COMO UN ARBUSTO

861784_575232149167454_20598640_n

¿Fuerte y robusto, yo? En teoría iba a serlo, en la práctica jamás lo conseguiré.

Mi mente está tan destrozada como mi cuerpo. No sé si esto tiene arreglo, creo que no.

Cada vez la distancia entre nosotros es menor y solo me consuela pensar que por fin los conoceré. Me emociona pensar en ese abrazo fraternal, en ese imposible cruce de miradas, en esa ansiada a la par que compleja charla… Tantas veces he escuchado hablar de ellos y he visto sus caritas en fotos que tengo la certeza de que sabré quienes son; además mi olfato siempre ha sido excelente y aún lo conservo intacto.

Quiero llorar, quiero gritar, desearía hacer mil cosas, pero no puedo hacer nada. ¿Porqué ahora todo es tan difícil?

Comienzo a resignarme.

***************************

Es cierto que, hasta que me dejaron, llegué a ser buen mozo. Esa ha sido mi desgracia y lo que finalmente ha arruinado mi vida.

Cuando nací era poca cosa y las mujeres de mi familia pusieron tanto empeño en sobrealimentarme que crecí aún más a lo ancho que a lo alto. Aquel excesivo interés por convertirme en el chavalote que nunca debí de llegar a ser lo llevé con más pena que gloria pero, tal vez por mi carácter débil, jamás osé revelarme ante lo que todos creían -quiero pensar que con buena intención- que era lo mejor para mí.

Tía Rosalyn, una fémina tremenda en todos los aspectos a la que considerábamos una más en casa, era un ser tan oscuro como la noche que se dedicaba a asuntos de santería. Sin duda ella era la que más atención y empeño prestaba a mi alimentación. Recuerdo una vez en la que mientras me preparaba una de esas cenas pantagruélicas que olían a mil demonios, y que estaba compuesta por sus habituales guisos a base de “vísceras de animales fuertes y robustos, como lo serás tú, mi Panchito”, dijo que era preferible ser un armario de tres cuerpos al que todos respetasen a ser un tipo enclenque e insignificante en el que nadie se fijase. Toda la familia reía sus ocurrencias y en aquella ocasión lo hicieron también.

Pasaron los años, menos de los que me hubiesen gustado disfrutar, y mis complejos y yo crecimos a la par.

Hoy, al verme en el lamentable estado en el que me encuentro, sin algún órgano vital y salvajemente mutilado, es a ella a la que más culpo. Nunca me gustó. Sin embargo, para mi desgracia, yo he resultado demasiado apetecible para alguien de su oscuro entorno.

Soy un pesado fardo al que han desmoronado que intenta desesperadamente cerrar esos ojos que ya no tiene y que lucha por gritar su dolor sin conseguir emitir un solo sonido mientras espera ese momento, presumiblemente próximo y se supone que liberador, en el que decir adiós a estos momentos de sufrimiento.

Mamá, si me fuese posible hablar, te preguntaría: ¿Por cuánto tiempo seguirás confiando el cuidado de tus hijos a tía Rosalyn? ¿Cuántos tendremos que irnos precipitadamente para que te des cuenta de sus insanas intenciones?…También te diría algo más: Te quiero. Llevo tus raíces.

9 comentarios to “COMO UN ARBUSTO”

  1. se me hace la boca agua.

  2. No creo haberte leído nunca un relato con tal registro de miedo. Muy bien, Linda. Me ha gustado. Casi me han entrado ganas de comer. Hasta la vuelta. Ciao. Besotes.

  3. Y la música no podía ir más con el relato. Muy bien escogida. Gracias.

  4. me ha recordado mi infancia, que mal lo pasé,hasta que vieron que mi tiroides no funcionaba,me metían la comida como a los pavos…..muy bueno y muy gráfico Linda, besos gordos

  5. Que pasada chica,esta vez te has lucido.Es genial,Fille Bleu.

  6. Inquietante a la vez que desolador.
    De los que me gustan.
    Perfecto.

  7. Sirvenza, me haces reír …¡Eres tremendo! Ñam ñam y chin chin😉

    Ricardo, así que te he sorprendido un poco con este nuevo registro ( más o menos nuevo diría yo, porque no es el primer relato de este estilo), ¿eh? ¡Bon profit! je,je.

    Ay, Isa, ¡qué manía con forzar y forzar a los críos! Yo era una pésima comedora y con los años ni te imaginas ( o sí) lo que he mejorado😉

    Belle, ¡qué gusto me da verte! Espero seguir haciéndolo, con mayor o menos acierto pero, seguiré escribiendo cositas🙂

    Elo solo puedo decirte que ya sé lo que te gusta, malvadaaaa…je,je.

    Besotes a todos y muchísimas gracias por todo.

  8. Ya veo que te gusta este género,creo que te he leído algo más. Nos dejas con cierta intriga y está conseguido. Me ha gustado.
    Besosss

  9. Me gusta, me gusta, Patxi . De vez en cuando escribo cositas de este estilo y seguiré haciéndolo… Así que, sigue atento😉
    Muacksss y graciasss.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: