Archivo para Versos Elementales

Versos Elementales XVI

Posted in Literatura, Poesía, Relato Libre Rhay, Versos Elementales with tags , , , , , , , , on Sábado, 12 \12\UTC marzo \12\UTC 2011 by Rhay

XVI

Verso, vida, paz, amor…
Sentido de justicia, de libre albedrío,
en una oscura calle gritándole a los vientos.
Mar, hastío, rabia, ira…
Mañana nebulosa, suspiro de placer,
sumido en una red de espectros y leyendas.

La sal, el pan, cuerpo, alma,
ladrillo y argamasa, aguja y dedal,
son armas necesarias de todo aquel que siente.

Los versos que yo escribo son parte de la esencia,
fugaz e inseparable, de mi mundo interior.
Son parte elemental que fluye por mis venas,
la sangre oxigenante de un cuerpo que aún respira.
Son versos desgarrados, directos, casi viles,
o parte de un hermoso y dulce sueño de verano.

No quieren ser objeto de estudios literarios,
ni ser una lectura obligada a adolescentes.
Mis versos quieren ser tan libres como un ave,
tan dulces como el canto de un tímido jilguero…
Mis versos quieren ser así de elementales,
pasar de hombre a hombre, de alma a corazón.

Anuncios

Versos Elementales XV

Posted in Poesía, Relato Libre, Relato Libre Rhay, Versos Elementales with tags , , , , , , , , , on Sábado, 26 \26\UTC febrero \26\UTC 2011 by Rhay

XV
(En homenaje a GusapirA y su fantástico “Cincuenta Piezas“)

Mirada poliédrica,
amor caleidoscópico,
fachada arquitectónica
comida por el tiempo.

Las líneas fluorhídricas
de verde enredadera
anuncian con su brillo
que ha llegado el final.

Las vísceras, histéricas,
prendidas en las ramas
debaten entre ellas
quién debe ser comida,

y buscan, espasmódicas,
la mano del verdugo
que presto allí se preste
a ser quien las arranque.

Verdugos obtusángulos
en miras y maneras
pasaron por millares
con la misma obsesión.

Ninguno de estos seres,
autómatas selváticos,
pudieron con sus artes
vencer la permanencia

de aquel anclaje sólido,
rotundo y obstinado,
que cree que las historias
deben tener final,

si son historias clásicas
sencillas en sus formas,
felices en sus fondos,
fractálicas y óseas.

Versos Elementales XIV

Posted in Los relatos más relamidos, Poesía, Relato Libre Rhay, Versos Elementales with tags , , , , , , , , , , , , , on Martes, 11 \11\UTC enero \11\UTC 2011 by Rhay

XIV
Una nube blanca entre mis manos
me hace recordar un tiempo antiguo
en el que dos en uno juntos siempre
andaban su camino al infinito.

Esa nube blanca, algodonada,
transporta en un suspiro mi intelecto
a tierras de esotérico misterio
pobladas por seres elementales,

y vaga entre hadas y sirenas
pletórico de ideas y de sueños
dispuesto a retornar al mundo frío
para plasmarlo negro sobre blanco.

Quién pudiera, nube de mis sueños,
poder vivir por siempre entre tu bruma,
sin la necesidad absurda del retorno
a este mundo lleno de tristeza.

Versos Elementales XIII

Posted in Literatura, Los relatos más relamidos, Poesía, Relato Libre Rhay, Versos Elementales with tags , , , , , , , , on Domingo, 5 \05\UTC diciembre \05\UTC 2010 by Rhay

XIII

Tumbado en el sofá, entre las mantas,
me fijo en las facciones de tu cara,
me quedo absorto en uno de tus ojos
y toco con la punta de mis dedos

el arco imperceptible de tus labios.
Entonces tú me miras, cariñoso,
y dulce me acaricias el cabello,
y giras por el cuello hacia mi rostro

para acabar besándote los dedos.
Tumbado en el sofá, en tu regazo,
me siento tan seguro como amado,
me siento tan feliz y tan dichoso

que quiero hacerme tuyo para siempre,
y así poder perderme entre tus brazos
sin más motivo que el de acariciarte,
y hundirme para siempre en tu ternura.

Versos Elementales XII

Posted in Literatura, Poesía, Relato Libre Rhay, Versos Elementales with tags , , , , , on Jueves, 11 \11\UTC noviembre \11\UTC 2010 by Rhay

XII

Sentado en el sofá, mientras navego
por ríos de patética existencia,
veo pasar feliz ante mis ojos
la turbia tempestad de mis vivencias.

Vivencias que en el caso que me ocupa,
borrosas por distancia y por memoria,
están entremezcladas con el tiempo
y el amarillo de las fotografías.

El tiempo ya no es una medida
regida por la Física y sus reglas.
Mi mente vuela libre, a su aire,
mezclando realidad y fantasía,

fundiendo en un crisol de caos libre
cualquier cosa que encuentre en mi memoria.
Sentado en el sofá, mi mente fluye,

y olvida lo que soy, o lo que he sido,
olvida a las personas de mi entorno
trayéndome al recuerdo a los ausentes.

Versos Elementales XI

Posted in Literatura, Poesía, Relato Libre Rhay, Versos Elementales with tags , , , , , , on Sábado, 9 \09\UTC octubre \09\UTC 2010 by Rhay

XI

(En reconocimiento a Pep , inspirador de la idea)

Camina por la calle, silenciosa,
oculta entre las sombras de la noche.
Sólo perceptible por el eco
de sus tacones al rozar contra el asfalto.

Su ropa, cubriendo lo imprescindible,
permite ver la piel cicatrizada
de años de sentirse un simple objeto
hasta convertirse en un desecho humano.

La cara, aunque pintada,
no puede ocultar su enorme hastío,
el asco que soporta cada noche
al mirarse al espejo en su regreso a casa.

Entonces, la luz de un faro a medianoche
la saca de su pensamiento absorto,
y muestra con descaro su carnaza
dispuesta a ser elegida sobre el resto.

Se acerca a la ventana, sugerente,
y en un par de palabras todo queda.
Abre la puerta, ya sumisa,
y sube sigilosa en aquel auto.

En sólo unos minutos, ya de vuelta,
se retoca el carmín sobre sus labios,
recoloca nuevamente su melena
y la poca ropa que su piel cubría.

De repente, la Luna llena, enorme,
la hizo de espejo sobre un charco.
Una lágrima surcó sus mejillas
mientras miraba en su mano unas monedas…



Versos Elementales X

Posted in Literatura, Poesía, Relato Libre Rhay, Relatos, Versos Elementales with tags , , , , , , , , , on Viernes, 24 \24\UTC septiembre \24\UTC 2010 by Rhay

X

La Luna me miraba, iridiscente,
tendida sobre un manto estrellado.
A veces me miraba fijamente,
a veces, lo hacía de soslayo.

La Luna siempre estaba sonriente
esperando en la puerta del trabajo,
con una cara grande, reluciente,
con un saludo aguardando en sus labios.

Ahora, ya la Luna no me espera
jugando al escondite tras la valla.
Ahora, la añoranza de su esfera

me hace sollozar en la distancia.
Y ya no hay salida, ya no hay verja
para este muerto en vida ya pasada.