Enroscado (por Sirvenza)

Tras una ronda de tranquilizantes, como todas las noches, me entró el sueño.
Esa mezcla de enroscadocansancio y mareo. Me despojó de mis ropas y me ayudó a acostarme. Ya en la cama, mientras la luz del techo producía su efecto hipnótico en mis ojos empecé a soñar despierto hasta que, por fin, mi mente sucumbió a los esfuerzos de mi cuerpo…..

Tomé una hoja del cuaderno y el boli del cajón y las palabras comenzaron a fluir por la tinta, quedando plasmadas en el papel.

“ Querida Carlota, amada mía:
Tu compañía sigue siendo lo más especial, conforme pasan los años el deseo sigue creciendo. Tus caricias siguen siendo la miel de nuestros comienzos y la dulzura de tus labios la llama que
mantiene la pasión. Pero mas allá de todo está la fuerza de nuestros abrazos, cuando conseguimos cada día fundirnos en uno, los dos, cuerpo a cuerpo. Rodeando nuestros cuellos como una sola persona y…”

Despierto sudando. Carlota, a mi lado, me seca el sudor de mi frente, me acaricia la cara mientras besa mis labios. Las lágrimas brotan de mis ojos y no soy capaz de transmitirle con palabras la carta que le escribo cada noche desde que perdí los brazos.

Anuncios

8 comentarios to “Enroscado (por Sirvenza)”

  1. Enhorabuena amigo, una dulzura de relato!!!muy bieeeeeeen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: