Así es la vida

Al extender el pantalón y dejarlo sobre la silla, algo cayó
del bolsillo. Gastón, sin dejar de maullar, paseaba altivo por la casa. Tenía hambre, seguro. Sofía, ojiplática, parecía como si, en vez de a mí, estuviese viendo un fantasma. Yo ,a lo mio .Fui a la cocina, rellené el comedero del puñetero gatito, que seguia maullando, y lo llevé al salón. Al poner el cacharro en el suelo vi aquella maldita cajita de tres condones. Faltaban dos. Sofía toma la píldora. Una semana después, Sofía sigue sin hablarme , Gastón sigue maullando y, yo, sigo sin excusa.

Anuncios

10 comentarios to “Así es la vida”

  1. ricardocorazondeleon78 Says:

    Me ha encantado. Una situación más de la vida misma, jajajaja… que se nos puede presentar a cualquiera. A mi hermano un día, su esposa le pilló dos condones en una chaqueta que esa misma noche iba a usar para ir a una fiesta con los de la oficina y ella toma la píldora…. Pero no os cuento el final… para que sufráis, os chinchéis y os jorobéis, sobre todo, tú, Anónimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: