DOCTOR LOVE

  ¿Le parece demasiado grande el juguetito al doctor?- Dije a aquel hijo de puta de ojos vidriosos que ahora temblaba, como un indefenso pajarillo, al sentir entre sus piernas el amenazante bate de béisbol que yo portaba con firmeza entre mis manos.– Nooo…¡ No lo es, tonto! Tiene la medida justa para hacerte gritar hasta quedar exhausto. Te dolerá sólo al principio; luego te gustará mucho; me pedirás más y más, ¡créeme! Eso es exactamente lo que tú me dices a mí cuando te imploro para que me dejases en paz, ¿ acaso no lo recuerdas, so mamón?…Ahhh, o sea que, entonces, aún sabiendo que me va a doler de principio a fin, ¿te entretiene engañarme? Uy, eso está muy muy mal, niño malo. Voy a tener que propinarte un castigo que nunca olvidarás… Eyyy, ¿ pero qué absurdos ruiditos escuchan mis oídos? ¿Está usted llorando como una nenaza, doctor Love?- Escupí con infinita ira a aquel animal por el que sentía un odio, contenido e indescriptible y, al cual, ahora tenía totalmente a mi merced, tras haber conseguido colgarle de uno de los ganchos del techo.

-Me duelen mucho las muñecas… No lo aguanto más… Vamos, bájame de aquí y te prometo que olvidaré lo ocurrido.¡¡Se acabaron los juegos, Syl!!… ¡¡Por favor te lo pido, bájame ya!!- Suplicó entre sollozos mientras balanceaba sus cien kilogramos de maldad, en inútiles y desesperados intentos por escapar de aquel martirio físico y psíquico al que le tenía sometido.


-¿Dolor? ¿Qué dolor? Si el dolor no existe… “Trust me, doctor”- Dije mirándole fijamente a los ojos mientras, mi vengativa mano izquierda, pellizcaba su pezón con la insana intención de arrancárselo. -Venga, hombre, ahora eres tú el que ha de confiar en mí y el que va a ser obediente y sumiso; lo vas a intentar, ¿verdad que sí?… ¡¡Que empiece el juego!!- Subí el volumen de la música hasta límites dolorosos, apagué la luz, y salí de aquel garaje por unos instantes. Deseaba que oliese su propio miedo; el mismo que yo olí en decenas de ocasiones en “Sweet Loft”- como él llamaba a aquel macabro espacio-. Esperé pacientemente tras la puerta unos minutos ,y reconozco que sentí una satisfacción difícil de describir al escuchar sus desesperados gritos…¡Por fin me sentía poderosa! Luego, entré de nuevo al garaje, bajé la música y me acerqué a aquel pestilente ser sin soltar el bate de béisbol y, esbozando una victoriosa sonrisa, le dije: – ¿Pero qué están viendo mis ojos, asquerosa rata de cloaca?… ¿¡Te has meado encima!? Doctor Love es un cobarde además de un tremendo hijo de la gran puta…¡Está bien!, lo comentaré por ahí.

**********************************************************

-María, cariño, son ya las 7. ¡Arriba o no llegarás al examen! ¡Y en este último te lo juegas todo, hija! Por cierto, no sé qué trajín te has traído toda la noche, venga a encender y a apagar la luz…

Sí, no te preocupes, ¡ya voy!… 5 minutos más y me levanto. Te lo prometo.

-¿De qué tienes el examen, cielo?- Me preguntó mamá mientras subía la persiana de mi dormitorio, ignorando completamente los cinco minutos de prórroga que le había pedido.

-De Anatomía, ¿por? – Respondí un poco malhumorada.

-No, por nada, Silvia…Es que siempre que tienes alguna prueba o algún examen con el Doctor Love- le llamáis así, ¿no?- te alteras mucho. Con lo agradable que es con todo el mundo; no sé porqué le tienes esa manía, la verdad.

-A nuestro vecino sólo yo le llamo así… ¡¡Sólo yo!!, ¿entendido?- Dije en un tono, quizás, excesivamente brusco. Dejemos de darle vueltas al tema, mamá, por favor…je,je- Sonreí al visualizar, una vez más, aquel orondo cuerpo balanceándose.

-Vale, reina. Te dejo en paz. Pero, después de la noche tan movidita que has tenido, quiero suponer que tendrás Anatomía totalmente superada. La aprobarás, ¿verdad, hija mía?

-Sí, mamá, de éso puedes estar segura. He estado toda la noche estudiando, creo… Contesté antes de saltar definitivamente a la realidad de mi nuevo día pero con infinitas dudas, aún revolteando por mi mente, sobre lo acontecido aquella larga y extraña noche.

12 comentarios to “DOCTOR LOVE”

  1. Buen relato Linda, entiendo muy bien la ¿pesadilla? de la protagonista. Realmente estas fechas son tensas, muy tensas, y si a eso añadimos algún tarado de la docencia, para que queremos más.

    Besotes

  2. Gracias, Miren.
    Momentos difíciles y, en este caso, más turbadores aún.
    Lametorro para tí, querida.

  3. Ay Dios, que miedo me ha entrado… mira que si a “la niña” le entran estas ideas? genial, Lin!!!un besazo!

  4. ….Momentos masturbadores…a diferencia de Miren no lo veo como pesadilla, quizá su vuelta a la “realidad” sea su verdadera pesadilla, el tener que aparentar…Iniciación al sexo, lascivo, con juego de roles…Muy bueno Linda, buen erotismo que iba haciendo falta….de cualquier forma, siempre hemos tenidos todos algún profe al que nos hubiese gustado dar bien por culo…o follarnos. Lametorro! Supongo que lo volveré a comentar, porque creo que no estoy expresando bien lo que quiero decir,
    Slurpsmuaks

  5. Anna lo de pesadilla lo meto entre interrogación jajaja. Precisamente por eso mismo que tu comentas, creo que para la protagonista es más algo placentero, lo que ya no me queda tan claro es lo del erotismo, bueno seguramente sí. He leído muchas opiniones de expertos en Historia que cuentan que la tortura producía cierto placer erótico a los torturadores.

  6. que bueno Linda!! por un momento me he preocupado,ja,ja,ja,ja
    besos gordos

  7. Joderrr¡¡¡Joderrr¡¡¡ que miedo, mira que vi a los Kiss en los Madriles y nada que ver.
    Muy bueno Linda Besotessss.

  8. Lo bueno de cualquier texto es que hay tantas interpretaciones como lectores.¿Realidad o ficción? ¿Víctima o verdugo?…Ahhhh, dependeee…
    Gracias, Anna y Miren. Lamaetorros.
    A Vic a Isa y a Patxi les diría que los consideraba menos asustadizos…je,je…¡Cuéntistas sóis, resalaos! Besos gordos y muchas gracias por vuestros comentarios.

  9. Jo Linda : primera parte digna del “Divino Marqués” y la segunda, ya despierta, digna de Freud.
    Muy buen relato que hace ir al lector por no sospechados ¿o si? caminos…
    Amor-odio, puede ser. Ese sueño que no es más que, como todos los sueños, una manifestación del inconsciente reprimido, hacia el consciente para descargarse y hacerle ver lo que no quiere o prefiere ignorar…Ese vecino al que ¡¡sólo yo le llamo así!!…sí mamá puedes estar segura sobre el aprobado en anatomía.
    En fín, me gustó muuucho el relato…aunque quizás me esta haciendo desvariar…
    Besicos y babaaas, Linda.

  10. No, no, no, Pedro…Tus desvaríos son interesantísmos. Vas encaminado.
    Muchas gracias por dedicarme un ratico.
    Un lametorro, amigo. Bueno, o varios…

  11. Me dio miedo el Dr. Love =S

    Lametorros preciosa Linda!

  12. Ainsss, pues le daremos con el bate, ¿te parece, Omsi? ;-))
    Muacksss y gracias, bella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: