¡MANIÁTICOS LUNES!

No soporto los lunes, creo que es algo congénito, o sea de nacimiento. Me cuentan que de muy niña estos insoportables días —que borraría del mapa— ya me comportaba de una forma mucho más irascible de lo normal. Lo que llevo peor es lo del madrugón y volver al trabajo.  Aunque hay quien dice que soy una afortunada que me quejo de vicio, que mucha gente no tiene la suerte de tener a papuchi de jefe. Eso lo dicen porque no conocen a mi papuchi, que sí que es un encanto, no lo niego, y me quiere a rabiar, soy su niña, su primogénita y la peque de la casa; o sea unigénita ¡para qué engañarnos!, pero papi es un jefe muy exigente —aunque a mí no me ha regañado nunca por hacerme la manicura en el despacho, como a la pobre Martita— ainss esta chica es que no aprenderá nunca, ella jamás estará a mi nivel. No soporto que intente pisar mis modelitos, aunque los míos sean de marca y los de ella de boutiques de barrio. No la perdonaré los ojitos que ponía a mi Jonatan cuando venía a buscarme al despacho.

Si al madrugón, al tedio de la oficina, y volver a reencontrarme con Martita;  añadimos la resaca de las comidas familiares de los domingos ya es el no va más. Nadie sabe el suplicio que es tener a mamuchi y a la abueli juntas. Y no lo entiendo, porque las dos son un encanto. La yaya, no me voy a engañar, es como es. Y mami es la sutileza personificada, todo el mundo lo dice, es la persona adecuada; la anfitriona ideal a quien todo el mundo acude en los momentos tensos para que lime asperezas. Pero ese derroche de tacto y diplomacia no le vale con la abueli, incluso sospecho que precisamente es esa dulzura suya la que saca tanto de quicio a la yaya.

Pero eso en mamuchi es innato, su educación es exquisita —no en vano Don Genaro, se gasto mucho dinero en el exclusivo Liceo Francés para que sus dos hijas —mamuchi y la tita Luisa Fernanda, Luisi para amigos y familia—fuesen dos niñas bien, que en un futuro pudiesen codearse con lo más selecto de la sociedad. Este domingo, y sin que sirva de precedente, ha sido más problemático que el resto. Todo empezó como casi siempre en los postres:

— Ma petite shu-shu. —je.je.je como me llama mamuchi familiarmente, aunque ya le tengo dicho que delante de extraños se cuide de hacerlo. Es que mucha gente hoy en día ha perdido ese regustillo por lo francés, ya sabéis que este idioma no está de moda. Ahora lo que se lleva es el inglés, pero mamuchi en esto de los idiomas pasa de modas— Hoy tenemos tu postre favorito, encargué a Tomás que fuese expresamente a la Heladería Italiana y que trajese ese tiramisú que tanto te gusta.

Claro la abueli no esperó demasiado para saltar.

— Mucho petite shu-shu ahora, pero si a la criaturita no la hubiésemos limpiado el culete otras, ahora estaría escocida de por vida.

— De verdad, Nina, ¡mira que eres rústica y ordinaria!, ¿no sabes que en la mesa ciertos temas son tabú? Parece que te molesta que utilice esa palabra cariñosa con mi Carmina, pues para mí siempre será “ma petite shu-shu”.

— Ahora que no hay que cambiarla los pañales ¡no te fastidia la señoritinga esta!, ¡y no me llamo Nina!, ¡me llamo Saturnina!; ¡coño! Hay que joderse con la costumbre de esta mujer de cambiar los nombres al personal. Yo no sé hijo, cómo lo soportas, con lo bonito que es tu nombre de bautismo, que te llame esa ridiculez de “Moris” o como se diga, con lo hermoso que suena en castellano puro y duro Mauricio, tan recio y marcial, no esos simulacros de nombres mariquitas.

— ¡Madre! Es el mismo nombre pero en francés, ya sabes que Frances se educó en un escuela francesa de prestigio, donde hablaban todo en ese idioma, es lógico que se le escapen expresiones y nombres, es como su segunda lengua.

— Sí, claro, ains si levantase la cabeza mi insigne paisana Doña Agustina de Aragón, y viese para lo que le sirvió liarse a cañonazos con el “petit cabrón” y su panda de mamarrachos, para que ahora vengan estas finolis de chicha y nabo, como tu mujer, a hablar cuatro memerias en gabacho.

— Venga madre dejémonos de patriotismos, si es que desde que leíste “Cabo Trafalgar” te noto muy guerrera. Vamos a brindar con un poquito de champagne con el postre. Frances, sirve tú las copas, que para eso siempre te has dado más maña que yo.

— Uff al menos será cava catalán ¿no? A mí esas cosas extranjeras no me gustan, donde esté todo lo español… bueno probaré eso que habéis traído. Venga Paca échame, pero solo un culín, voy a probar primero… por si acaso.

— ¡Maurice haz el favor de decirle a tu madre que no me llame Paca!, que es algo que me aterra, me llamo Frances.

— ¡Hija cómo te pones por nada! sólo te llamo por tu nombre y en plan cariñoso y familiar, pero si quieres te llamo Francisca… total, ¡ya ves el problema! “Moris” no te preocupes que ya está todo arreglado. —respondió la yaya con sorna y un poquito de mala leche.

— Si es que a mamá siempre le gustó mucho la zarzuela y claro nos puso esos nombres, a mi hermana en honor a la de Luisa Fernanda; y a mi por Doña Francisquita, pero Nina por favor, llámame Frances si no es mucha molestia. —en efecto, mi abuela materna adoraba las zarzuelas. Pasión, que no creo que hayan heredado sus hijas.

— ¡Y dale con la mujer! Yo te llamaré Frances cuanto tú me llames Saturnina, ¡joder!

— De verdad Maurice, que tu madre es imposible, ya no me siento capaz de servir el champagne, ni de tomar ese postre tan exquisito. Me retiro a la habitación que ya se me está poniendo esa jaqueca fastidiosa.

— Bueno hijo, pues aprovechando que Paca se va con jaqueca yo también paso del champagne ese y del postre, me voy a la biblioteca que se esta más fresquito y así miro si tienes algo nuevo de ese escritor que me gusta tanto. Si alguien me puede llevar un sol y sombra allí lo agradecería, no sabes lo bueno que es eso para hacer la digestión, no tanta burbujita de las narices, que luego estoy moqueando todo el día.

— Pues encontrarás el último que ha escrito, lo compré anteayer, seguro que te gustará, también va sobre tus amigos los franceses je,je,je — Papi tiene su puntito de gracia de vez en cuando. Yo diría que estas discusiones entre mami y la yaya hasta le divierten.

La abueli puede parecer por sus modales y su forma de hablar un tanto vulgar e inculta, pero ¡que va!, es una mujer que aunque no tiene grandes estudios ha leído mucho, y eso culturiza “un huevo” —¡Uy, perdón!— algunas veces se me pegan estos chascarrillos que suelta mi amiga Marga, si me oyese mami creo que se tendría que tomar doble ración de paracetamol para la jaqueca.

Aprovechando que papi y yo nos quedamos solos, como casi siempre, para tomar el excelente Don Perignon y el tiramisú le comenté que el martes pasado, me pareció verle de lejos por mi calle. Estaba casi segura de que era él, pero como una no tiene vista de lince precisamente preferí asegurarme.

— Papuchi, el otro día me pareció verte de lejos cerca de mi portal.

— ¡Ah! Si hija, como me pillaba de paso paré un momento para dejarte las llaves del Mercedes, por si podías llevarlo tú al taller para que pase la revisión. Ya sabes que al pobre Tomás tu madre siempre le tiene liado para llevarla de tiendas, de meriendas con las amigas y hacerle los encargos de la compra. Pero ya me dijo tu vecina, esa chica tan mona y tan simpática, la del 3º A, que no estabas en casa.

¡¿Mona y simpática mi vecina del 3º A?!, ¡¿El zorrón que me la pegó con mi Jonatan y luego se atrevió a pedirme su sueldo?! O sea, ni que decir tiene que me entró jaqueca como a mamuchi, renuncié al Don Perignon y al tiramisú y mascullando una burda excusa, salí escapada para mi casa donde me metí en la cama, de la que no he salido hasta que el fastidioso despertador me ha avisado que de nuevo es lunes.

FIN

Anuncios

6 comentarios to “¡MANIÁTICOS LUNES!”

  1. ¡¡¡Horror, me parezco a Carmina!!!…Tampoco me gustan los lunes, je,je.
    Muy divertido tu relato, Miren.
    Espero que sigas contando cosas de esta muchacha tan “así” . La abueli, simplemente genial.
    Besazos, querida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: