Compartir un sueño

No hubiese pensado nunca que mis sueños fueran el reflejo de mis anhelos. Cada noche veía en ellos tus ojos y tu sonrisa. Limpios, puros, sin adornos, clavándose en lo más profundo de mi pensamiento como agujas punzantes. Haciéndolos míos sin querer entender que solo a ti te pertenecían.

Te veía huir invitándome entre risas y miradas a seguirte y pompasin poder alcanzarte de ningún modo en tan desesperada carrera,desaparecías en un instante cuando más cerca se suponía que te tenía. Así jamás podríamos ser amantes, ni si quiera en la distancia. Pero yo te amaba, te amaba y te deseaba, por eso cada noche te soñaba, y te perseguía. Creo que no eras consciente de ello y que tu solo jugabas. Con el amor no se juega, te gritaba, pero tu no querías escucharme o las palabras se las llevaba el viento. El mismo viento que mecía tu pelo negro y rizado dibujándote, si era posible, aún más hermosa.

Desesperado durante todo el día, esperando que llegase la noche para volver a soñarte y ver si, por fin, me dejaba acariciar tu cuerpo, decidí hacer que las palabras no se las llevase el viento para enredarlas en tu pelo sin que llegasen a tus oidos. Plasmarlas en un papel. Contarte mis sentimientos y compartir mi sueño contigo. Escribir que te necesito, que no puedo vivir sin tu mirada y sin, esa, tu sonrisa tan sugerente a la vez que tirana. Hoy es San Valentín, y guardaré esta carta debajo de mi almohada, para ver si Cupido te la entrega y, arropándonos con sus alas, hace que soñemos el mismo sueño y despertemos mañana los dos juntos, sudorosos, abrazados, en mi cama.

6 comentarios to “Compartir un sueño”

  1. Sabes que me encantó. Gracias por la magia de tus letras.

    Lametorros.

  2. Muy bonito. Por un momento estaba leyéndolo convencido de que era un chico quien hablaba hasta que se ha mencionado por primera vez el femenino y entonces me he dado cuenta de que es narradora y no narrador.
    Gracias.

  3. Oh! Qué ternura,me morí de amor…¡Hermoso!Me encantó.
    Nada más lindo que expresar los sentimientos de esa manera.

  4. Ay, esos anhelos tan lejanos y tan aparentemente imposibles, muy bonito, digno de San Valentín….felicidades

  5. Perdón, lo dije justo al revés, que es narrador y no narradora. Esto parece el cuento de Tacirupeca y le bolo, jajajajaja…

  6. Sueños y anhelos, ¡qué bonito, Anna!
    Lametorros, bella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: