Versos de Aire I

I

Silencio.
La Luna de cebolla
lloraba intensamente.
Una escarcha de sangre
impregnaba las paredes
de la enfermería.
Silencio.

Los vientos, del pueblo,
dejaron de soplar por un instante.
El tiempo se detuvo,
como homenaje póstumo
de dolor hasta el aliento.
Una yunta caía al suelo.
Silencio.

El Sol, en su elegía,
emite un rayo que no cesa
de gritar a los puntos cardinales
desde una garganta quebrada
enterrada entre olivares jienenses…
Silencio.

Hoy han matado a Miguel.
Silencio.

Anuncios

8 comentarios to “Versos de Aire I”

  1. Como siempre Rhay ¡magnífico! sigue, sigue con la poesía…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: