AQUEL LEJANO 77

                                                                                                                                                                                              

 Madrid, 22 de agosto de 1977

 

Mi querida princesa:

Hace menos de media hora que hemos llegado a casa y mira lo primero que hago: ¡Te quiero, te quiero y te quiero! Tenía que decírtelo ya porque, después de estar casi cinco horas sin hacerlo, creía que iba a explotar de un momento a otro, je,je.

El viaje ha ido bien pero no he dejado de pensar en ti ni un segundo. ¿Tú has pensado en mí, Natalia? Ojalá que sí porque, si no fuese así, se me partiría le corazón y te aviso que, después de nuestra despedida, lo tengo medio roto.

Ah, al final, ¿sabes que ha venido Loli con nosotros? Es que en el coche tan birrioso que tienen sus padres, al traerse a la abuela a Madrid para que pase como todos los años un par de meses, ya no cabía ni una alfiler, y encima la mujer, ¡no veas la de equipaje que llevaba!…¡Ni que fuese Sarita Montiel! Pero tú no te preocupes porque entre ella y yo se ha sentado Miguelito, y ni la he mirado, y eso que llevaba un escotazo que uff…Por cierto, creo que desde el año pasado le han crecido las tetas más que a ninguna de las de la pandilla, pero a mí sólo me importas tú, cari.

Ay, se me caen las lágrimas y me muero de pena si pienso que hasta el año que viene no nos volveremos a ver.  Claro, eso si a mis padres o a los tuyos no les da por cambiar de sitio de veraneo…¡que espero que no! Rezaré un Padre Nuestro cada noche para que el próximo agosto nos veamos de nuevo. Tú también deberás hacerlo, ¿vale? Te juro que en Madrid no tendré ninguna otra novia y te prometo que no iré al parque nunca más con la hermana de Manuel, por mucho que  me insista para que baje a pasar la tarde, porque claro, este año todo es distinto y ahora ya no soy un taxi en el que ponga “libre”, ahora soy un tío comprometido…¡Y feliz! 

Me estoy acordando del primer día que te vi. Uff, fue el día 5 de este mismo mes y me parece que ha pasado una eternidad. Jo, Natalia, ¡qué guapísima estabas con tu vestido amarillo de cuadritos! De la película no recuerdo nada, la verdad…De tí, sin embargo, lo recuerdo todo ¡¡Y pensar que si no me llego a sentar encima de tu rebeca, igual hoy no seríamos ni novios!!… Ya ves, para que luego digan que las casualidades no existen…El próximo verano tenemos que ir más a menudo al cine de verano, ¿eh? Yo creo que podremos ir muchos días porque me ha dicho mi padre que con trece años tendré más paga. ¡Qué guay! Ah, y si no quieren venir ni tu prima Lourdes ni mis amigos, ¡mejor que mejor!…¡Tú ya me  entiendes, princesa! je,je.

Antes de que se me olvide: ¿Sabes que le he “aconsejado” a Jaime? Que ni se le ocurra aprovechar estos días en los que no estoy para invitarte a montar en los autos de choque, porque tú eres mi chica…Bueno, ¡qué digo mi chica!…¡¡Eres mi novia!! Y me parece que no le ha hecho mucha gracia porque, según me ha dicho el muy cerdo, pensaba “echarte fichas”. Me ha comentado también que, aunque tú estás más buena, intentará ligar con tu prima porque también le parece que está como para hacerla un favor – bueno me ha dicho exactamente que está “como un tren”- y que le gusta más que Marisa. Yo creo que lo hace sólo para darle celos a la gafosa ésa de Bilbao, ya sabes, su rollo del verano pasado.

Mi amorcito, tengo que dejarte porque mi madre me ha llamado para ir a cenar. Y no tengo ni pizca de apetito, ni creo que lo tenga, por lo menos, hasta que reciba una carta tuya. Como te dije, pienso escribirte cada dos días, y espero que tú me contestes en cuanto recibas noticias mías. Los novios formales tienen que hacer estas cosas sin que les cueste ningún trabajo, ¿no te parece?

Ah, que sepas que llevo puesto el colgante que me regalaste con tu nombre y no me lo voy a quitar nunca, nunca…¡Ni cuando me duche! Porque, aunque me ha dicho mi madre que es mejor que no lo moje porque no es bueno y me va a dejar roña, a mí  me gusta. Me lo regalaste tú, mi princesa, y para mí tiene más valor que todo el oro del universo. 

Cari, te mando mil besos. Preferiría dártelos, pero como no puede ser, esperaré al año que viene para comerte enterita en el cine, je,je.

Natalia, recuerda que: ¡Te quiero, te quiero y te quiero!

Tu novio de Madrid y del mundo mundial,

Isidro

**********************************************************************

Los días de juegos y baños en la playa junto a Isidro y al resto de la pandilla fueron quedando atrás. Recuerdo que ese invierno fue duro… Y tan largo, y tan oscuro…

Según decía por aquel entonces mamá, mis ojos azules sólo tenían “un brillo especial” cuando- tras bajar atropelladamente los veintidós escalones que separaban mi insidiosa y monótona vida en el 1ºC del portal, guardián de mis secretos y de todas mis alegrías- encontraba en el buzón una carta perfumada de mi amado“terroncito”. Con el corazón alborotado y mi tesoro pegado al pecho, subía a casa como un cohete, me tumbada en la cama y, con nuestra canción sonando en el giradiscos, me aislaba de todo y de todos. En aquellos instantes en el mundo sólo estábamos “my sugar baby” y yo…

Los tres primeros meses aquella escena se repitió muy a menudo, luego de tarde en tarde, y al final, nunca. Isidro y yo fuimos novios desde los doce años hasta que, de un día para otro, nos cansamos serlo.

La vida nos llevó por distintos caminos -el mío ha resultado ser tortuoso- y jamás volvimos a vernos.

Hoy, quince años después,- mal casada desde el año pasado, y ya sin brillo en la mirada- cada vez que Mario me dice a gritos que “un despojo como yo” se puede “ dar con un canto en los dientes” por tener un techo en el que vivir y alguien con agallas suficientes como para darme “marcha” (¿?), me gusta refugiarme en la candidez y la dulzura de aquella primera carta -que aún conservo- y recordar con añoranza a Isidro, aquel niño que despertó mi corazón y jamás lo lastimó intencionadamente.

Anuncios

13 comentarios to “AQUEL LEJANO 77”

  1. Una bonita historia de amor infantil, pero los caminos de la vida son sorprendentes y hay tantos desvíos por donde derivar el camino…

    ¡Perfecto Linda!

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: