Archive for the Relatos Category

Un día más

Posted in Los relatos más relamidos, Relato, relato corto, Relato Libre, Relato libre Omsi, Relatos, Relatos Breves on Martes, 27 \27\UTC octubre \27\UTC 2015 by Omsi

Screenshot_2015-10-26-18-38-15Silencio, vacío. Con ese pesar matutino que me impide mover.

Me alejo de todo mundo y me oculto en las ruinas del corazón.

¿Qué es un día más para mí? Únicamente el pasar del tiempo, las de manecillas del reloj avanzan, mientras yo retrocedo tratando de encontrar tus ojos azules.

Ahí estás, tan hermosa como siempre, sonriente. Me amas. Y es en ese espacio donde quiero habitar. Encontrarme entre tus brazos, rodeado de tus largas piernas; en donde el movimiento de tu rubia cabellera me tiene embriagado y el néctar de tus labios me endulza el alma.

Mi cielo en la tierra, donde el celeste de tus ojos me permiten estar en la Gloria y el universo se hace pequeño con tan solo tomar tu cintura. Me concentro en tu contorno y pinto un paisaje de pasión en el lienzo de tu piel.

Suena el despertador, una vez más, mi cuerpo está inmóvil, la carga de mis penas es tan grande y, aún así, necesito escapar.

Me alisto para empezar la rutina diaria, desganado, sin fuerzas, una vez más.

Antes de cerrar la puerta, doy media vuelta, esperando verte recostada en el lecho, enredada entre sábanas que enmarcaban tu silueta; como solíamos decir, en “nuestro pequeño oasis”. Sin embargo, no estás, tuviste tanto miedo a ser feliz que huiste del amor y tomaste un vuelo sin retorno, un viaje en donde la vida es fácil, sin temores. Sin compromisos.

Ahora camino sólo, sin rumbo fijo, viendo como pasa la vida, y cualquier mirada que se posa en mí, la rechazo. No quiero sufrir. Me alejo de esa nueva ilusión pues tengo temor de ver a alguien más partir; la dejo ir, como a ti.

¿Cuándo regresarás el paraíso que te llevaste? ¿Cuándo dejaré de pensarte?

Se escucha el cerrojo de la puerta mientras le doy vuelta a la llave, así como hago preso al corazón, equivocándome ciegamente al creer que sigues dentro y no te dejo ir. Tropezando en el camino esquivando amores sinceros que estarían dispuestos a dar todo por mí.

 

Un día más, tengo miedo de vivir.

 

SIN FIESTA DE FIN DE CURSO

Posted in cuento breve, Literatura, relato corto, Relato Libre Lindastar, Relatos on Martes, 7 \07\UTC julio \07\UTC 2015 by lindasta07

 

No escapé del cuerpo del delito, no, tan solo me alejé. ¿O fue ella quien quiso huir de mí? Da igual, el caso es que “donde pongo el ojo, pongo la bala” y, una vez más, cumplí. Nunca permitiría que me saliese el tiro por la culata.

Yo soy cazador, ellas simples presas.

                                                     ****************

Si dijese que mi pobre alma se  partió en múltiples  pedazos después de hablar con ella, quizás resultase muy romántico, pero mentiría. Sería  algo exagerado, poco exacto y, además, una expresión manida; así que simplemente diré que me dolió. No tengo claro si fue en mi orgullo o en qué, pero me hirió. Sí puedo asegurar que, a pesar de ser un tipo  habilidoso y metódico, intuyo  que  nunca seré capaz de recomponer mi órgano muscular principal porque todo me hace suponer que lo tengo defectuoso, algo que no me preocupa en absoluto.  Lo parchearé exactamente igual que en otras tantas ocasiones y me bastará para seguir revolcándome  en mi propio fango interno.

– ¿Te gusto más que otros? ¿Me quieres más que a ninguno?- interrogué curioso sabiendo de antemano que sus respuestas  me resultarían poco aclaratorias y me dejarían un regusto  agridulce.

-Ya lo sabes, tonto, lo suficiente.- dijo entornando sus avispados ojos y regalándome un mohín de niña consentida que, como siempre, me encantó.

-¿Qué sé?- pregunté  intentando en vano estrecharla contra mi  cuerpo mientras  ella se escurría como una serpiente.

-Sabes lo que tienes que saber- respondió.

-Esa contestación no me vale, deberías de saberlo tú también, pequeña. Solo merece la pena vivir de manera sobresaliente, con mayúsculas, y si no te sientes capaz de ofrecerme lo que deseo, lo mejor es acabar con este tema de una vez por todas- advertí empleando el tono que se le presupone a todo docente, y más todavía, si es un rector que luce canas desde hace por lo menos un par de décadas y se siente menospreciado o, al menos, poco valorado.

-No logro entenderte- dijo encogiéndose de hombros simulando una ingenuidad que nunca tuvo y que fue la que, meses atrás, forzó mi fijación y obsesión por ella.

Cuando quería, esa muchacha de pelo ensortijado y cuerpo de pecado, de la que hoy pienso que un día llegué no sé si a enamorarme pero sí a encapricharme demasiado, no comprendía nada. No era vaga pero, si le antojaba, era poco colaboradora. Yo pretendía enseñárselo todo mientras que ella…Ella malgastaba su tiempo y energía coqueteando con otros, a buen seguro que más jóvenes y atractivos que yo pero también más inexpertos.

-Borra lo anterior, he cambiado de opinión. No quiero nada. No quiero más- esas palabras que  nunca olvidaré fueron el detonante de una explosión incontrolada.

Imposible acostumbrarse a sus frecuentes negativas y a su modo caprichoso de actuar: Hoy sí, mañana no, pasado tal vez… Aquella no era la primera ni la única vez que me rechazaba, aunque sí tenía visos de ser la última porque no iba a permitirle ni una tontería más. En esta ocasión, y aún sabiendo que se me  escapaba de las manos de la misma manera que a un niño se le va un globo de helio, no quise insistir ni suplicar, o sí quise, pero lo cierto es que me contuve.  En algún instante -¡ fui un ingenuo ¡- imaginé que ella correría tras de mí, como ocurre solo en las películas y en determinados sueños. Hubiese deseado tanto que así fuese… Me equivoqué. No se inmutó y entonces fue cuando , tomando las riendas de la situación, fui yo quien decidió no darle la oportunidad ni de pestañear.

 La sangre que recorría mis venas pasó en cuestión de milésimas de segundo de ser caliente a congelarse. Actué en consecuencia e hice lo que  ella me obligó a hacer. Después, cerré la puerta del aula y salí sin volver la vista atrás. No tuve ningún remordimiento, es más, me sentí aliviado. Ella, al igual que otras, calló.

Aunque ha pasado algún tiempo desde que di por finalizada esta historia- la última por ahora- empiezo a pensar que probablemente sea demasiado exigente con determinadas alumnas porque ninguna , ni las anteriores ni las posteriores a Ariadna, han estado dispuestas a subir de nota.  Su objetivo debería ser alcanzar el diez y sobresalir pero, ¡tontas de ellas!, se conforman con lo mínimo y a mí me gusta exigirles lo máximo. Nunca las entenderé. Hasta la fecha mis resultados han sido pésimos y sé que  mi modo de operar  podría calificarse también como de muy deficiente, pero ese tema solo me incumbe a mí. Yo soy quién veo si hay  evolución o no la hay y finalmente las evaluó, y lo que es más importante: decido su futuro.

Ahora me asaltan algunas dudas que, supongo, nunca resolveré: ¿Me obligarán a repetir, a repetir, y a volver a repetir año tras año? ¿Cuántas niñatas más tendrán que quedarse, para su desgracia, sin fiesta de fin de curso?

letters-804540_640 (2)

Siempre tenemos cosas que celebrar.

Posted in Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , on Lunes, 24 \24\UTC noviembre \24\UTC 2014 by Administrador

Aunque parezca que estamos dormidos, seguimos caminando despacito.

portada_concurso_poe

Nuevamente uno de los microrrelatos de nuestra bella Lindastar ha sido seleccionado,  entre más de ochocientos admitidos en el concurso, como uno de los 150 finalistas del III Concurso Literario de Terror ArtGerust. Homenaje a Edgar Allan Poe. 

 

Si queréis leer su relato podeis pinchar aqui.

 

Gracias a Artgerust por darnos la posibilidad de aparecer en sus libros y a Lindastar por darnos tantas alegrías. ¡No vamos a ganar para tanto brut!.

¡Nena, tú vales mucho! ¡Slurpsmuaks !

Adiós

Posted in Los relatos más relamidos, Poesía, Relato, Relato Libre, Relato libre Omsi, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on Viernes, 27 \27\UTC junio \27\UTC 2014 by Omsi

“La vida no se trata de sobrevivir a una tempestad, se trata de danzar bajo la lluvia” Desconocido

Mujer_bajo_la_lluviaEsto se terminó como el diluvio de verano, no esa que moja los hombros y fascina al caminar bajo la lluvia sintiendo las gotas resbalar sobre la cara. No, de esas tormentas que dejan todo echo un desastre, un desastre natural del corazón.

Dicen que la esperanza es lo último que muere, pero definitivamente, “esto” que tenemos está más que muerto y enterrado.

Encontrarse varada en un mundo de espejismos, quimeras sin razón, no sirve de nada. Me cansé de esperar una señal tuya que, claramente, fuera lo que fuera de “nosotros” terminaría mal.

Así que digo ¡Adiós! a los sueños infundados, ¡hasta nunca! ilusión pasajera. Doy vuelta a la página y comienzo un nuevo capítulo.

No me verás mendigando el cariño que jamás mostraste por mí; me despido de tus palabras sin juicio, de tu suave y embriagante voz, de los apacibles besos de miel, almíbar que se desbordaba por mis labios.

Pierdo castillos entre nubes, el futuro incierto que pude haber tenido contigo. Sin embargo, gano seguridad, lealtad a mí misma, ganas de luchar y seguir manteniendo la fuerza que me mueve en la vida. Seguro encuentro a alguien mejor para mí.

En cambio tú, pierdes amor verdadero. El elíxir de la vida.

¡Adiós!

 

 

FIN DE CURSO

Posted in Colaboraciones, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , on Viernes, 20 \20\UTC junio \20\UTC 2014 by Administrador

Hoy huele diferente, a libro usado y polvo de patio. No hay chandals, ni mochilas. Se oyen las risas de los niños alborotando emocionados, nerviosos con la actuación. Tiene que salir perfecto. Han ido todos los papás y la mamás, los abuelos, las abuelas, y ellos llevan más de una semana ensayando. Se oye también algún sollozo. Juan, tiene siete años, casi ocho. Pasa al segundo ciclo de primaria,  e hizo de Luis, su profesor de inglés, su mejor amigo, pero Luis repite y se queda en primer ciclo.  y a Tomás, su segundo más mejor amigo, le han dicho que también repite.

Suena una voz familiar. Lucía, la profesora de Lengua y Mates les apremia para que se preparen. 2º A y 2º B son los siguientes. De fondo comienza a sonar la canción de Piratas del Caribe. Tropiezos y empujones entre risas detrás del telón del salón de actos.  Tan pequeños. Tan graciosos.  Tan nerviosos. Con su pañuelo en la cabeza y su parche en el ojo. Alzan su espada. Se levanta el telón y comienza su batalla final 2013-2014, el baile.

Aplausos, aplausos y más aplausos. Se ha acabado. Ya no hay nervios. Solo besos y aplausos. Por lo menos descansarán hasta el día de recogida de las notas. Después ya se verá.

Sí, hoy todo huele diferente. Huele agridulce. Huele a adiós. Huele a hola.  Huele a  por fin verano. A vacaciones. A playa y castillos de arena. A nuevos amigos. A nuevos amores. A libro usado, a cancela cerrada y a polvo de patio.

Se hace el silencio.

Mientras, lejos ya del cole, los niños siguen riendo.

De mariposas y amapolas (por LaLeTi Lú)

Posted in Colaboraciones, Especial Mayo, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Miércoles, 11 \11\UTC junio \11\UTC 2014 by Administrador

“Venga vístete de blanco y píntate de color”- le dijo la mariposa a la amapola perezosa que al empezar Mayo no quería abrirse. Venga, venga, en primavera todos nos ponemos bonitos vestidos de colores. Mira, mírame a mí y despierta, despierta y mira mis alas…Azul, rojo, morado ¿a qué son bonitas? Tú también lo eres”

“No, no lo soy. Estoy muy pálida y no me parezco a mis hermanas”.

“No todos vamos a ser iguales! Si as´fuera, menudo rollo, ¿no? Y claro que eres retorelato mayobonita, tu belleza es tu rareza. Unas gotas de rocío, y a despertar, que mira, ha salido el arcoíris y quiero oler tu perfume y jugar entre tus pétalos y hacerte cosquillitas con mis patitas. ¿No quieres ver lo azulito que está el cielo?

Tímida se abrió la amapola blanca estirando poco a poco sus hojas. Miró alrededor y descubrió un campo lleno de amapolas, todas rojas, y mariposas, todas de distintos colores. Por curiosidad, al ver que no era igual que el resto, un montón de mariposas se acercaron a juguetear con ella. La amapola sonrió y se sintió orgullosa. Era bonito ser diferente y le encanto sentir la brisa de las alas en su corola y beber del rocío fresco y ver ,aunque solo fuera por un momento, el arcoíris.

“Es bonito ser una flor y nacer en primavera” – Pensó al atardecer mientras se preparaba para dormir. Arqueo un poco su tallo para que su amiga la mariposa se posase y pudiera dormir con ella. Una cerró sus pétalos, la otra cerró su alas. Ambas soñaron con el sol de la mañana.

Un Mayo sulfúrico (por Inés)

Posted in - Fotos origen de los relatos, Especial Lamedores, Especial Mayo, Literatura, Relato, Relato Libre, Relatos, Relatos Breves on Miércoles, 4 \04\UTC junio \04\UTC 2014 by Administrador

Mayo ¡con las ganas que yo tenía! La primavera ya por fin se empieza a respirar, el campo se llena de magníficos colores y fantásticos olores. Como en un anuncio del corte inglés, el cielo azul siempre resplandeciente. Y vivir en Madrid en Mayo, eso ya es el no va más , si el calendario es generoso, todo puentes o acueductos, que si la comunidad, que si San Isidro. Tiempo libre ideal para hacer de “dominguero” y con esa sierra pobre tan bonita que tenemos, a ver quién es el bonito que no cae en la tentación de preparar una tortilla, coger el coche o la Renfe y preparar uno retorelato mayode esos días de fiesta con los colegas de paseíto por la montaña. Caminar, respirar, tumbarte, mirar a las nubes, soplar un diente de león, subirte al risco más alto y otear el horizonte, buscar grillos, corretear, corretear, corretear sin fin, sentirte ¡¡¡libreeeeeeee!!!…Si es que es maravilloso disfrutar de un puente, o eso pensaba yo hasta que aquel día, todo tan soleado, con las flores tan bonitas, el azul resplandeciente del cielo, y la montaña…, ay, la montaña, no va la muy cabrona y decide unilateralmente ponerme la zancadilla y que me caiga rodando sobre ella. Caida ¡¡¡libreeeeeee!!! Mis amigos, muertos de risa, lloran , yo también, pero de desconsuelo. Fin de puente. Urgencias. Puntos. Moretones. Dolor. Y lo peor de todo, tener que aguantar a familiares y amigos que con risa sarcástica me digan:..” si es que ya no tienes veinte años…” Pues no, no tendré veinte años pero si veinte primaverales flores en forma de moratones en mi cuerpo de todos los colores, morados, azulados, verdosos, amarillos”-respondo ácida y sulfúrica. El año que viene paso de deportes de riesgo, me quedo en la terraza de casa oliendo y regando los geranios.