La Sombra.

Si nada me ata, nada me une… nada me detiene.

 

– … Y ¿Qué esperas de aquella mujer? apenas es un recuerdo.

Me evade.

– Esa no es una respuesta valida, ignoras mis argumentos y francamente, estoy cansada. No puedo luchar con una sombra, la llevas en la piel, en los huesos.

– ¿Qué querías? ella fue mi historia, la vida mía. – por fin contestó.

 ????

Esas eran las palabras que no quería escuchar, el mundo se hacía pequeño y mis sueños se derrumbaban; no más castillos sobre nubes. Él amaba a alguien que no era yo, a pesar de mis esfuerzos, después de haber lavado sus heridas, creí haber sanado su corazón, pero no fue así.

– Soy tu presente. ¡No! Era tu presente y no seré futuro.

Trato de mantener los piés firmes sobre la tierra y, comprendo que no puedo volar a su lado, me cortó las alas de tajo, las dudas se aclaran y decido no continuar en una relación sin rumbo.

– Todo está dicho. Quédate en la penumbra, con tu pasado perfecto, con “La Sombra”, esa que jamás regresará.

– ¿Qué harás? – preguntó con una voz casi rota, viéndome por última vez.

– Si nada me ata, nada me une… nada me detiene. Voy a ser feliz. – respondí.

Adios+amor

 

Anuncios

6 comentarios to “La Sombra.”

  1. 😥
    muy hermoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: