ser, no tengo opción -bonita muleta-

Hace un frío de los mil demonios… ¡Maldito cambio climático! La sed invade mi cuerpo. Cuántas veces desperdicié el agua y ahora doy mi vida por un vaso. Tengo hambre y me rehuso a robar. Con las pocas fuerzas que me quedan, busco como perro hambriento algo de comer. Llevo un día “caminando”, o arrastrándome debería decir, buscando y gritando:

– ¡Auxiiiiiiiiiiliiiiiiiooooooooo!- Nadie contesta.

– ¡¿Qué demonios…?! – Conforme avanzo, cientos de muertos aparecen tirados en la calle, quisiera esquivarlos pero me es imposible… El olor es insoportable; quiero vomitar, pero sin alimento en el estómago no hay que devolver… Soy una coja solitaria, muerta de hambre.

¡No puedo más!

Me desplomo cual bulto sobre varios cuerpos y lloro amargamente. Tengo tanta hambre que sería capaz de comerme cualquier cosa.

¿A qué sabrá la carne humana?

Anuncios

6 comentarios to “Apetito”

  1. ¡Enhorabuena, Omsi! un magnífico relato que consigue conmover. Es una gozada disfrutar de la capacidad que tienes para transmitir emociones.

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: