Compromiso (por Sirvenza)

Se despertó más pronto de lo habitual, soñaba con ese día especial de mayo. Devoró el desayuno y se encerró en el baño. Mientras yo me vestía le oí hablar por teléfono varias veces, su máxima preocupación era que todos llegasen a hora e insistió en que el arroz estuviese preparado para el momento exacto. Me sorprendió su presencia al salir de su habitación, irradiaba serenidad y había cuidado su aspecto en todos los detalles. Su barba recortada y su pelo peinado hacia atrás, incluso su viejo traje de franela gris parecía nuevo. Su bastón relucía. Me pidió que fuésemos caminando aunque le costara más.
amapolasCaminamos ladera abajo hasta divisar la entrada al recinto. El día era húmedo. Era perfecto. Los cipreses acompañados de hileras de amapolas flanqueaban el camino y era deslumbrante ver en el cielo la luna llena a plena mediodía, como acompañándonos a la ceremonia.
Poco a poco y ya dentro los invitados, pocos pero los que debían estar, nos iban animando con sus sonrisas, cánticos y miradas. Acompañé a
mi padre hasta donde se encontraba mamá. El viejo Oscar hizo sonar su acordeón, como en todas las fiestas, lo odiábamos pero hoy nos rompía con sus notas. Papá se arrodillo a sus pies. Luisa, que mantenía su belleza a pesar de los años, leyó el mismo texto de hace 25 años y todos los que estaban allí se emocionaron como si fuese la primera vez. “Ojos que no ven corazón que no siente”, pensé yo,aunque no fuera el caso. Papá se puso en pie con los ojos cerrados y sonrió, irradiaba felicidad y melancolía.Todos gritaron al unísono un vivan los novios y cuando los granos de arroz golpearon su cara despertó de su sueño. Volvió a arrodillarse en la lápida de Mamá,dejo sobre ella su ramo y regreso para perderse entre sus invitados. Mientras descorchaban el champagne y el viejo Oscar tonteaba con su acordeón, papá seguía buscando a mamá entre los invitados, como si nunca se hubiese marchado.

10 comentarios to “Compromiso (por Sirvenza)”

  1. Qué triste la historia de amor de tus protagonistas. Qué penita.
    Saludos

  2. Amalia Mª Ballester Segundo Says:

    Es extraño que cada vez que te leo me emociono. Pienso que tus relatos de amor son los mejores.

  3. ¡Qué cosa más bonita! Entrañable y perfecto, aunque triste.
    Me ha encantado. Día a día te superas.
    La foto preciosa también.
    Un beso y ¡enhorabuena!

  4. Que bonito Amalietor, me ha emocionado…me alegra mucho ver que sigues escribiendo, no lo dejes nunca,seguro que te dará muchas alegrías.
    Y de paso a ver si lees mis Krakocabezas y me dices cositas tu tambien… jajajjaja aprovecho la coyuntura jajajajaj

  5. A ver para cuando el próximo… que no pase mucho ehhhhhhhhh

  6. Mar Max,no te enteras de nada.En tu mundo.El de Amalia es el anterior.

  7. ricardocorazondeleon78 Says:

    Solo me pregunto si todos los años el protagonista realizaba el mismo ritual. Porque ¡qué tristeza! ¡25 años! Por otra parte el amor que guiaba a este hombre no perdió ni un ápice por el paso de los años.
    Un saludo Sirvenza.

  8. Paloma y Ricardo,agradezco vuestros conentarios.El resto ya saben.

  9. Cuánta sensibilidad desprendes amigo!!…es triste, sí, pero qué bonito la ostia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: