Perseguida

Ella caminaba por aquél lugar oscuro con paso firme, como todos los días. La ruta que la conducía a casa era una de las más peligrosas del rumbo, pero se encomendaba a todos los Santos y durante tres años había salido bien librada. Jamás creyó que le sucedería algo, hasta esa extraña noche.

– ¿A dónde tan deprisa, Alexa? – dijo a sus espaldas una voz ronca.

Ale, como era conocida por la mayoría de la gente; a excepción de los más cercanos que conocían su nombre. Ella, de veintiséis años de edad, rubia, figura estilizada, cabello largo y claro a base de tintes, ojos verdes, se paralizó, pero solo fue un segundo porque siguió su marcha sin voltear.

– No te hagas la sorda Alexa. No podrás escapar de lo que te aguarda- La voz se escuchaba justo detrás de ella.

Alexa se detuvo pero sin volverse y respondió al momento que se devanaba los sesos por saber quién era la persona a sus espaldas:

– ¿Qué quiere?
– Tu sabes lo que quiero.- se escuchó como un susurro.

La mujer aventó su bolso lo más lejos que pudo de ella y volvió a caminar segura de sí, pero el murmullo atrás sonaba claro.

– ¡Shhht! ¡Shhht! ¡Shhht! No tan rápido, muñeca. Eso no es lo que quiero.
– Pues es lo único que obtendrás.- Y con todas sus fuerzas corrió calle abajo.
– ¡No puedes escapar de mi Alexa Fuentes!

Alexa corría sin detenerse mientras la desesperación transitaba por sus venas. Por su mente pasaban varias preguntas ¿Quién era la persona que la seguía? ¿Cómo sabía su nombre? Le angustiaba ser lastimada, tenía una vida por delante y no quería que la mancharan de por vida, o en el peor de los casos, que su vida terminara. Siguió trotando, pues ya no escuchaba más pasos alrededor que no fueran los suyos. Estaba a punto de llegar a su domicilio, dio vuelta en la esquina y en la entrada de su casa se encontró con aquél hombre que la había perseguido, recargado en la pared de brazos cruzados. ¿Cómo diablos conocía dónde vivía? Más aún ¿De qué manera había llegado tan rápido a su morada? Dejó de cuestionarse y terminó por enfrentarlo.

– ¿Qué quiere? Dígalo de una vez.

La oscura figura avanzó hacia ella. Las manos extremadamente delgadas del hombre, prácticamente en los huesos, se extendieron hasta tocarla por los hombros; con un movimiento sutil comenzaron a deslizarse lentamente por sus brazos, teniendo como destino sus manos. Un segundo después habían saltado a su cintura. La atrajo hacia él y la aferró con fuerza con su brazo derecho. Tomó la barbilla de la frágil con su mano izquierda y la acercó a su rostro.

Por primera vez vio la cara del hombre que la acosaba. Alexa estaba petrificada del miedo y no pudo evitar el roce de sus labios contra los de ella. Unos labios fríos y suaves, la besaron de forma dulce. El beso más dulce que le habían dado en su vida. La lengua de aquél personaje oscuro jugaba con su lengua y ella empezó a corresponderle. Le gustó tanto el sabor de la saliva del fulano, que también lo abrazó y comenzó a morderle los labios. Siguieron comiéndose a besos por un largo rato. Él por fin la soltó. Y ella extasiada al fin comentó:

– Ésta vez me espanté, Gerardo.- con el corazón latiéndole a mil, no sabía si su agitación se debía a la carrera o al beso.
– ¿Que no se trataba precisamente de eso el juego, muñeca?- dijo mientras le guiñaba el ojo.
– Si, mi amor, de eso se trataba el juego. Anda, entremos a casa a terminarlo.

Anuncios

11 comentarios to “Perseguida”

  1. Y el bolso? jejeje buen relato!!!!

  2. Intrigante y apasionante relato Omsi, me encanta leer tus historias, sigue así guapa.

    Feliz fin de semana.

    Besotes

  3. Me ha gustado mucho, Omsi. Hay intriga y el final no es previsible. Chapeau por el video elegido, le va estupendamente al texto.
    Enhorabuena, bella.
    Lametorros.

  4. Me gustó, buen relato. Me gustaría que me dieras tu opinión de lo mío. (Enlace Editado). Estoy empezando y la escuela no me da mucho tiempo, pero se hace lo que se puede 🙂 saludos

  5. Gracias por sus comentarios guapas 🙂

    Besos y abrazos 🙂

  6. Jueeeeelagránnn., se me agitó el corazón y se me empezaba a encebollar el hígado, hasta que llegué a dodne ella le corresponde, jajajajajajajjj…
    Buena letra mi niña, me mantuiviste pegada a las letras… ^_*

  7. Tú si que eres guapa, chiquita.Sigue así, no cmabies.Besos

  8. Ojalá q el galán haya recogido la bolsa… a mi me hacen eso y primero les pateo los gumaros y luego investigo quien es… q miedo!!!
    Magnífico hermosa, como siempre =)

  9. Ricardo Corazón de León Says:

    Delicioso relato muy bien acompañado de una música adecuada. Sigue, querida, que cada día escribes mejor.

  10. mira que buen juego, lo mejor… lo hizo Gerardo… la asustò..!
    te kedo genial…!
    felicidades un beso preciosa..!

  11. Ricardo Corazón de León Says:

    Por cierto, debo rectificar mi comentario al volverlo a leer.
    ¡¡¡Es genuino!!! Fresco, escandaloso, desafiante, provocador y nada previsible!!!
    Me gustó muchísimo. Muchísimo. Si se puede borrar el comentario del 24 mayo lo hago de un plumazo.
    Con gusto sería sombra de tu sombra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: