EN UN LUGAR DE LA MANCHA…(por Mercedes de Miguel)

Resultaba cómico ver a la abuela espantar moscas imaginarias con ese artilugio arcaico, y cómo se reía cuando creía que alguna caía moribunda al suelo. Como estaba paralítica, no la podía rematar con los pies, algo que le habría encantado. Y es que la abuela, desde que había perdido la memoria, disfrutaba con esas pequeñas cosas.
Los nietos nos lo pasábamos en grande haciendo rabiar al abuelo, que aún conservaba la cordura, metiéndole cerillas en las peras que tomaba en el desayuno o soltando petardos por doquier.
Petra, la muchachilla que entró a trabajar en casa de los abuelos cuando aún no había cumplido los doce años, y que en esos momentos rondaría los 90, también era blanco de nuestras chanzas infantiles. Cubierta de refajos negros de los pies a la cabeza, al más puro estilo manchego, nuestra diversión consistía en levantárselos para comprobar si llevaba bragas debajo de todo eso. Nunca conseguimos averiguarlo, entre otras cuestiones, porque la mujer tenía malas pulgas y nos soltaba una colleja tan pronto notaba levitar el faldón por los OLYMPUS DIGITAL CAMERAfondillos. Siempre atinaba a darle un coscorrón a alguno de nosotros, pese a que las cataratas no le procuraban una visión muy clara del entorno.
Pero era también el reunirnos toda la familia —que éramos legión—, las comidas multitudinarias, escaparnos a la calle los niños, mientras los mayores se enzarzaban en alguna conversación transcendente, para ver las guirnaldas y adornos de las calles y regresar después con los pies como témpanos a buscar el abrigo de la chimenea.
Nunca he vivido unas Navidades tan divertidas y entrañables como aquellas, y, cuando las recordamos todos los primos, al reunirnos invariablemente en la tradicional comida de Año Nuevo, al que más, al que menos, se le descuelga una lagrimilla impertinente y emocionada..

Anuncios

Una respuesta to “EN UN LUGAR DE LA MANCHA…(por Mercedes de Miguel)”

  1. Un relato muy, muy divertido… y entrañable.
    He disfrutado mucho leyéndote, Merche. ¡Qué buena eres, jamía!
    Un honor tenerte aquí. Mil gracias, de verdad.
    Besos gigantes, guapa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: