Archivo para cuatro palabras

“No todos van a ser ángeles”

Posted in - Fotos origen de los relatos, fotoretorelato Lamedor, Literatura, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre Lindastar with tags , , , , , , , , , , , , , , , on Jueves, 21 \21\UTC noviembre \21\UTC 2013 by lindasta07

Como mis vecinos están dispuestos a echar una mano siempre que lo necesito, me veo en la obligación de corresponderles cuando me piden que haga de canguro de su monstruito.

Le propuse a aquel renacuajo que me acompañase a comprar tres cosas al hipermercado.

en mi jardin-¡Quiero ir a ver a papá al cementerio!- gritó.

-No puede ser. Está trabajando allí ahora- contesté tras ignorarle unos segundos.

El mocoso iba unos pasos atrás y empecé a incomodarme. Le recriminé en varias ocasiones su parsimonia porque se acercaba la hora de comer; temía no estar puntualmente sentado a la mesa y mamá se enfadaría.

Al salir del establecimiento me percaté de que Ángel llevaba en el bolsillo algo que abultaba.

-Robar es pecado, ¿lo sabes, enano?- dije. Entre carcajadas burlonas echó a correr con la bolsa de la compra. Tenía tanta prisa que parecía que le persiguiese el mismísimo diablo. <<¡Menudo cabroncete!>>, pensé.

Al girar la esquina lanzó el recién adquirido martillo -repentinamente convertido en letal objeto volador- partiéndome la cabeza en dos. El jodido tuvo buena puntería, caí desplomado, y todo en mí se rompió.

-¡Qué fácil ha sido contigo!- exclamó eufórico- A partir de ahora me entretendré aún más cuando acompañe a papá al trabajo. Prometo no darte unas patadas tan fuertes como las que propino a los otros asquerosos. Esos vecinos nunca me cayeron bien… Bueno, tú tampoco- dijo mientras, entonando extraños cánticos, introducía con endemoniada brusquedad miles de  granos de pimienta en mi nariz y una cabeza de ajos en mi boca entreabierta, que…en mala hora compramos.

Anuncios

El lago (Danger)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Viernes, 29 \29\UTC junio \29\UTC 2012 by Administrador

Perdió la consciencia, era innegable, llegaría el momento,
siempre acompañado, antesala de ese arrebato de dolor placentero.
Su caracter altivo así lo confirmó… nuevamente.
Cuarenta minutos antes, era la costumbre, habían llegado al descampado,
fijado la posición del sillón… por supuesto, no se podía extender más.
La luna alumbrando… testigo del momento a vivir, curioso.
Alrededor más coches,
siempre en silencio,
siempre jugando a relatos relamidos.
No quedaba más noche que ésta,
comenzaron a juguetear cuál gatos en celo, desatando la pasión…
y el pantalón, por supuesto.
Ante tanta agitación, exaltación, ella tuvo que maullar, y el …

                                                               …perdió la consciencia.”

Nunca despiertes Lucy (Rocío de las Nieves)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Viernes, 29 \29\UTC junio \29\UTC 2012 by Administrador

Se subió con gesto altivo el pantalón y volvió a extender la camiseta sobre la cama alisándola con la mano antes de ponérsela. Miró a Lucy tumbada encima del edredón, con todo su precioso pelo. Suave. Largo. Siempre tan bien cepillado. Con los ojos cerrados. Haciéndose la dormida y esperando esa última caricia antes de que él saliera por la puerta. En esos momentos la odiaba. Ella seguiría durmiendo mientras que a él no le dejaba hacerlo ninguna noche. Hoy, todo cambiaria. Cogió la almohada y presionándola fuertemente sobre su cara, sonrió. Ya no volvería a oirla maullar.

COLGADA

Posted in Relato libre Soledad Gallardo with tags , , , , , , , , , , on Jueves, 28 \28\UTC junio \28\UTC 2012 by soledadgallardo

La bandolera se estrenó en la calle un día de primavera, tersa, radiante, caminaba junto a un novio  también nuevo, altivo. Dentro llevaba el maullar de una gata siempre dispuesta a extender sus patas en el regazo de una falda o pantalón. Tras cinco años, ha pasado por muchas manos pero sigue igual de bonita.

Su  piel es blanca, rota. Guarda enganche de pendiente a un lado, resguardo de compra en otro, una llave para probar, el bolígrafo gastado y ocho condones a punto de caducar.

La noche y tu (Sweet Angel)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Miércoles, 27 \27\UTC junio \27\UTC 2012 by Administrador

El calor se hacia presente una noche más, sudaba tanto que avente los pantalones, mientras abría la ventana; a lo lejos el maullar de un gato se escuchaba. Me recosté en la cama, empecé a imaginarte a mi lado, quise extender mis brazos para abrazarte pero solo encontre una almohada. Cerré los ojos y estabas ahi, hundido en tus pensamientos, recorri el cabello de tu frente y me recargue en tu hombro, tu solamente me separaste, me pediste que te olvidara, mas te abrace fuerte y tu muy altivo dijiste Sueltame, lo nuestro se terminó, alguien me espera.

Mi eterna espera (Jose Hidalgo)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Miércoles, 27 \27\UTC junio \27\UTC 2012 by Administrador

Se retrasaba… como siempre. Llevaba tanto tiempo esperándola que formaba parte del paisaje. Nadie notaba mi presencia salvo un gato que me miraba fijamente. Patético. Creo que el muy felino me estaba juzgando. Quiso llamar mi atención y comenzó a maullar. Al no conseguir su propósito comenzó a rozarse, pero lo único que consiguió, fue extender una capa de pelo blanco sobre mi pantalón negro. Al notar mi desinterés se marcho, altivo y orgulloso calle abajo, quizás en busca de alguien que estuviera a la altura de su cariño. Hasta el gato tiene más sentido común que yo. Patético.

Recuerdos (Inma Flores)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Martes, 26 \26\UTC junio \26\UTC 2012 by Administrador

Estaba desayunando — como cada mañana, en el mismísimo centro de París— ensimismado al extender un pequeño cubo de mantequilla sobre una tostada caliente.

No quedaba una sola mesa libre.

Se acercó una joven; lucía un escotado vestido rojo, acompañado de una gran sonrisa. Pidió permiso para sentarse en su mesa. No tuvo tiempo de contestar cuando ella ya estaba ubicada frente a él, con gesto altivo y mirada libinidosa.

Su mano comenzó a temblar, mientras la tostada caía sobre su impecable pantalón. Sintió un pequeño pie escalando su entrepierna. Recordó su última vez y no pudo evitar maullar de nuevo.