Recuerdos lamedores para el verano

CARNE/LE/VALE

Tras ocho largas horas sentado en aquel asiento de evidente low-cost comencé a impacientarme. Miré con curiosidad a través de la ventanilla y conseguí ver a lo lejos el Aeropuerto Internacional Galeão- Antonio Carlos Jobim-. Desde las alturas, Río de Janeiro se me antojó más pequeño de lo que siempre había imaginado; percepción que cambió sustancialmente una vez que mi taxi se adentró por la bulliciosa urbe para llevarme a Río Rockers –hostal de Copacabana sugerido por mi amigo Terry, incansable mochilero-.

 

(Sigue leyendo aquí)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: