Mi pequeño oasis

…parece que va a llover.
Miro sobre mi cabeza este cielo, tan gris. Las nubes negras se mueven rápidamente, como si quisieran escapar de la tormenta. Ingenuas. No pueden. Igual que yo no puedo escapar de mis locos pensamientos.
Me dejo llevar sin tiempo y te busco. Te estoy buscando en medio de un bosque plagado de silencio, olvido y miedo. Y, quizás, sólo quizás, de algún cálido recuerdo.
Imagino tus ojos, rebosantes de misterio. Profundos. Infinitos. Como un océano por el que navegar para, al final, simplemente naufragar perdiéndome en tu mirada.
Te busco. Te estoy buscando. A veces creo encontrar los acordes, pero siempre terminan siendo la misma sinfonía inacabada.
Sueño con tus labios azules. Fríos; casi de hielo, refrescando mi corazón, ese, que está ya tan seco.
Me encuentras. No sé si quiero. Y me escondo entre los árboles para guardar mi secreto.
No, no quiero que me conozcas del todo. No quiero que sepas que te estoy buscando.
Truena, por fin. Y es tu voz resonando en mi cabeza. Grita mi nombre. No, no te oigo. Si, si, espera, ya te oigo. Esa voz hambrienta que jamás he oído y sin embargo sé que es tuya. Sólo puede ser tuya. Blanca. Fuerte. Brillante. Como el acero de una de espada golpeando sobre la roca.
Me encuentras y me desgarras.
Tu olor me lo acerca el viento.
A sonido de canción te deshaces en mi boca dejándola con sabor a deseo. Siempre. Con sabor a ti.
Entonces, con tan solo un parpadeo, todo lo que yo soñé se muere en un desierto de arena donde, mirando hacia el cielo, las nubes siguen corriendo.
Y yo, te sigo esperando y salgo a buscarte. Sí, otra vez,
..de nuevo…
Parece que va a llover.
 

4 comentarios to “Mi pequeño oasis”

  1. Ayyyy…… lo amé!!!

    Fascinante, me recordó tantas cosas. Uff… moviste todo en mí. No tengo palabras para este exquisito relato.

    Abrazo.

  2. una nostalgica realidad, el pesar efimero de que ese amor no puede alcanzar el tremulo suspiro de tu pensamiento que sin duda alguna viajara en las gotas de lluvia que pronto derramaran en la riada mas proxima que tu amor derramara.. abrazooos

  3. Sueño con sabor amargo. Aún así, me resulta precioso ese mundo de tormentosas sensaciones al que nos llevas , Anna.
    Me encanta.

    Lametorros.

  4. Aunque el recurso al sueño esté muy utilizado, en este caso lo has aprovechado muy bien y ha quedado un misterioso relato de amor-terror.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: