Alerta Roja

No lo entiendo. ¡Se lo había advertido!. Era imprescindible. Solo un básico requisito para el buen funcionamiento de nuestra relación. A las diez no debe haber ninguna luz. Me ciega los ojos. Todo lo veo rojo. Rojo sangre. Y se despierta en mi ese instinto cazador y la ganas de azotar, descuartizar, despedazar cualquier cosa que se mueva delante de mí.

Sudo.

Jadeo.

Mis músculos se tensan.

Mientras finalmente ella yace como dormida en el suelo con ese olor peculiar a corazón partido en dos, en la habitación, la bombilla se ha roto y yo, por fin, descanso.

Anuncios

10 comentarios to “Alerta Roja”

  1. ¡Qué bueno e intenso, Anna!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: