…Que viva la Pepa!

Abrí la puerta, como siempre-Todos los días vienen a ser lo mismo. Sin rutina, simplemente con el mismo el mismo ritmo. Entré despacio-era lo habitual- sin hacer ruido, más que el que el corazón ,que iba por libre, hacía que explotando en mis oídos. Dejé las llaves sobre la mesa que aunque cayeron precipitadamente haciendo ruido de sonajero, no lograron entrar en mis oídos como cada día entraba,golpeando en ellos al abrir esa puerta, mi corazón.
Despacio, con pasitos de gato que busca su presa, fui entrando hasta el fondo…hasta aquella habitación, donde Erika, mi mujer, pasaba las horas y los días y los meses con los cascos puestos, escuchando música a todo volumen, mientras trabajaba, mientras pensaba.
Me encantaba verla en silencio, concentrada, como si ni una hoja, ni el aire, ni el tiempo se moviera. Inmóvil. Absorta. Pensativa. Echaba de menos en esos momentos la sonrisa en su cara.
-¿Quéhaces?
-Lo de siempre…, ver que quito de allí, ver que pongo de allá…y bueno, que te voy a contar…así pa joder, me han mandado hacer una conferencia sobre la Pepa…
-Sobre la Pepa? y esa quien es?
-Esa…jajjajjaja…, ¿no me digas que no sabes quien es esa?
-¿Sale en sálvame de luxe?
-¿Tú eres tonto o qué? jajjajjajaa. ¡Capullo! sobre la constitución de 1812, bicentenario y tal…

-¡¡¡¡Ah!!!!

Se hizo el silencio mientras ella seguía leyendo información en la Wikipedia.

Mis manos se aproximaron a sus hombros…

-Es que no entiendo ¡¡¡ ¿que coño hay que celebrar?!!! Una constitución que no reconoce ningún derecho a la mujer, ni siquiera la menciona, bueno vale sí, puedeque una vez, una constitución donde resulta que Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, autor y supremo es legislador de la sociedad…

-Relájate -Le dije mientras empezaba a acariciarla desde los hombros hacia sus pechos desde detrás de su espalda.

-Es que ¡no me jodas! ¡Si en vez de personas hablaba de almas! muertos de hambre, muertos de educación, muertos de derechos…penando en obligación…

-Mmm…Que sexy te pones cuando te enfadas…-Le dije susurrando y volcando mi aliento en su oído.

-Mmm…, me haces cosquillas…Pero tío, dime, a ver, es que no se por qué tengo que dar un discursito sobre este tema y mucho menos para celebrar …una constitución con todas sus carencias, y mira que la de hoy las tiene, quiza porque las arrastre…. Vale, sí, lo que me quieran decir, que fue la hostia para su tiempo,.mmmmmm

Bajé mi mano hacía su clítoris y empecé a masajearlo suave….

-Sabes que? Eres preciosa..
–mmmmmm
-Sabes qué? -Seguí susurrando jadeante mientras mi mano presionaba con más fuerza-
-mmmm…nooooo, dime.
– Pues que me suda la polla la Pepa, y sí, vale, es una mierda de Constitución, pero como es su bicentenario, que yo ni puta idea hasta llegar a casa, y….mmmm… tu me lo has recordado mmmmmmm…que calentita estás….como me gusta besarte…

Ágil Erika se vuelve violentamente girando su silla y levantándose aprieta mi espalda, clavando sus uñas en mi espalda. Frente a su desafiante mirada sólo me queda decir: Me cagó en la Constitución, ¡hostia! Pero que VIVA LA PEPA, y tu pepe o tu papo, que esta noche celebramos lo que haga falta. Saca el champán ¡coño ya! Que tu y yo si que  nos merecemos un buen homenaje!!

Anuncios

2 comentarios to “…Que viva la Pepa!”

  1. Je,je,je…Cada uno celebra las cosas como le viene en gana…¡Y nunca mejor dicho! 😉

    Lametorros, Anna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: