Archivos para extender

“A MIS PIES, CABALLEROS”

Posted in Especial Lamedores, Literatura, Los relatos más relamidos, Relato, Relato Libre Lindastar, Relatos, Relatos Breves with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on Miércoles, 8 \08\UTC mayo \08\UTC 2013 by lindasta07

file0001011248013

Una vez escuché decir a un agricultor que abril era un mes complicado para el campo. Ahora sé de primera mano que también lo es para determinadas personas, puesto que yo me encuentro -no sé si muy a mi pesar o no- dentro de ese complejo grupo al que podríamos denominar como: “Candidatos ideales para hacer, un día cualquiera, más de una tontería”. También recuerdo que habló acerca de los beneficios de utilizar ceniza para el cultivo de plantas.

***************************************************************************************************************************************************

Creí -reconozco que con cierta ingenuidad- haber podado de raíz los problemas cuando comencé con este juego pero, lejos de lograrlo, esta afición se ha convertido en una obsesión. Sólo pienso en flores.

Hoy, mientras miro el espejo del salón, ese que lo ha visto todo, hasta lo que nunca debió,  me recreo con ese peculiar sabor agridulce que aún perdura en mi boca mientras rememoro un refrán que dice: “En abril, cortas un cardo y te crecen mil”.

Hace tiempo tú eras mi cardo favorito, querido, pero actualmente ya no gozas de ese privilegio. Ha pasado el tiempo y te has convertido en un adorno más de mi jardín… En uno más.

Después de aquella experiencia juré una y mil veces que no me dejaría abrazar por otras garras como las tuyas. Había sufrido más de lo aconsejable con nuestra relación y no quería más noches de agua ni deseaba más amaneceres de hielo. En principio mi intención era clara y siempre pensé que sabía lo que me convenía, pero a la vista está que no es así, puesto que eché a perder todo cuando dejé mi impoluto pañuelo apoyado en la mesita de noche y abrí la ventana para escuchar los cánticos de los cucos y, de paso,  para permitirle al sol que me sonriese  de  nuevo. En aquel momento el cielo estaba despejado y algo en mí me arrastró a conocer otras malas hierbas que acabarían empujándome, una vez más, a poner en funcionamiento la chimenea de mi hogar.

Al acabar contigo – tú, mi particular farsante de invierno, ése que durante las frías noches me proporcionó unas veces sosiego y la mayor parte de ellas zozobra- supuse que se habrían calmado tanto mi alocada mente como mi revoltoso corazón, pero nada más lejos de la realidad. Después de aquello, año tras año, estación tras estación, razón y alma se alían para suplicarme que eche más carne al fuego y yo, siempre que la ocasión lo permite, me esfuerzo por complacerles. Es cierto que tú fuiste el primero y por eso me gustaría sentirte como a alguien especial y distinto pero, tremendo error, tan sólo fuiste el que abrió el camino a esta mi nueva afición, tan sólo eso.

Ya no necesito a nadie y, sin embargo, os tengo a todos junto a mí, siempre a mis pies. Cada vez tengo más claro que, de vez en cuando, es necesario perder la razón para ser feliz.

Ahora estoy tranquila y me relaja ver cómo vosotros, mis amantes – unos narcisos que resultasteis ser cardos-, os habéis convertido en cenizas hasta transformaros en forzados nutrientes para mis flores y plantas. Únicamente hay algo que, sin llegar a provocarme el vómito, me incomoda, y no es otra cosa que el olor que desprenden vuestros pestilentes cuerpos cuando arden… Pero, bueno, entiendo que sea el canon que hay que pagar para disfrutar de mi precioso jardín.

                                                                                                *************************************************

Voy a dejar de contemplar mi sonrisa en el espejo, que se hace tarde y tengo que poner en funcionamiento la chimenea de nuevo.

Hoy toca ser feliz.

El lago (Danger)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Viernes, 29 \29\UTC junio \29\UTC 2012 by Administrador

Perdió la consciencia, era innegable, llegaría el momento,
siempre acompañado, antesala de ese arrebato de dolor placentero.
Su caracter altivo así lo confirmó… nuevamente.
Cuarenta minutos antes, era la costumbre, habían llegado al descampado,
fijado la posición del sillón… por supuesto, no se podía extender más.
La luna alumbrando… testigo del momento a vivir, curioso.
Alrededor más coches,
siempre en silencio,
siempre jugando a relatos relamidos.
No quedaba más noche que ésta,
comenzaron a juguetear cuál gatos en celo, desatando la pasión…
y el pantalón, por supuesto.
Ante tanta agitación, exaltación, ella tuvo que maullar, y el …

                                                               …perdió la consciencia.”

Nunca despiertes Lucy (Rocío de las Nieves)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Viernes, 29 \29\UTC junio \29\UTC 2012 by Administrador

Se subió con gesto altivo el pantalón y volvió a extender la camiseta sobre la cama alisándola con la mano antes de ponérsela. Miró a Lucy tumbada encima del edredón, con todo su precioso pelo. Suave. Largo. Siempre tan bien cepillado. Con los ojos cerrados. Haciéndose la dormida y esperando esa última caricia antes de que él saliera por la puerta. En esos momentos la odiaba. Ella seguiría durmiendo mientras que a él no le dejaba hacerlo ninguna noche. Hoy, todo cambiaria. Cogió la almohada y presionándola fuertemente sobre su cara, sonrió. Ya no volvería a oirla maullar.

COLGADA

Posted in Relato libre Soledad Gallardo with tags , , , , , , , , , , on Jueves, 28 \28\UTC junio \28\UTC 2012 by soledadgallardo

La bandolera se estrenó en la calle un día de primavera, tersa, radiante, caminaba junto a un novio  también nuevo, altivo. Dentro llevaba el maullar de una gata siempre dispuesta a extender sus patas en el regazo de una falda o pantalón. Tras cinco años, ha pasado por muchas manos pero sigue igual de bonita.

Su  piel es blanca, rota. Guarda enganche de pendiente a un lado, resguardo de compra en otro, una llave para probar, el bolígrafo gastado y ocho condones a punto de caducar.

La noche y tu (Sweet Angel)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Miércoles, 27 \27\UTC junio \27\UTC 2012 by Administrador

El calor se hacia presente una noche más, sudaba tanto que avente los pantalones, mientras abría la ventana; a lo lejos el maullar de un gato se escuchaba. Me recosté en la cama, empecé a imaginarte a mi lado, quise extender mis brazos para abrazarte pero solo encontre una almohada. Cerré los ojos y estabas ahi, hundido en tus pensamientos, recorri el cabello de tu frente y me recargue en tu hombro, tu solamente me separaste, me pediste que te olvidara, mas te abrace fuerte y tu muy altivo dijiste Sueltame, lo nuestro se terminó, alguien me espera.

Mi eterna espera (Jose Hidalgo)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Miércoles, 27 \27\UTC junio \27\UTC 2012 by Administrador

Se retrasaba… como siempre. Llevaba tanto tiempo esperándola que formaba parte del paisaje. Nadie notaba mi presencia salvo un gato que me miraba fijamente. Patético. Creo que el muy felino me estaba juzgando. Quiso llamar mi atención y comenzó a maullar. Al no conseguir su propósito comenzó a rozarse, pero lo único que consiguió, fue extender una capa de pelo blanco sobre mi pantalón negro. Al notar mi desinterés se marcho, altivo y orgulloso calle abajo, quizás en busca de alguien que estuviera a la altura de su cariño. Hasta el gato tiene más sentido común que yo. Patético.

Recuerdos (Inma Flores)

Posted in Relato Libre with tags , , , , , , , , , on Martes, 26 \26\UTC junio \26\UTC 2012 by Administrador

Estaba desayunando — como cada mañana, en el mismísimo centro de París— ensimismado al extender un pequeño cubo de mantequilla sobre una tostada caliente.

No quedaba una sola mesa libre.

Se acercó una joven; lucía un escotado vestido rojo, acompañado de una gran sonrisa. Pidió permiso para sentarse en su mesa. No tuvo tiempo de contestar cuando ella ya estaba ubicada frente a él, con gesto altivo y mirada libinidosa.

Su mano comenzó a temblar, mientras la tostada caía sobre su impecable pantalón. Sintió un pequeño pie escalando su entrepierna. Recordó su última vez y no pudo evitar maullar de nuevo.